miércoles, 15 de junio de 2011

LA PRIMAVERA ÁRABE LLEGÓ A CHINA

Airadas protestas de trabajadores chinos
Por John Chan
15 de junio 2011


Miles de trabajadores inmigrantes de Guangzhou, distrito de Zengcheng, han participado de tres días de protestas y enfrentamientos con la policía desde el viernes pasado. El levantamiento en la ciudad capital de la provincia meridional china de Guangdong es otra señal de las crecientes tensiones sociales, impulsadas por la disminución de los niveles de vida para los trabajadores.
Varios miles de agentes de policía fueron desplegados desde Zengcheng, una ciudad satélite industrial donde se fabrica la sexta parte de los jeans de todo el mundo. Los disturbios fueron provocados por la administración de personal de seguridad urbana que tiró al piso a Lianmei Wang, una vendedora callejera embarazada de 20 años de edad, al tratar de sacar su puesto del camino el viernes pasado.
La mujer y su marido son de Sichuan, uno de las principales provincias "exportadoras de mano de obra". Los oficiales corruptos de seguridad desde hace mucho tiempo tratan a los trabajadores migrantes como ciudadanos de segunda clase, los multan y les exigen sobornos por delitos menores. Debido al sistema urbano chino de registro de hogares, 150 millones de trabajadores migrantes rurales chinos no tienen derechos básicos como el acceso a la educación de sus hijos.
El ataque a Wang llevó rápidamente a los rumores de que ella y su marido habían sido asesinados. El incidente encendió el enojo acumulado entre los trabajadores de la fábrica que han sido afectados por los precios de los alimentos y el fuerte aumento de los costos de las viviendas.
De acuerdo con el diario Singtao de Hong Kong, un grupo de trabajadores migrantes de Sichuan atacaron vehículos policiales cuando Wang fue llevado en ambulancia. Grandes multitudes se les unieron y por lo menos tres coches de policía y una ambulancia fueron destruidos.
En la noche del sábado una protesta de 100 trabajadores frente a la oficina local de seguridad rápidamente atrajo a más de 1.000 personas. Un dueño de la tienda le dijo al South China Morning Post que "las personas atacaron la oficina del gobierno y finalmente la quemaron". Cerca de 25 personas fueron arrestadas cuando llegó la policía antidisturbios, armados con escudos y vehículos blindados.
Mientras que la policía insistía en que la situación estaba bajo control, unos 1.000 trabajadores migrantes protestaron de nuevo el domingo, desafiando la fuerte presencia policial. Los manifestantes destrozaron coches y edificios y marcharon hacia Phoenix City, “un lujoso barrio residencial, donde podían verse filas de la policía formando como una gran barricada humana para defender el área densamente poblada", señaló el South China Morning Post.
Reuters informó que las imágenes de video tomadas por los lugareños desde teléfonos móviles, “mostraron a miles de manifestantes furiosos prendiendo fuego a edificios del gobierno, destruyendo vehículos de la policía y enfrentándose con la policía antidisturbios durante el fin de semana". Las imágenes mostraron a la policía con gases lacrimógenos y el despliegue de vehículos blindados para dispersar y esposar a los manifestantes.
Las autoridades chinas también trataron de corregir las relaciones públicas. El marido de Wang apareció en una conferencia de prensa del gobierno municipal de Guangzhou, insistiendo en que su esposa y su bebé se encontraban en buen estado. El alcalde de Zengcheng, Wang Ye, sostuvo que el incidente fue "sólo un enfrentamiento común entre los vendedores ambulantes y la población local de seguridad pública", que fue "utilizado por un puñado de gente que quería causar problemas".
En realidad el régimen era consciente de que amplias capas de los trabajadores migrantes estaban involucrados. Los funcionarios se reunieron el lunes con los directivos de 1.200 empresas y les ordenaron evitar que sus empleados se unan a las protestas. "Tengan su propia casa en orden y actúen por su cuenta para mantener la estabilidad social", se les dijo a los directivos.
Sólo unos días antes 200 trabajadores migrantes de otra ciudad cantonesa, Chaozhou, se manifestaron fuera de un edificio del gobierno municipal. La manifestación se convirtió en un motín de miles de trabajadores, en el que cuatro vehículos fueron destruidos. La policía arrestó a nueve personas.
El incidente de Chaozhou estalló cuando varios familiares y el hijo de un trabajador inmigrante de Sichuan exigieron 3.000 yuanes (435 dólares) de pagos atrasados a su empleador. El padre fue golpeado y las manos y los pies de su hijo fueron cortados por el patrón y dos hombres. Al día siguiente los trabajadores se reunieron en el edificio de gobierno para exigir la detención de los agresores. En lugar de ello varios manifestantes fueron detenidos, lo que desató una ira mayor. El jefe y sus dos ayudantes recién fueron detenidos el domingo después de que las protestas ya habían estallado en Zengcheng, aumentando los temores del gobierno de que surgiera un movimiento más amplio entre los trabajadores.
En otro enfrentamiento 2.000 manifestantes tomaron por asalto el edificio del gobierno en la ciudad de Lichuan, provincia de Hubei, por la muerte del ex legislador local Ran Jianxin, que había estado investigando la corrupción del gobierno en las transacciones lucrativas. Ran estaba siendo interrogado por la policía y murió el 4 de junio, aniversario de la masacre de Tiananmen en 1989, en la que el régimen estalinista reprimió brutalmente con tropas y tanques las protestas contra el gobierno.
El New York Times informó que las fotos en línea del cadáver ensangrentado de Ran "provocaron una gran manifestación el jueves con la multitud lanzando huevos, botellas y basura en edificios de la ciudad. La protesta atrajo un gran contingente de la policía paramilitar, personas armadas y columnas de vehículos blindados". Con el fin de aplacar la ira de la multitud, dos funcionarios locales fueron detenidos y otros dos fueron despedidos.
Estos eventos se encuentran entre muchos de los indicadores de un aumento de la insatisfacción. El mes pasado miles de estudiantes y pastores de Mongolia Interior organizaron manifestaciones durante varios días por la muerte de un pastor y un residente local que fueron asesinados mientras protestaban contra las operaciones de la minería del carbón. En abril miles de conductores de camiones en Shanghai entraron en huelga contra el aumento de las tarifas y los precios de los combustibles.
El malestar tiene sus raíces en el incremento de las contradicciones de la economía china. El índice de precios al consumidor publicado el martes mostró que la inflación trepó en los últimos 34 meses a un máximo de 5.5% anual. Los precios de los alimentos se elevaron al 11,7%, afectando gravemente a los hogares de la clase trabajadora.
Al mismo tiempo los esfuerzos del régimen chino para contrarrestar la inflación han llevado a una crisis crediticia que golpea a las pequeñas y medianas empresas que emplean a decenas de millones de trabajadores. Desde octubre los bancos centrales han elevado las tasas de interés cuatro veces y el aumento de los índices de reservas en ocho ocasiones para frenar los préstamos.
En vísperas de las últimas revueltas la Federación China de Industria y Comercio advirtió que la falta de liquidez amenazaba con el cierre de fábricas en una escala similar a la que siguió a la crisis financiera mundial del 2008, cuando 20 millones de trabajadores migrantes perdieron sus empleos.
Hay indicios de que una nueva ola de huelgas puede haber comenzado. Zengcheng está sólo a pocos kilómetros de las instalaciones de la fábrica japonesa del gigante automotriz Honda, donde el año pasado estallaron las huelgas por los bajos salarios. Los aumentos de sueldo concedidos entonces han sido erosionados por el aumento de precios.
Más de 400 trabajadores de la sur-coreana fábrica de neumáticos Kumho, en la ciudad nororiental de Changchun, realizaron un paro del 8 al 12 de junio. Se quejaron de que el 80% de los trabajadores reciben un salario básico de sólo 870 a 950 yuanes (u$s 134 - u$s 147) por mes, con pocos beneficios. El gobierno municipal puso fin al conflicto, al permitir un aumento salarial de 800 yuanes y la promesa de no penalizar a los trabajadores por sus actividades sindicales. Las autoridades temen que haya huelgas en las otras tres fábricas de Kumho en China, así como en otras empresas, como sucedió tras los paros de Honda el año pasado.
Los últimos disturbios han sacudido los círculos internacionales de las empresas que dependen en gran medida de la súper-explotación de los trabajadores chinos. The Wall Street Journal advirtió que "una ola de disturbios violentos en las zonas urbanas de China durante las últimas tres semanas es la prueba de los esfuerzos del Partido Comunista para mantener el control sobre una sociedad cada vez más compleja y rebelde".
La policía estatal de Beijing tomó medidas para acabar con los disturbios sugiriendo que este espectro es realmente inquietante para el gobierno que está decidido a mostrar a los CEOs corporativos globales que va a hacer todo lo posible para suprimir el descontento. Un editorial del estatal Global Times el lunes insistía estridentemente: "China no es una nación donde la ira pública colectiva tiene por objeto derrocar el orden existente. Es hora de desenmascarar esta mentira ridícula".
El miedo evidente en los círculos de poder es que las protestas aisladas presente se unan en un amplio movimiento antigubernamental que podría derrocar al actual régimen como ha ocurrido en Medio Oriente y África del Norte.

No hay comentarios: