jueves, 16 de junio de 2011

LA IZQUIERDA FRANCESA APOYA LA GUERRA CONTRA LIBIA

El Nuevo Partido Anticapitalista francés continúa apoyando la guerra contra Libia
Por Ira Kumaran
16 de junio 2011


Cuando Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron una guerra en Libia en marzo, el Nuevo Partido Anticapitalista francés (NPA) avaló la guerra, declarando su apoyo a las cínicas pretensiones de las potencias imperialistas de "proteger a los civiles" del régimen del coronel Muammar Gaddafi.
Con cada día que pasa, sin embargo, el carácter imperialista de la intervención militar occidental se hace más evidente. En los últimos días los aviones de guerra de la OTAN han intensificado los ataques aéreos sobre la capital libia, Trípoli, con la destrucción de infraestructura, escuelas y hospitales. El intenso bombardeo de la OTAN ha matado el 30 de abril a cientos de civiles, entre ellos al hijo menor de Gadafi y a tres de sus nietos, una cifra que no incluye las grandes bajas militares de Libia.
Como la guerra de agresión de la OTAN contra Libia se intensifica sin lograr la victoria, las ricas capas sociales de la seudo "izquierda" que apoyaron la guerra imperialista están cada vez más perturbadas. Ese es en particular el caso de la ANP, cuyo sitio web estuvo totalmente silencioso durante casi un mes. Finalmente rompió su silencio con la publicación de un artículo breve y ambiguo el 4 de junio, su último artículo sobre Libia después del publicado el 11 de mayo.
El artículo titulado "Libia: la situación se atasca", se lamenta del atolladero que amenaza con envolver al esfuerzo de guerra de la OTAN. Comienza así: "¿dejará Muammar Gaddafi que lo echen?
Esto es lo que la OTAN y las potencias del G-8 parecen esperar".
El NPA evita tomar una posición sobre los motivos y la estrategia subyacente a la guerra de la OTAN al escribir: "sin embargo, los objetivos de la intervención militar son menos claros. ¿La cuestión es frenar los ataques del régimen del dictador en la región controlada por los rebeldes, principalmente al este de Libia? ¿O es forzar la salida de Gadafi, incluso si esto significa matarlo si es terco y se niega a hacerlo? Una ambigüedad artística rodea a esta cuestión".
El NPA se queja de que la "perspectiva de un derrocamiento de Gaddafi" impulsada desde abajo "por las fuerzas emergentes de la población parece ser en gran parte imposible". Seguidamente procede a hacer críticas limitadas al Consejo Nacional de Transición (TNC), la organización de Benghazi apoyada por Occidente, cuyas pequeñas fuerzas sirven como sustituto principal de la OTAN en Libia.
Incluso más que la OTAN es la posición del NPA sobre la guerra la que se caracteriza por la "ambigüedad artística" o para hablar más claramente, la evasión cínica. Está bastante claro que los planes de guerra de la OTAN incluyen el derrocamiento del régimen de Gaddafi, a costa de matar indiscriminadamente a un gran número de civiles libios.
Su apoyo a la guerra fue más claramente expresado por Gilbert Achcar, cuya declaración fue publicada en el sitio web de la ANP. Achcar sostuvo que el ataque de la OTAN en Libia era una importante intervención "humanitaria": "este es un caso donde la población está realmente en peligro y donde no hay una alternativa plausible que podría protegerla... No se puede en nombre de principios anti-imperialistas oponerse a una acción que va a evitar la masacre de civiles".
La absurda posición planteada por el NPA fue que una guerra imperialista protegería a los civiles de Libia y al mismo tiempo haría posible el derrocamiento de Gaddafi "desde abajo", es decir por algún tipo de levantamiento popular. Esta fábula reaccionaria no tiene ninguna relación con lo que en realidad sucedió: un atentado terrorista occidental en Libia en alianza con la camarilla reaccionaria del TNC en Benghazi. Tampoco la posición de la ANP tiene ninguna relación con las intenciones de las potencias de la OTAN.
A pesar de la fraseología cínica del NPA de una guerra para proteger a la población civil, la agresión de los imperialistas contra la riqueza petrolera de Libia está ligada a sus intereses geoestratégicos y de los conglomerados energéticos. También es parte de un intento cada vez más desgastado de presentarse como los defensores de la población del norte de África, en su intento real de reprimir las luchas revolucionarias de la clase obrera en los países vecinos como Túnez y Egipto.
En apoyo a la guerra el NPA se unió a los satélites de los principales políticos de la burguesía francesa de "izquierda" del Partido Socialista: el PCF (Partido Comunista Francés), el PG (Partido de la Izquierda, una escisión del PS) y el Centro Europa-Ecología y los Verdes. Estos emitieron una declaración conjunta apoyando la guerra de Libia, exigiendo "el reconocimiento del Consejo Nacional como el único representante legítimo del pueblo libio".
Ahora que las potencias occidentales no han podido desalojar rápidamente a Gaddafi, el NPA cínicamente trata de encontrar una "oposición" representativa al criticar al TNC, el apoderado de los intereses imperialistas en Libia. Está dirigida principalmente por ex ministros del régimen de Gaddafi, fuerzas terroristas islamistas vinculadas a Al Qaeda y varios líderes tribales libios.
El NPA no aborda el carácter político de la TNC. En cambio se centra principalmente en los pogromos anti-negros llevados a cabo en el territorio controlado por las empresas transnacionales: "en la zona rebelde hay una histeria acerca de ciertos mercenarios negros de Gadafi que realizan con frecuencia en ataques racistas. Si bien es cierto que Gadafi emplea a mercenarios, los verdaderos pogromos anti-negros que este clima ha producido en repetidas ocasiones son totalmente dignos de condena".
Las críticas del NPA a la TNC son cínicas y sin fundamento. Desde el principio, el NPA respaldó la TNC, alegando que se trataba de luchar por la democracia en Libia contra el gobierno dictatorial de Gaddafi. En ningún momento la NPA evaluó su decisión de prestar apoyo político a las empresas transnacionales o la responsabilidad que esto significa en virtud de las acciones del TNC.
Poco después de que la guerra comenzara en marzo, el NPA sugirió que Francia debía proveer de armas a la oposición libia. El comunicado del NPA declaró: "nuestra plena solidaridad al pueblo de Libia, a quien debemos dar los medios para su propia defensa y las armas que necesita para voltear al dictador y conquistar la libertad y la democracia".
El NPA está tratando de ocultar su apoyo a la CNC con frases vacías. En su artículo critica a las "fuerzas heterogéneas que componen la rebelión encabezada por el TNC" como un "órgano integrado por personalidades cooptadas".
Sin duda el NPA no se molesta en explicar quién ha "cooptado" al TNC. Sólo se hace una breve referencia al hecho de que Secopex, una empresa privada francesa que emplea a ex-fuerzas militares, está activo en las áreas rebeldes de Libia.
Viniendo de la ANP este es un comentario involuntariamente revelador. Se admite que el grupo repetidamente alabado y promocionado como una fuerza liberadora y democrática es "co-optado", al parecer por las fuerzas vinculadas al estado francés y los militares. Sin embargo no ve la necesidad de hacer ningún cambio importante en su propia estrategia política o en las perspectivas.
Sería difícil imaginar una prueba más directa de que el NPA sabe que él mismo está "co-optado" por el Estado francés.

No hay comentarios: