viernes, 1 de julio de 2011

AJUSTE SALVAJE EN ESTADOS UNIDOS

Comienza el nuevo año fiscal
Estados norteamericanos reducen el gasto y recortan trabajos
Por Patrick Martin
01 de julio 2011

La mayoría de los Estados norteamericanos comienzan su nuevo año fiscal el 1° de julio con presupuestos que imponen reducciones que paralizan los servicios públicos, especialmente la salud y la educación y destruyen cientos de miles de puestos de trabajo. Estos recortes presupuestarios del Estado son la punta de lanza de una ofensiva de la aristocracia financiera norteamericana, que busca reducir las condiciones de vida de la clase obrera y crear las condiciones de un masivo malestar social.
En sus presupuestos para el año fiscal 2012, los gobernadores de los 50 estados, 29 republicanos y 21 demócratas, propusieron no sólo gastar menos que en 2011, a pesar de la creciente necesidad de servicios sociales públicos, debido a la crisis económica en curso. En realidad exigen que el gasto se reduzca por debajo del nivel de 2008, un retroceso de al menos cuatro años.
Desde que la crisis financiera estalló en agosto de 2008, los gobiernos estatales y locales en Estados Unidos han recortado 535.000 puestos de trabajo, más de la mitad de ellos en la educación. La demolición deliberada de la infraestructura pública vital es el factor que más contribuye a la permanente crisis del empleo en Estados Unidos.
Durante dos años el colapso de las finanzas del gobierno estatal fue parcialmente compensado por $ 165 billones en fondos de emergencia del gobierno federal, a través de la legislación de estímulo de 2009 y de otros programas federales.
Este dinero federal en gran medida dejará de fluir después del 30 de junio, en condiciones en que 42 estados y el Distrito de Columbia se enfrentan a un déficit combinado de $ 103 mil millones.
La mayor parte de los fondos federales, alrededor de $ 135 mil millones, se dirigieron a apoyar a Medicaid, el sistema que cubre la atención de salud para los pobres y los discapacitados y el cuidado de los ancianos de bajos ingresos en asilos. La parte federal del programa conjunto estatal y federal se elevó a 67% durante 2009 y 2010, pero volverá a 57%  a partir del 1° de julio. La mitad de los Estados ya han comenzado a reducir el reembolso de Medicaid a los proveedores, mientras que 20 de ellos están directamente reduciendo los beneficios.
De acuerdo con un informe del Centro sobre Presupuesto y Prioridades Políticas, emitido el 28 de junio de 2012 éste fue el cuarto año consecutivo de reducción significativa del presupuesto estatal. De los 32 Estados que han adoptado nuevos presupuestos en el momento del reporte, por lo menos 24 imponen grandes recortes.
Entre los cortes que comenzarán a surtir efecto el viernes:
• Arizona terminará con la cobertura de Medicaid para 130.000 adultos sin hijos;
• California cerrará 78 parques estatales, cortará la financiación universitaria en un 23%, detendrá un programa de ayuda a las madres adolescentes para que reciban educación y recortará cientos de millones de dólares de los programas de salud mental;
• Florida está eliminando a 1.300 empleados públicos y aplicará un recorte a 15.000 niños de un programa de preparación escolar para familias de bajos ingresos;
• Georgia acortará el año escolar para los programas de pre-K de 180 días a 160 días, aumentará el de tamaño de las clases (cantidad de alumnos por aula) y recortará los salarios de los docentes pre-K en un 10%;
• Michigan recortará el gasto en educación K-12 en $ 470 por estudiante, poniendo fin a la asistencia en efectivo de 13.000 familias pobres y reducirá la asistencia en efectivo a los pobres discapacitados en un 25%;
• Mississippi entrará en default de sus obligaciones legales con los distritos escolares locales por cuarto año consecutivo, con una financiación insuficiente de $ 237 millones;
• Nueva York está recortando la ayuda en educación en $ 1.3 millones, o sea un 6.1%;
• Carolina del Norte recortará $ 1 billón en educación K-12 en los próximos dos años y cerca de $ 1 mil millones en educación superior, lo que obliga a los colegios comunitarios a aumentar la matrícula en un 40%;
• El Estado de Washington eliminará la asistencia en efectivo a 28.000 personas pobres con discapacidades.
La pura crueldad de estos recortes, principalmente dirigidos a los niños en edad preescolar, las personas con discapacidad y las familias más pobres, es notable y es adoptada por ambos partidos: cinco de los estados anteriormente mencionados tienen gobernadores republicanos y cuatro son gobernados por los demócratas. Ambas partes están comprometidas con una agenda de derecha de recorte del gasto público para las personas necesitadas, mientras que prodigan beneficios fiscales a las corporaciones y los ricos.
Cuatro estados: Iowa, Massachusetts, Minnesota y Oregon, aún no habían finalizado su proceso de presupuesto el 30 de junio, y el quinto, Connecticut, el presupuesto aprobado por el gobierno estatal controlado por los demócratas ha sido puesto en duda por el rechazo a los $ 1.6 billones en concesiones salariales y beneficios de los trabajadores del Estado, en la votación sobre la ratificación del contrato la semana pasada.
El gobernador demócrata Dannel Malloy está preparando una represalia brutal contra los trabajadores del Estado por su valiente desafío a las políticas de austeridad, que proponen el despido de 5.500 trabajadores y cambios draconianos en los beneficios de pensión del Estado. La respuesta de los sindicatos de empleados estatales ha sido la de negarse a validar el voto de rechazo, lo que sugiere que los dirigentes sindicales quieren revocar la decisión de las bases a través de un truco procedimental.
De los cuatro estados que no tienen presupuestos, se espera que Iowa y Oregon definan el proceso el jueves mientras que Massachusetts aprobó una breve extensión hasta el 10 de julio. Pero el Estado de Minnesota se preparaba el jueves para un paro en todo el Estado de la mayoría de los servicios públicos a causa de un desacuerdo entre el gobernador demócrata, Dayton Marcos, y la legislatura estatal controlada por los republicanos. El Estado enfrenta un déficit de $ 5 mil millones en el presupuesto para el próximo período de dos años a partir del 1° de julio.
Dayton solicitó y obtuvo una orden judicial que le permitió cerrar la mayor parte del gobierno del Estado en la medianoche del jueves, despedir 22.000 trabajadores, cerrar todos los parques estatales y las instalaciones recreativas que se llenan en la cuarta semana de julio y detener todos los proyectos de construcción de carreteras. Cerca de 50 agencias estatales se cerrarán y terminarán programas como la ayuda estatal al cuidado de niños.
Los programas conjuntos estatales y federales, así como las prestaciones por desempleo, los cupones de alimentos y los pagos de Medicaid a los proveedores, hospitales y hogares de ancianos continuarán, así como la financiación estatal a los distritos escolares locales y el gobierno local. Los guardias de prisiones y policías del Estado seguirán recibiendo sus salarios y se mantendrán en servicio.
Como demuestra el ejemplo de Connecticut, el primer objetivo de los recortadores de presupuestos del Estado, demócratas y republicanos, son los propios empleados estatales. De acuerdo con una encuesta realizada por el New York Times, ocho estados han impuesto aumento de las contribuciones de los empleados a los fondos de pensiones, de hecho recortes salariales, mientras que otros diez estados se encuentran en proceso de reducir los beneficios o aumentar las contribuciones, o ambas cosas. Doce estados lo hicieron el año pasado. Entre los recortadores de pensiones más agresivos han estado los gobernadores demócratas: Andrew Cuomo en Nueva York, Martin O'Malley en Maryland, Pat Quinn en Illinois, John Kitzhaber en Oregon.
Hay una disparidad notable entre la unanimidad en apoyo a los recortes en los servicios del Estado, en el salario y en las prestaciones de los empleados estatales por parte de los políticos demócratas y republicanos y también en los medios de comunicación controlados por las corporaciones, y la amplia oposición a los recortes de este tipo entre el
pueblo estadounidense en su conjunto.
Incluso cuando las preguntas se enmarcan en el contexto de un aluvión de todos los medios de comunicación acerca de la necesidad y la inevitabilidad de las políticas de austeridad, encuesta tras encuesta muestran que la oposición pública es inmensa. Una encuesta del Washington Post / ABC News en marzo, por ejemplo, mostró que menos de cuatro de cada diez apoya la reducción del gasto estatal en carreteras e infraestructura o los despidos de los empleados estatales. Sólo dos de cada diez apoyaron los recortes en Medicaid, los parques y la recreación o la ayuda a las escuelas públicas. Y hubo poco o ningún apoyo para despedir a los maestros y al personal de seguridad pública.
En Ohio, donde la legislatura promulgó una viciosa ley contra los trabajadores en marzo y un presupuesto draconiano la semana pasada, hay una abrumadora oposición popular a las dos medidas. Las encuestas de opinión mostraron considerables mayorías opuestas tanto a la ley que restringe los derechos de negociación colectiva para los trabajadores del gobierno estatal y local como la prohibición absoluta de las huelgas de empleados públicos, que constituye una disposición fundamental en el proyecto de ley.
Los sindicatos de Ohio fallaron en movilizar una oposición seria al proyecto de ley anti-obrera o al presupuesto, limitándose a la presión de un puñado de supuestos legisladores estatales republicanos "pro-trabajadores", mientras que la mayor manifestación en Columbus se limitó a 20.000 trabajadores. En lugar de la acción colectiva, los sindicatos han canalizado la oposición de los trabajadores en una campaña de peticiones para poner la ley anti-trabajador, SB 5, en la boleta electoral para un referéndum en noviembre.
El martes, los organizadores de la unidad de referendo presentaron peticiones firmadas por 1.3 millones de personas, seis veces el número necesario para poner la derogación de la SB 5 en la boleta electoral. El sorprendente número de firmas no fue sólo una manifestación de la oposición de las masas populares a la ley anti-trabajador, sino que también implica una acusación a los sindicatos por negarse a tomar cualquier acción para movilizar a la clase obrera contra el gobernador republicano, John Kasich, y sus aliados de derecha.
Sea cual sea el destino de la SB 5, el presupuesto del estado de Ohio ha entrado en vigor, reduciendo la ayuda a los gobiernos locales en un 50% en dos años, recortando $ 1.4 mil millones de Medicaid, privatizando cinco cárceles del Estado y la autopista de peaje de Ohio, y eliminando los impuestos estatales sobre el patrimonio de la riqueza heredada, mientras preserva $ 800 millones en recortes de impuestos estatales que favorecen desproporcionadamente a los ricos. El presupuesto va a destruir los puestos de trabajo en un total estimado en 29.000 empleados escolares.
En Wisconsin, el asalto del gobernador republicano Scott Walker y la legislatura estatal controlada por los republicanos a los puestos de trabajo, salarios, pensiones y los derechos de negociación colectiva de los trabajadores del gobierno estatal y local ha producido las más grandes manifestaciones de la clase trabajadora desde la década de 1960. Pero con el esfuerzo combinado de la estatal AFL-CIO, el sindicato de maestros WEAC y sus partidarios de los grupos de seudo-izquierda como la Organización Internacional Socialista para bloquear el desarrollo de un movimiento de huelga general en Wisconsin y desviar a los trabajadores hacia una campaña pro Partido Demócrata para denunciar a un puñado de senadores republicanos.
La convocatoria a elecciones está establecida para el 12 de julio. Pero incluso si todos los republicanos son derrotados y sustituidos por los demócratas, no habrá ningún cambio para los trabajadores de Wisconsin. La destrucción de los derechos de negociación entró en vigor el miércoles 29 de junio, afectando de inmediato a los 26.000 trabajadores del gobierno estatal y local que carecen de contrato.
El nuevo presupuesto estatal de dos años recorta los fondos para las escuelas K-12 en $ 1.6 mil millones en dos años, la financiación universitaria en $ 250 millones, Medicaid en $ 500 millones y el aporte a los gobiernos locales en $ 77 millones. El impacto del presupuesto ya ha comenzado a hacerse sentir en las Escuelas Públicas de Milwaukee que emitieron esta semana notificaciones de despido a 519 empleados, incluyendo a 354 maestros y eliminando otros 500 puestos de trabajo actualmente vacantes.

No hay comentarios: