viernes, 1 de julio de 2011

EGIPTO, SEGUNDO TIEMPO (2)

Una nueva ola de rabia en El Cairo
30 de junio 2011 | 0409 GMT

Los enfrentamientos entre los manifestantes contrarios al régimen y las fuerzas de seguridad egipcias estalló de nuevo en la plaza Tahrir de El Cairo en la noche del martes y continuó hasta la mañana siguiente. Aunque los números exactos no se han confirmado, Reuters informó de que más de 1.000 personas resultaron heridas en el incidente. Uno de los principales grupos de activistas partidarios de la democracia está llamando a sus partidarios a volver a la plaza el jueves temprano por la mañana, con tiendas de campaña y repitiendo la sentada que tuvo lugar en enero y febrero. El ejército no ha dicho cómo va a responder, pero es probable que encuentre una manera efectiva de manejar este  resurgimiento de la inestabilidad, provocada en gran parte por las divisiones políticas dentro de la oposición egipcia.
Durante unas horas del 28 de junio la capital egipcia se parecía a una versión mucho más suave de El Cairo del 28 de enero, el original "Día de la Ira" que vio las protestas que eventualmente ayudaron a conducir a la caída del ex presidente Hosni Mubarak. Muchas menos personas salieron a las calles en esta ocasión -se calcula que entre varios cientos a varios miles- y no hay muertes confirmadas. Sin embargo los enfrentamientos fueron un recordatorio de que la situación política en Egipto está lejos de resolverse.
El desencadenante inmediato de los disturbios fue una escaramuza menor el martes por la noche entre las presuntas "familias de los mártires" y la policía egipcia en un barrio en la orilla oeste del Nilo. La crisis se aceleró rápidamente y culminó con una multitud de personas reunidas en la plaza Tahrir.
Con el tiempo se enfrentaron con las fuerzas de seguridad del Ministerio del Interior frente a la sede del ministerio. Este último brote de disidencia se atribuye a una serie de causas, el malestar por la lentitud de las reformas desde el derrocamiento de Mubarak, al continuación de las dificultades económicas, los juicios militares en curso a los disidentes y muchas quejas más. La cuestión fundamental que impulsa a los que piden un cambio de régimen en Egipto es definir el momento de las próximas elecciones, es decir, si deben tener lugar antes o después de la redacción de la nueva Constitución. Todos los sectores de la oposición saben lo que se avecina. Quien tenga una mayor participación en el proceso constitucional determinará en gran medida el curso de la próxima fase de la política egipcia.
El ejército egipcio ha gobernado Egipto desde febrero y está dispuesto a entregar las responsabilidades de la gestión cotidiana del país para que pueda volver a su antigua función de gobernar desde la sombra. Por ello, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF) se ha comprometido a celebrar elecciones en septiembre. Irónicamente, esta línea de tiempo coloca los intereses de los militares en consonancia con las de sus antiguos enemigos, los islamistas de Egipto, en particular la Hermandad Musulmana (MB). Tan breve calendario electoral beneficia a los islamistas más de lo que ayuda a quienes la SCAF ha acusado de orquestar los enfrentamientos de anoche en la plaza Tahrir. Los islamistas están mucho más organizados políticamente y por lo tanto no necesitan tiempo adicional para prepararse.
La gente cantaba por la "caída de la Marshall Field", en referencia a la cabeza de la SCAF, el general Mohammed Hussein Tantawi, considerando que la única manera de presionar a los militares a acceder a sus demandas es demostrar que conservan la capacidad de convocar a grandes multitudes de nuevo a la plaza Tahrir. Las manifestaciones habían sido públicamente previstas para 08 de julio, un día llamado en los círculos de activistas como el "Segundo Día de la Ira" (a pesar de que técnicamente debería ser el "Tercer Día de la Ira", ya que el 27 de mayo ya había sido nombrado como el segundo). Sin embargo, en un esfuerzo por aprovechar los acontecimientos del martes y el miércoles, el grupo líder de activistas pro-democracia, el Movimiento 06 de abril, llamó a la sentada para comenzar temprano, después de las oraciones del amanecer del jueves por la mañana.
Si alguien se presenta y si el ejército permite el establecimiento de otra ciudad de carpas en la Plaza Tahrir revelará el grado de apoyo que el campo político conocido colectivamente como el Movimiento 25 de enero realmente tiene en la calle egipcia.
A pesar de la publicidad que rodeó a la última ronda de manifestaciones de febrero, sólo unos pocos cientos de miles de manifestantes llegaron a la plaza Tahrir al mismo tiempo, un número impresionante, pero que no denota un fervor revolucionario generalizado en un país de más de 80 millones de habitantes. La Hermandad Musulmana y los otros grupos y partidos islamistas han tomado una decisión calculada de abstenerse por completo de participar en las manifestaciones planeadas, sintiendo que no les conviene granjearse la ira del SCAF cuando sus intereses están ya alineados.
Para los militares, permitir que las protestas se produzcan podría ser una manera políticamente astuta de ayudar al Movimiento 25 de enero a dañar su propia imagen ante los ojos de gran parte de la población egipcia. La mayoría de los egipcios sólo quieren volver a la normalidad en un país que ha visto su economía y la seguridad interna degradarse significativamente en los últimos cinco meses. Alternativamente, los militares también pueden simplemente decidir que están cansados de lidiar con las manifestaciones y ordenar la represión. Un comunicado emitido la tarde del miércoles por el SCAF señaló que "la sangre de los mártires de la revolución está siendo utilizada para provocar una ruptura entre el pueblo y la institución de seguridad", orquestando una insinuación de que los enfrentamientos en la plaza Tahrir han sido cuidadosamente planeados como una manera de desacreditar al SCAF.

No hay comentarios: