domingo, 26 de junio de 2011

UN MONARCA EN APUROS: MARRUECOS

Las protestas de Marruecos y la respuesta de la monarquía
25 de junio 2011 | 1403 GMT

Resumen
El movimiento juvenil de oposición de Marruecos hace un llamamiento a sus seguidores a boicotear el referéndum constitucional del 1° de julio propuesto por el Rey Mohammed VI. La situación en Marruecos difiere notablemente de los levantamientos en Túnez y Egipto, ya que el grueso de la población parece estar más interesada en el mantenimiento de la monarquía como principal fuerza unificadora del Estado que en la demanda de un cambio de régimen completo. Dicho esto, las distintas fuerzas de la oposición de Marruecos reconocen la oportunidad que tienen para pedir reformas políticas, en momentos en que el monarca se encuentra bajo presión. El rey parece estar preparado para manejar la disidencia política creciente, pero su éxito no está asegurado.

Análisis
El Ministerio del Interior marroquí supuestamente concedió subvenciones por 8 millones de dirhams ($ 972.053) para cada una de los ocho partidos políticos más importantes del país para persuadir a los políticos marroquíes a votar "sí" en el referéndum constitucional previsto para el 01 de julio, según informó Al Sabah el pasado 23 de junio. Mientras tanto, el movimiento juvenil de oposición de Marruecos insta a sus seguidores a boicotear el referéndum propuesto por el Rey Mohammed VI. La batalla sobre el referéndum es una prueba de la capacidad del rey para administrar la creciente disidencia política en el país, así como una prueba de la capacidad de la incipiente oposición marroquí para atraer a más seguidores que quieren una mayor reforma política.
Las protestas comenzaron en Marruecos el 20 de febrero como un movimiento de la juventud urbana emergente (llamada Movimiento del 20 de febrero) que comenzó a presionar a la monarquía por mayores libertades políticas, movilizándose on line. SM el Rey Mohammed pronunció su primer discurso como respuesta directa a los disturbios el 9 de marzo y prometió una "reforma integral constitucional", con un énfasis en los derechos humanos y las libertades.
A la espera de las reformas los manifestantes organizaron manifestaciones semanales para mantener la presión sobre el régimen.
Una comisión constitucional nombrada por la monarquía ha interactuado con ciertas organizaciones de la sociedad civil para preparar un proyecto de reforma constitucional, que fue presentado al rey el 9 de junio. El rey anunció su aprobación a los cambios en un discurso del 17 de junio y convocó a los ciudadanos a que también aprueben los cambios. Luego anunció que el referéndum para la reforma constitucional se celebrará el 1° de julio. Afirmando que las reformas son en gran medida superficiales, los miembros del Movimiento 20 de febrero se reunieron para manifestarse en las principales ciudades (Casablanca, Rabat, Oujda, Meknes, Tánger y Marrakech) el 19 de junio.

¿Quién es la oposición de Marruecos?
El Movimiento 20 de febrero es la fuerza principal de oposición de Marruecos. Representa a jóvenes educados que están desempleados, desilusionados por el gobierno y en la búsqueda de una mayor representación política. La oposición se ha organizado principalmente on line y se ha basado en contingentes locales para obtener apoyo en hasta 52 pueblos y ciudades de Marruecos, todos los domingos.
Al igual que los grupos que lideraron las protestas contra el ex presidente egipcio, Hosni Mubarak, el 20 de febrero el Movimiento se compone de jóvenes, principalmente urbanos. Sin embargo, hay una diferencia clave entre los egipcios y los movimientos de la oposición marroquí: en Egipto los manifestantes pidieron el derrocamiento del régimen, pero en Marruecos los manifestantes están tratando de negociar con el régimen grandes reformas en lugar de la destitución. Los manifestantes de Marruecos quieren que el gobierno haga una transición a una democracia parlamentaria en la que el rey va a reinar, pero no a gobernar.
Otra diferencia clave entre las protestas de Marruecos y otras de la región es que las protestas no han crecido significativamente en tamaño. Una de las mayores fueron las protestas del 19 de junio en Casablanca, con una estimación de 5.000-10.000 personas, menos del 1% de la población de la ciudad de 3.1 millones de personas. A diferencia de las protestas en la plaza Tahrir de El Cairo, que creció con el tiempo a aproximadamente 300.000 en su momento de apogeo, las manifestaciones de Marruecos han sido hasta ahora relativamente tranquilas y organizadas. La mayoría de las ciudades donde las protestas se han producido han visto multitudes de no más de unos pocos cientos a la vez, con las protestas arrastrando a unos pocos miles de personas en las principales ciudades.
Un potencial punto álgido fue la muerte del manifestante Kamel Amari en la ciudad de Safi el 2 de junio cuando Amari presuntamente fue golpeado por las fuerzas de seguridad en una protesta del 29 de mayo. Los informes sobre su muerte son contradictorios, pero la paliza probable agravó los problemas de salud que llevaron a su muerte. Al igual que la muerte de Khaled Said, en Egipto, esto podría haber provocado grandes protestas. En efecto, los organizadores de la protesta afirmaron que sus mayores números de protesta fueron en Casablanca, unos 60.000, durante la siguiente protesta del 5 de junio. Aunque la precisión de las estimaciones de los tamaños de la protesta es cuestionable, los números aún sugieren que la protesta del 5 de junio fuera probablemente la más grande desde que el movimiento comenzó (todas las estimaciones y los videos no muestran nada más grande que multitudes por debajo de algunos miles). El tamaño de las protestas se ha estabilizado desde el 5 de junio. Por otra parte la afiliación a la página del Movimiento 20 de febrero en Facebook no ha crecido sustancialmente, sino que pasó de aproximadamente 19.000 el 20 de febrero a sólo cerca de 26.000 el 19 de junio.
El segundo pilar de la oposición marroquí son los principales partidos políticos, todos los cuales quieren evitar que el monarca monopolice el sistema político pero cooperan con el rey en diversos grados. La mayoría de los partidos más importantes consisten en grupos de izquierda laica y las bases residuales de los movimientos nacionalistas. Los ocho principales partidos son el grupo islamista moderado conocido como el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), el Partido del Istiqlal, el Partido Autenticidad y Modernidad, El Partido de la Unión Socialista de Fuerzas Populares, el Partido del Movimiento Popular, el Partido de la Unión Constitucional, el Partido del Progreso y del Socialismo y el Partido de la Reagrupación Nacional Independiente.
Mientras que el PJD opera dentro del sistema político la Organización Justicia y Caridad -considerado por muchos como la mayor entidad islamista en Marruecos- está políticamente prohibido pero funciona como una organización de la sociedad civil. La monarquía mantiene este equilibrio para dividir las pertenencias de los grupos islamistas rivales e inhibir la posibilidad de que cualquiera se vuelva demasiado poderoso. La monarquía ha utilizado esta técnica con la oposición en el pasado, incluso con los movimientos nacionalistas en los años 1960 y 1970 cuando desafiaron la autoridad de la monarquía mediante la interrupción de las actividades oficiales a través de boicots y convocando a sus seguidores en las ciudades. Muchas personas están involucradas de forma simultánea en el Movimiento 20 de febrero y en los grupos islamistas moderados, como la Organización Justicia y Caridad, que ofrece el Islam como una solución social a la corrupción burocrática.

El rey da respuesta
SM el Rey Mohammed entiende que tiene un problema y está actuando con rapidez en el manejo de los disturbios. La monarquía basa la mayor parte de su apoyo en las lealtades tribales y las redes regionales en las zonas rurales, donde alrededor del 43% de la población reside y donde las manifestaciones no han tenido lugar. Mientras mantiene esta base rural a través de medidas como la amnistía de la deuda de los agricultores, el rey ha tratado de adelantarse a la organización de una oposición viable urbana a través del acercamiento a la oposición política establecida para evitar que estos grupos se unan a las protestas callejeras. La movida del rey de dar fondos a los ocho principales partidos políticos antes del referéndum forma parte de esta táctica.
Sin embargo el rey está teniendo mucho cuidado para mantener su autoridad en general en relación con las demandas más polémicas de la oposición sobre la reforma constitucional y prometiendo una mayor representación, lo que él llama "cambios de las cuencas hidrográficas", a pesar de que son en gran medida cosméticas. Los cambios propuestos le dan al primer ministro, a quien el rey ahora elige entre los miembros del partido mayoritario, el título de "presidente del Gobierno" y la capacidad de disolver el Parlamento. Mediante el otorgamiento de esta concesión y de dividir el artículo constitucional asociado en dos partes, el rey crea una separación artificial de los poderes. Él seguirá siendo el "árbitro supremo" y conserva la facultad de disolver el Parlamento, previa consulta al Consejo de Ministros, muchos de los cuales designa él mismo. Los cambios también dicen que el rey puede nombrar al presidente del Consejo de Ministros como presidente del Gobierno "sobre la base de una agenda específica".
En el marco del proyecto de Constitución el papel religioso del rey como "Emir de los Creyentes" será declarado inviolable. Este título es una fuente de legitimidad para el monarca, ya que tiene sus raíces en el Islam y le da el status Jerifiano como descendiente del profeta Mahoma. El título es un punto de contención para los elementos de la oposición islamista de Marruecos. Por ejemplo el rey ofreció a la Organización Justicia y Caridad el reconocimiento como partido político oficial, pero la organización se negó porque no reconoce al rey como "Emir de los Creyentes".
El rey también mantiene su título militar de "jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Reales". El stablishment de seguridad, que históricamente ha sido una base de apoyo de la monarquía, se ha mantenido firme detrás del rey durante los últimos disturbios políticos. Debido a que la oposición se ha organizado activamente on line, el aparato de seguridad ha utilizado tácticas como la piratería a las cuentas de Facebook y Twitter y el bloqueo de las comunicaciones por correo electrónico para obstaculizar las actividades de los manifestantes. Las fuerzas de seguridad también han mantenido una estrecha vigilancia a los periodistas extranjeros y se han cerrado los trenes, a veces con el fin de limitar el tamaño de las manifestaciones en las ciudades.
Hasta ahora las fuerzas de seguridad del rey han vacilado en recurrir a la violencia abierta contra los jóvenes, en su mayoría manifestantes pacíficos. En marzo, Rabat comenzó a usar la policía antimotines para calmar las protestas aunque Marruecos por lo general permite las protestas pacíficas con los permisos pertinentes. El uso más extendido de la violencia fue el 29 de mayo que causó la muerte de un manifestante y heridas leves a decenas, quizás cientos, en el resto. En junio la policía dio marcha atrás, mostrando que Rabat decidió que era importante permitir que las protestas continuaran, a pesar de que los organizadores no tenían los permisos a fin de reducir la violencia y el potencial daño que podría causar el aumento de los disturbios.
El rey quiere evitar una situación en la que las manifestaciones crezcan debido al uso de la violencia por las fuerzas de seguridad, algo que se ve en otros países de Oriente Medio. Teniendo en cuenta las experiencias de Túnez, Egipto, Libia y Siria, ordenar a las fuerzas de seguridad que utilicen la violencia contra los manifestantes sería arriesgado, ya que existe la posibilidad de que las fuerzas de seguridad podrían darse vuelta. Además, una gran parte de las instituciones de seguridad marroquíes se compone de bereberes étnicos, que a menudo se perciben como marginados. Esto ayuda a explicar por qué entre los cambios propuestos por el rey a la Constitución se incluye el reconocimiento de la lengua bereber como oficial, una concesión dirigida a las minorías del norte, que han exigido esos derechos culturales. Unos 10 millones del total de 32 millones de habitantes de Marruecos hablan un dialecto bereber.
El rey Mohamed se ha cuidado de aparecer conciliador en sus discursos, tratando de presentarse como un patriarca sensible a las necesidades de las masas. Esto contrasta con la memoria de su padre, el rey Hassan II, que fue percibido como despiadado e indiferente a las preocupaciones de la gente y contra quien se intentaron dos golpes militares. El rey también se basa en una visión popular en Marruecos de que la monarquía es un símbolo importante de unidad nacional y que su legado histórico debe ser conservado para mantener unido al país. El principal punto de discusión es si el monarca de Marruecos debe ser un soberano absoluto o una figura real.
El rey también puede mirar a sus vecinos árabes de Marruecos en la región del Golfo Pérsico para buscar ayuda, ya que todos ellos quieren mantener la tradición monárquica árabe que los ha mantenido en el poder. Arabia Saudita, que dirige el Consejo de Cooperación del Golfo, ha cursado invitaciones a Jordania y Marruecos para ser miembros, aunque no se encuentran en la región del Golfo Pérsico y no producen petróleo. Al ayudar a SM el Rey Mohammed, Arabia Saudita está tratando de establecer su influencia en el norte de África para hacer frente a las maniobras iraníes y reforzar la posición del monarca marroquí para que el derrocamiento de las monarquías no se convierta en un precedente regional. Arabia Saudita ha estado más involucrado en Marruecos en los últimos años. En 2009 el príncipe heredero saudí Sultan bin Abdul-Aziz permaneció en Agadir, Marruecos, mientras se recuperaba de una operación. Ese mismo año, Marruecos rompió repentinamente relaciones con Irán y expulsó al embajador de Irán, supuestamente debido a la preocupación por hacer proselitismo chií iraní. El crecimiento de la relación entre Arabia y Marruecos es importante, ya que Marruecos puede pedir fondos a los saudíes para ayudar a calmar a los disidentes políticos.
Hasta ahora, el Rey Mohammed ha sido capaz de impedir que las protestas impulsadas por los jóvenes se conviertan en un movimiento de masas. Sin embargo, si el rey hace algo antes del referéndum que provoque manifestaciones más amplias, podría tener que usar la fuerza para contener el creciente malestar. La actual competencia es entre el rey, que está tratando de convencer al pueblo de que las reformas constitucionales del referéndum del 1° de julio son suficientes, y los movimientos de protesta, que quieren un mayor apoyo popular y reformas más amplias. Hasta la fecha, el Movimiento 20 de febrero no ha logrado el impulso necesario y la monarquía está perdiendo el poco tiempo que tiene para convencer a la oposición política de respaldar su programa, con la promesa de nuevas reformas en el futuro, en caso de que nuevos factores desencadenantes, la violencia o los temas económico, conducen a una mayor desencanto con el régimen,

No hay comentarios: