domingo, 22 de mayo de 2011

MEJOR NO VIVIR EN EL PRIMER MUNDO. AJUSTES EN TEXAS

Texas planea drásticos recortes a la educación, la salud y los servicios sociales
Por Jeff Lincoln
21 de mayo 2011
http://www.wsws.org/articles/2011/may2011/texa-m21.shtml


El lunes 16 de mayo el Comité de la Cámara de Senadores del Estado de Texas alcanzó un acuerdo tentativo sobre gran parte del presupuesto del Estado para los próximos dos años. Aunque no está aún terminado, ya está claro que el presupuesto propuesto impone drásticos recortes a la educación, la salud y otros servicios sociales.
A principios de este mes el Senado aprobó un presupuesto de $ 176 mil millones, mientras que la versión aprobada por la Cámara fue de $ 12 mil millones menos.
Incluso si la versión del Senado se aprobara sin cambios todavía representaría un recorte de $ 11 mil millones en el gasto respecto al presupuesto anterior. La versión del Senado recorta los gastos de las escuelas públicas en $ 4 mil millones en comparación con el proyecto de ley aprobado por el Comité que recorta el gasto de las escuelas públicas por $ 7.8 mil millones.
Tales son los parámetros del debate oficial.
Los medios lo retratan como una batalla política importante, pero lo cierto es que la mayoría de los términos del presupuesto ya han sido acordados, con excepción de la educación, que sigue siendo un punto de pequeñas fricciones, no un desacuerdo fundamental.
La disputa es en gran parte por la cantidad de dinero a desembolsar del Fondo estatal del Día de Lluvias (Rainy Day Fund) para compensar algunos de los recortes propuestos a la educación.
Este Fondo de Reserva, financiado por el petróleo y los ingresos de gas de años anteriores, asciende en la actualidad a más de $ 9 millones.
Hay preocupación en los sectores de la clase política porque sería demasiado provocativo imponer despidos masivos y el cierre de colegios, hospitales y hogares de ancianos, dejando una suma considerable de dinero en efectivo sin tocar.
El gobernador republicano Rick Perry, un desacomplejado agente de los multimillonarios, ha anunciado una fuerte oposición a cualquier proyecto de ley que incluya gastos del Fondo de Reserva, a pesar de haber utilizado previamente dinero del fondo en sus propios proyectos.
El gobernador también ha declarado su negativa a firmar un presupuesto parcial que no incluya una resolución sobre la financiación de la educación, lo que amenaza con hacer descarrilar todo el proceso al obligar a los legisladores a empezar de nuevo la negociación durante un período extraordinario de sesiones si el proyecto no queda finalizado a finales de
este mes de mayo.
El republicano Jim Pitts, negociador jefe del Comité, se ha hecho eco de las amenazas y ha añadido que no está dispuesto a aceptar la versión senatorial del presupuesto.
Si bien ambas cámaras de la legislatura estatal están dominada por los republicanos, los demócratas no han puesto ninguna oposición seria al recorte de los programas sociales.
En lugar de destacar las inevitables consecuencias de los recortes presupuestarios sobre millones de tejanos, y mucho menos proponer una alternativa, en gran parte del proceso los demócratas se han abstenido.
A pesar de que aún nada ha sido oficialmente promulgado, el impacto de los proyectos de ley presupuestaria provisional ya se están sintiendo en todo el Estado. Muchos distritos escolares locales se acercan a la fecha límite para el establecimiento de sus propios presupuestos y están anticipando recortes de fondos estatales de miles de millones. Muchos han propuesto despidos del personal y otras reducciones en los programas.
Algunos distritos escolares se han quejado de que están siendo forzados a efectuar tantos despidos que están en peligro de sobrepasar la cantidad máxima de estudiantes por cada maestro permitida por la ley.
En cuanto a la educación superior, los recortes a los subsidios a la universidad, becas y otros programas de ayuda matricular supondrán una suba en las tasas de matrícula.
La Universidad Tecnológica de Texas, uno de las más grandes universidades del Estado, ya ha anunciado que está esperando efectuar 800 despidos este año, cerca del 5% de su plantilla total, como resultado de los recortes de fondos.
Otras universidades han declarado despidos y aumentos de matrículas.
Nueve escuelas de Medicina de Texas han anunciado que están esperando para comprobar un recorte de aproximadamente el 20% de la financiación estatal, que asciende a cientos de millones de dólares, y es probable que deban frenar nuevos ingresos para el próximo año.
Mientras tanto, el Estado de Texas se enfrenta a una escasez de médicos ya suficientemente documentada.
La repercusión presupuestaria en la atención de la salud será igualmente devastadora.
Los fondos de la actual propuesta presupuestaria de Medicaid no alcanza para el término de los siguientes dos años, dejando un déficit de $ 4.8 millones que vencen en la primera parte del año 2013. Esto se hizo intencionalmente para que puedan hacer nuevos recortes en el futuro. De los 1.100 hogares de ancianos que hay en el Estado, más de la mitad informa que al menos el 70% de sus habitantes están en Medicaid.
Incluso una pequeña reducción en las tasas de reembolso obliga al cierre de muchas de estas casas.
Las mayores reducciones en porcentajes parecen estar reservadas para los programas de planificación familiar.
Planificación de la Familia, un servicio del que las mujeres dependen para el control de la natalidad y los servicios de salud reproductiva, fue señalado por los fundamentalistas cristianos en la legislatura, los que se enardecieron a raíz del clima producido por los recortes presupuestarios. La versión de la Cámara habla de recortes presupuestarios en el orden de los 62 millones de dólares en los servicios de salud de la mujer. Esto equivale a una reducción de casi dos tercios de la financiación total.
Un análisis realizado por el Departamento de Servicios Estatales de Salud ha estimado que los recortes llevarán a más de un cuarto de millón de mujeres de bajos ingresos a perder los servicios esenciales y el acceso al control de la natalidad.
La propuesta de reducir el programa de Servicio Forestal de Vida Silvestre de Texas y su programa de emergencia en más de un 30% pone de relieve la imprudencia con la que se desarrolla el programa de austeridad en Texas.
Estos recortes se producen mientras las cenizas de uno de los mayores incendios de la historia, que involucró a gran parte del Estado y causó daños incalculables, todavía están calientes.
Los recortes reducirían el presupuesto del programa de $ 42 millones a $ 25.8 millones.
La oposición popular a los recortes presupuestarios ya está surgiendo.
En marzo, casi 12.000 personas asistieron a los mitines que se llevaron a cabo en la capital del Estado para protestar contra los recortes en la educación pública, mientras que durante la tercera semana de mayo los estudiantes universitarios presentaron una petición a la legislatura con más de 1.500 firmas recogidas en más de 60 campus en todo el Estado oponiéndose a la financiación y a los recortes financieros
en los programas de ayuda.
Estas acciones no han tenido ningún efecto en el paso de las cuentas del presupuesto a través de la Legislatura.
Los organizadores de estas protestas no son capaces de presentar una perspectiva política viable. En última instancia, no hicieron más que instar a los manifestantes a recurrir a la administración Perry o a los demócratas en la legislatura para poner fin a los recortes.
Es precisamente esta perspectiva de bancarrota la que en realidad permite que estas políticas sean implementadas de frente  a esa amplia oposición.
La justificación ofrecida por la clase política y los medios de comunicación para los recortes es el grave déficit presupuestario actual, estimado en alrededor de $ 25 mil millones.
De hecho, el déficit es totalmente una creación del gobierno. Puede ser enteramente explicado por la reducción de los impuestos a la propiedad que se aprobaron en 2006, junto con una revisión del impuesto a los negocios que se suponía iba a matizar la diferencia.
Con la tasa impositiva deliberadamente baja y muchas más exenciones otorgadas con el fin de alentar a las empresas a trasladarse a Texas, el impuesto sobre las actividades económicas ha creado un enorme déficit de financiación que sólo pudo ser temporalmente empapelado gracias a los fondos de dinero del estímulo federal.
Los recortes que se están preparando en Texas están ligados al proceso de contrarrevolución social que se está desarrollando en todo el país.
Cada Estado efectúa una destrucción sistemática de las condiciones de vida y de los derechos sociales ganados por la clase obrera durante generaciones de lucha.
Las instituciones políticas de Texas, dominadas por los fundamentalistas cristianos y los más descarados ideólogos del libre mercado, se distinguen por la crueldad con la que están dispuestos a librar una guerra contra la población en beneficio de las corporaciones y los ricos.
El mes pasado, una delegación de legisladores de California encabezada por el teniente gobernador demócrata Gavin Newsome viajó a Texas para reunirse con el Gobernador Rick Perry y varios líderes empresariales del Estado para aprender a emular el "éxito" que Texas ha tenido en el mantenimiento de la supresión de salarios, al mismo tiempo que la eliminación de los impuestos
y las regulaciones.
Según un artículo del Wall Street Journal, Newsome admitió que él quería ir porque estaba "enfermo y cansado de escuchar sobre el éxito del gobernador en atraer a las empresas a Texas".
El Estado también ha atraído el interés de las figuras del gobierno federal.
La semana pasada el ex presidente republicano de la Cámara Newt Gingrich anunció su campaña presidencial en el talk show derechista del anfitrión Sean Hannity. Para poner de relieve sus calificaciones dijo que se había estado reuniendo con el gobernador Perry y que "sabe cómo llegar
a que todo el país se parezca a Texas".
¿Qué atrae a estas figuras a Texas, y qué es lo que esperan emular?
Incluso antes de la actual ronda de recortes, Texas ocupaba el último lugar en el porcentaje de población con seguro médico, primero en el número de niños sin seguro médico y el último en el porcentaje de mujeres que recibían atención prenatal.
Constantemente se alinea en la parte inferior de los promedios de salud por habitante y en la financiación de la educación y tiene una de las tasas más altas de pobreza infantil, de enfermedades infecciosas y de accidentes laborales.
Un tercio de los asalariados de Texas apenas pueden mantenerse por encima de la línea de pobreza federal para una familia de cuatro personas, el doble del porcentaje de los californianos con similares bajos salarios.
Esta cifra no incluye a los millones de inmigrantes indocumentados que ni siquiera llegan al salario mínimo federal.
En el otro extremo, Texas es el hogar de 44 multimillonarios con una fortuna neta combinada de casi $ 150 mil millones, suficiente para cerrar por completo más de 6 veces el déficit presupuestario.
Esta pequeña élite no tiene que pagar los ingresos del Estado o los impuestos sobre ganancias de capital y cuenta con algunas de las más bajas tasas de impuesto a las sociedades en todo el país.

No hay comentarios: