jueves, 26 de mayo de 2011

MEJOR NO VIVIR EN EL PRIMER MUNDO (CAPITULO 7). AJUSTES EN NEVADA.

Nevada tiene el déficit presupuestario más alto en la nación
Por Herman Roger
25 de mayo 2011


Actualmente Nevada lidera los indicadores estadounidenses de desempleo, bancarrotas y ejecuciones hipotecarias y tiene un déficit presupuestario que asciende al 54% del presupuesto total del Estado, el porcentaje más alto de la nación. Esto apunta, inevitablemente, en la dirección de los ataques draconianos que harán en los próximas semanas y meses los políticos del Estado a los servicios sociales, la educación, así como a los salarios de los trabajadores, los beneficios y las condiciones de trabajo.
Brian Sandoval, el recientemente asumido gobernador republicano de Nevada, ha propuesto un presupuesto de $ 5.8 mil millones para los próximos dos años, lo que reduciría el presupuesto al nivel de 2007-2008, mientras que los demócratas han respondido con una propuesta de cerca de $ 7 mil millones, pero que no tiene financiamiento en su totalidad. En una y otra propuesta, los cortes principales se llevarían a cabo.
La propuesta presupuestaria del gobernador ha provocado un debate falso entre los políticos del estado de Nevada alrededor de los recortes que ha establecido. Los demócratas del Estado están de acuerdo con los recortes del presupuesto, pero objetan los números de Sandoval. Los demócratas dicen que la propuesta del gobernador no tiene en cuenta la enorme magnitud del déficit y que deberían anunciarse nuevos impuestos.
En suma, los trabajadores de Nevada están a punto de ser maltratados por todos lados ya que los servicios sociales se reducirán hasta los huesos junto con los salarios de los trabajadores públicos, la educación y las prestaciones. Al mismo tiempo, los demócratas presionarán para aumentar los impuestos y las tarifas a los usuarios. Los republicanos de Nevada ya han planteado toda una serie de propuestas reaccionarias, incluso plantean efectuar cambios en las pensiones del gobierno y en los beneficios para la salud, así como en las leyes que rigen los salarios y la negociación colectiva en el Estado.
Sandoval, quien ha sido llamado por los demócratas de Nevada como "el carnicero benevolente" para desviar la atención del hecho de que en lo esencial apoyan los recortes que él ha señalado, se ha propuesto reducir la educación K-12 en $ 270 por estudiante y también un total de $ 162 millones de la educación superior.
El corte a la educación superior ha provocado llamadas de todos los sectores oficiales para limitar o incluso eliminar el sostenimiento de la facultad. El senador estatal Greg Brower, republicano de Reno, comentó sobre la cuestión del sostenimiento, "tenemos que poner el tema sobre la mesa y echarle una buena mirada".
El canciller del Sistema de Educación Superior de Nevada ha declarado que para hacer frente al recorte de Sandoval por 162 millones dólares sólo con despidos implicaría la eliminación de 1.850 profesores y otros puestos de trabajo del personal; para cubrirlo mediante aumentos de matrícula habría que incrementar, en el caso típico de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), las cuotas de los estudiantes desde $ 6.574 a $ 10.744, un incremento de más del 60%.
Los $ 162 millones en recortes presupuestarios equivalen a todo el apoyo combinado anual del Nevada State College, el Great Basin College, el Western Nevada College, la escuela de Leyes de la UNLV, la Facultad de Odontología de la UNLV y casi toda la Universidad de Nevada en Reno, incluida su Escuela de Medicina. A la vista implica la eliminación de programas y departamentos enteros y se habla del cierre de algunos colegios de la comunidad.
Una forma de reducir el gasto en educación que los funcionarios están considerando es la declaración de "restricciones económicas" (similar a una quiebra), lo que reduciría las calificaciones crediticias y en general causaría estragos en el sistema estatal de educación superior, pero permitiría a colegios y universidades desde eliminar los contratos hasta poner fin a la facultad y disponer del personal a su antojo. Los asuntos legales y financieros, así como el freno evidente que esto podría imponer sobre la capacidad para contratar profesores, han dificultado hasta la fecha esta declaración.
Ya se han hecho recortes importantes a la educación superior en Nevada. El presupuesto de la Universidad de Nevada en Reno se ha reducido en $ 44 millones, o 20% desde el año 2009, dando como resultado el despido de más de 100 profesores y empleados y la eliminación definitiva de 400 puestos. Veintitrés programas de licenciatura en el campus de Reno han sido clausurados y la matrícula ya ha aumentado un 28%. Con la nueva propuesta de presupuesto los programas de teatro y danza tienen que ser eliminados, así como el programa de licenciatura en francés. También habrá una reducción significativa en la financiación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nevada, junto con recortes y cierres de otros departamentos.
En la Universidad de Nevada, Las Vegas, se ha hablado de acabar con una serie de programas de grado, así como con departamentos enteros. Hasta el momento el debate se ha centrado en la reducción de los programas que no son rentables o en aquellos con pequeña cantidad de matrícula, que incluyen muchos de los programas de artes liberales.
En cuanto a la educación K-12, cuyos valores de propiedad siguen disminuyendo en Nevada, las tres principales agencias de calificación tomaron acciones negativas en los distritos escolares de la zona en los últimos dos meses, según reportes del Bond Buyer. Eso ocurrió justo cuando el Distrito Escolar del Condado de Clark (que incluye Las Vegas) se dispuso a vender $ 100 millones en bonos de reembolso. El distrito es el quinto más grande de la nación y ya tiene más de $ 4 mil millones de dólares de deuda. El gobernador Sandoval ha dejado en claro su intención de asaltar la reserva de bonos del distrito por valor de $ 300 millones para aliviar la responsabilidad del Estado en la financiación.
Las escuelas públicas de Nevada ya son consideradas como las de peores resultados en la nación. Un profesor de la escuela primaria Judith D. Steele en Las Vegas compara las condiciones en su escuela con las del "Tercer Mundo". Declaró que las aulas en la escuela están llenas de sillas rotas y los libros se mantienen unidos por una cinta.
Los republicanos del estado de Nevada se proponen también atacar los derechos de negociación colectiva de los trabajadores. El senador estatal Brower, por ejemplo, ha declarado: "yo francamente me cuestiono si la negociación colectiva tiene sentido para cualquier empleado del gobierno. Algunas personas en nuestro Estado parecen pensar que es un derecho. No lo es. Es un privilegio".
Bandeja Abney, director de relaciones gubernamentales de la Cámara de Comercio Reno-Sparks, comentó a los medios de comunicación que "la posición oficial de la cámara es que el Estatuto Revisado de Nevada 288 [que cubre a los empleados públicos en la negociación colectiva] no debería existir... No tiene sentido que la gente que elegimos tenga que ir con las manos y las rodillas a rogar concesiones de los sindicatos”. Estas afirmaciones modifican la realidad en su cabeza. Lejos de hacer entrar al Estado en razón, los sindicatos de Nevada han ayudado a poner en práctica ronda tras ronda de recortes de salarios y de prestaciones.
En respuesta a las propuestas republicanas, los dirigentes sindicales en Nevada han recurrido a la demagogia habitual. Danny Thompson, el tesorero secretario ejecutivo de la AFL-CIO de Nevada, dijo: "habrá una revuelta en este Estado si ellos llevan a cabo un acuerdo colectivo para subir los impuestos... Estamos hablando acerca de llevar esta lucha a la calle". Por lo tanto la atmósfera está caliente, considerando el temor de los sindicatos a la movilización de una oposición seria.
Además de atacar los derechos de negociación colectiva y "reformar" las prestaciones de los empleados públicos, los republicanos del Estado han guardado silencio sobre el resto de las medidas reaccionarias que desean sacar adelante en la legislatura.
Sandoval, sin embargo, ha sido vocero de una cuestión: se niega a aumentar los impuestos, que era para todos los efectos la plataforma con la que hizo campaña el año pasado. Sin nuevos impuestos y con la disminución de los ingresos procedentes de impuestos sobre la propiedad, impuestos sobre las ventas y sobre las cuotas de los usuarios, la élite gobernante en Nevada tiene la intención de equilibrar el presupuesto sobre las espaldas de la clase obrera, como sucede en todo el país.
Sandoval pide a los trabajadores del Estado que acepten una reducción salarial del 5% para sustituir los días de licencia que han venido tomando desde 2009, así como también hace un llamamiento a los empleados públicos para que contribuyan más a la jubilación y a las prestaciones médicas. El gobernador también proclamó en su primer informe sobre la dirección del Estado a fines de enero que lo que se necesita es "compartir el sacrificio".
Frente a la crisis económica de Nevada, producto de desenfrenadas políticas de libre mercado, y frente a la delincuencia y la avaricia que se vive en los niveles más elevados, Sandoval dejó claro que el gobierno del Estado no tomaría ninguna acción para ayudar a aliviar la miseria social actual. Dijo: "algunos creen que el gobierno es la única solución a nuestra situación actual, no estoy de acuerdo... La cura ya no es más el gasto del gobierno, sino ayudar a las empresas a crear puestos de trabajo. La clave es conseguir que Nevada trabaje de nuevo".
Con el financiamiento de la educación siendo diezmado y los continuos ataques a los derechos de los trabajadores, esto se traduce en convertir a Nevada en un paraíso de mano de obra con salarios bajos. Cómo y cuándo llegará la cuota de los ricos en este sacrificio, por supuesto, nunca se conoce.
En un mitin en Carson City, la capital de Nevada, Tracy Dupree, quien trabaja en el Departamento de Empleo, Capacitación y Rehabilitación, señaló que los recortes se han sucedido durante demasiado tiempo. "Desde que empecé, alguien ha dicho que tienes que hacer más con menos".
Un trabajador jubilado del sector privado, declaró: "no eran los trabajadores estatales, los maestros o los bomberos quienes han causado esto. Son las grandes corporaciones y los bancos".
El déficit presupuestario en Nevada ha hecho salir reiteradamente a los trabajadores y a los estudiantes a las calles para protestar contra los ataques a su nivel de vida. Desde marzo hubo protestas casi a diario frente a la legislatura de Nevada, pero las protestas por sí solas no va a defender los derechos de los trabajadores o las condiciones de vida, ya que las grandes empresas están trabajando conjuntamente tanto en Nevada como a nivel nacional para asegurarse de que la crisis económica recaiga sobre las espaldas de los trabajadores.

No hay comentarios: