jueves, 9 de junio de 2011

SIRIA PASA A LA INSURGENCIA ARMADA

Deserciones en el Ejército sirio
Junio 9, 2011 | 2212 GMT

Hombres armados vestidos con uniformes militares que viajaban en vehículos del gobierno fueron responsables del asesinato de 120 miembros de las fuerzas de seguridad sirias durante la semana pasada en la ciudad noroccidental de Jisr al-Shughour, informó la agencia estatal Syrian Arab News Agency el 8 de junio. La declaración oficial siria no pudo ser verificada independientemente, pero si damos crédito a los informes recibidos de la oposición así como a fuentes favorables al régimen es creciente el número de deserciones entre las tropas del ejército y la policía sirios que se han negado a participar en el incremento de la represión del régimen contra los manifestantes anti-gubernamentales.
Estas deserciones están relacionadas con el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, quien está convencido de la posibilidad de que armas y equipos están fluyendo hacia la oposición. Sin embargo, el ejército dominado por los alauís, hasta ahora no ve que el tipo y el nivel de deserciones planteen una amenaza inminente para la supervivencia del régimen.

Demografía de las fuerzas de seguridad sirias
La mayoría de las deserciones que han tenido lugar hasta ahora se produjeron por decenas de soldados. Por ejemplo, 21 soldados desertaron de la 76ª Brigada de la 1ª División del ejército sirio el 21 de abril. Desde principios de mayo, el ritmo de las deserciones se ha acelerado. Es difícil dar una cifra exacta sobre el número total de deserciones hasta el momento y cuántas de esas supuestos "deserciones" informadas por la oposición son en realidad deserciones, es decir, que sean reclutas que regresan a casa o dejan el país en lugar de luchar activamente en nombre de la oposición. Una de las fuentes, cuya información no pudo ser verificada de forma independiente, estima que alrededor de 10.000 soldados, más o menos el 3% de los 300.000 reclutas del Ejército, han desertado.
Es importante tener en cuenta el perfil demográfico de las fuerzas armadas sirias en el examen de estos informes de deserciones. El régimen que ha gobernado Siria durante más de cuatro décadas pertenece a la secta minoritaria alauita y ha tenido gran cuidado en construir las fuerzas armadas del país con compañeros alauitas mientras coopta selectivamente miembros de la mayoría sunita. La mayoría de los desertores parecen ser reclutas sunitas y es probable que muchos de ellos sean reservistas del campo que fueron llamados a las filas en los últimos meses. De 200.000 soldados activos del ejército sirio, el 70% son alawitas. Los alauitas también constituyen un 80% del cuerpo de oficiales. La cantidad de oficiales sunitas en el ejército sirio es muy limitada y no está claro cuántas de las deserciones reportadas son de funcionarios con gran experiencia operativa.
La alawita Guardia Republicana, liderada por el hermano menor del presidente Maher al Assad ha desempeñado un papel central en la represión. También lo ha hecho la 4ª División del ejército sirio, la división mejor equipada y con mejor capacidad, que también está dominada por alawitas y ha soportado la mayor parte de la carga en la supresión de los levantamientos en los bastiones sunitas del país. La ejecución de esas medidas ha incluido a toda la 4ª División, presuntamente utilizando helicópteros del ejército para disparar contra los soldados rebeldes en lugares como Jisr al-Shughour. Aunque el ejército está luchando para suprimir la revuelta y algunos funcionarios pueden cuestionar las tácticas del régimen, no hay hasta ahora indicios de que el ejército esté sufriendo graves divisiones internas que auguren el fin del régimen. Los alauitas comprenden que son la minoría en Siria y muchos consideran al actual levantamiento como una amenaza existencial. El temor de Siria de volver a un sistema político de sojuzgamiento alauí bajo la dominación sunita es precisamente lo que está impulsando a la comunidad alauí para combatir juntos, más críticamente en el ejército bajo dominio alauí.
La fuerza aérea siria tiene un gran número de pilotos sunitas y es por tanto un área que el régimen sigue de cerca. De acuerdo a una fuente en Siria, los helicópteros de la fuerza aérea que dispararon contra los manifestantes en Jisr al-Shughour despegaron de una base aérea en Alepo, a la que los pilotos sunitas atacaron a su regreso posteriormente. Con el aumento de las tensiones sectarias dentro de la fuerza aérea, el régimen ordenó a muchos pilotos sunitas que disfruten de permisos extendidos. Según una fuente militar siria la inteligencia de la Fuerza Aérea alauí ha suspendido todas las misiones de entrenamiento y ha dejado los aviones en tierra. Los operadores de control de tierra son en su mayoría alawitas y así tienen la supervisión de los pilotos sunitas, pero el régimen no quiere correr ningún riesgo de defección de los oficiales sunitas, teniendo millones de dólares en equipo militar con ellos. El ritmo creciente de deserciones entre los sunitas plantea la posibilidad de que las fuerzas armadas se dividan a lo largo de líneas sectarias, con los alauitas luchando hasta el final para detentar el poder, los sunitas rebelándose y los drusos y cristianos tratando de mantenerse neutrales.

Posibilidad de insurgencia
El régimen también está preocupado de que a través de los soldados desertores, incluso en los rangos inferiores, podrían circular un mayor flujo de armas a la oposición. Ya circulan los rumores de que una facción de la Hermandad Musulmana siria se prepara para una insurgencia armada contra el régimen. De acuerdo a una fuente, las tribus en la región de Al Jazeera, contigua a la provincia de Anbar en Iraq, han amenazado con rebelarse contra el ejército. Se cree que estas tribus están muy bien armadas, con un arsenal que procede en su mayor parte de antiguos oficiales Baath del ejército iraquí que huyeron a Siria. Los miembros de la tribu Al Jazeera, junto con los beduinos jordanos, han estado contrabandeando armas y dinero al interior de Siria y las demandas de esas armas está aumentando en algunos sectores de la oposición que concluyen que la única manera de resistir al régimen es por la fuerza, llevando al levantamiento en Siria a una fase nueva y más peligrosa.
Un intento de insurrección armada, incluso por un pequeño segmento de la oposición, podría terminar operando en favor del régimen. El gobierno sirio está luchando por justificar el uso de tácticas violentas contra los manifestantes en gran medida pacíficos, pero una rebelión armada proporcionaría al régimen una mayor justificación para reprimir en nombre de la seguridad del Estado. La transformación de los manifestantes pacíficos en rebeldes armados también hará mucho más difícil para los actores externos, como Turquía, apoyar abiertamente a la oposición.
Cuando la Hermandad Musulmana siria comenzó una insurgencia armada en 1976 contra el régimen alauita (entonces dirigido por el padre de Al Assad, Hafez al Assad), todo el movimiento fue aplastado brutalmente en 1982 en la infame masacre de Hama, en la que supuestamente murieron unos 30.000 civiles. En el período previo a la represión de Hama, otros bastiones sunitas, incluyendo a Jisr al-Shughour, se derrumbaron bajo el peso del aparato de seguridad. En 1976-1982 el aplastamiento de la Hermandad Siria tuvo lugar en un momento en el que el monopolio del régimen de Assad sobre el gobierno alauí se encontraba todavía en un estado de formación.
Hoy en día el ejército alauí está operando bajo un gran estrés, pero probablemente ha conservado el marco institucional y la unidad mental como para cometer otro Hama, un escenario cada vez más probable si la situación de seguridad continúa deteriorándose.

No hay comentarios: