domingo, 11 de diciembre de 2011

OLEADA DE HUELGAS OBRERAS EN CHINA

Signos de una oleada de huelgas en China
10 de diciembre 2011

Durante el pasado mes de noviembre, una serie de huelgas ha tenido lugar en China. Si bien estos conflictos son aún pequeños y aislados, son la señal de un cambio profundo. El ingreso de la clase obrera internacional a las grandes luchas durante el año 2011, comenzando con los levantamientos en Túnez y Egipto, su extensión a Europa y al movimiento de protesta en Wisconsin en los EE.UU., está comenzando a encontrar su reflejo en China.
Al igual que millones de trabajadores en Europa y América los trabajadores chinos se enfrentan a la austeridad y el aumento del desempleo, por lo que la caída en los pedidos de exportación se ha traducido en el descenso de su nivel de vida.
A su vez, los dueños de las maquiladoras de China, frente a la reducción de los márgenes de ganancia, están traspasando la carga a los trabajadores, lo que provocó los últimos conflictos laborales.
Las huelgas han sacudido las fábricas de exportación en el Delta del Río Pearl, en la provincia de Guangdong. Unos 7.000 trabajadores de la planta de calzado Yue Cheng entraron en huelga el 17 de noviembre para defender sus puestos de trabajo en contra del plan de la compañía para trasladarse al interior, donde la mano de obra es más barata. A ellos se sumaron cientos de trabajadores de Top Form, uno de los más importantes fabricantes de ropa interior, y los más de 1000 trabajadores de una planta de accesorios de propiedad taiwanesa.
En ambos casos, las protestas fueron contra la extensa jornada laboral y los bajos salarios.
Más recientemente, en la planta de Shenzhen Hailiang Storage Products, 4.500 trabajadores han estado en huelga desde el domingo para defender el empleo y las condiciones laborales, ya que la planta va a ser vendida al fabricante estadounidense de discos duros Western Digital.
Al igual que con otros paros, las autoridades chinas han respondido con medidas de represión policial, con el envío de la policía antidisturbios para hacer frente a los 2.000 trabajadores que ocuparon la fábrica.
El Partido Comunista Chino (PCCh) es muy consciente de que el malestar industrial es diferente a la ola de huelgas por salarios que comenzó el año pasado en la planta de automóviles Honda.
Las últimas huelgas no son para obtener salarios más altos, sino para defender los empleos existentes y mantener las condiciones de trabajo frente a los empleadores que reducen sus costos en todos los frentes e impulsan un mayor número de horas de trabajo y horas extraordinarias no remuneradas.
Las preocupaciones ya han expresado que la pérdida de empleos podría ser tan grave como en 2008, cuando 23 millones de trabajadores chinos perdieron sus empleos. Li Qiang, director de la sede en Estados Unidos de Watch China Labour, advirtió recientemente: "los despidos fabriles masivos darán lugar a un aumento de las protestas y de los disturbios sociales en las zonas urbanas y rurales de China, impulsadas sobre todo por los trabajadores despedidos de fábrica y por otros trabajadores migrantes
especialmente marginados por la sociedad".
Lo que Pekín más teme es la acción coordinada de los trabajadores, como la adoptada el mes pasado por miles de trabajadores de PepsiCo en una protesta organizada conjunta a través de Internet en cinco provincias contra de un proyecto de fusión y pérdida de empleos.
Tomados por sorpresa, Pekín ordenó posteriormente a su policía de Internet que bloqueara la palabra "huelga de PepsiCo" de los servicios de micro-blogging.
La posibilidad de amplio malestar hizo que Zhou Yongkang, alto dirigente del PCCh, se dirigiera esta semana a los oficiales de seguridad del Estado para advertir que todos los niveles de gobierno deben establecer con urgencia un "sistema de gestión social" (palabras en código para medidas de represión estatal), "especialmente cuando se enfrentan a los efectos negativos
de la economía de mercado".
La burocracia del PCCh sigue siendo perseguida por la última crisis revolucionaria en China, las protestas de masas de los trabajadores y estudiantes en la Plaza de Tiananmen y otras ciudades chinas en 1989.
El régimen tuvo que desplegar tanques y decenas de miles de soldados para aplastar lo que fue una rebelión emergente de la clase obrera contra los efectos devastadores de la restauración capitalista en los niveles de vida.
La expansión masiva del capitalismo chino en las últimas dos décadas sólo ha aumentado las tensiones sociales. A medida que China se ha convertido en la explotación del capitalismo mundial, la clase obrera se ha expandido enormemente a un estimado de 400 millones de trabajadores.
El campesinado, que no participó en las protestas de 1989, está ahora íntimamente ligado a las ciudades a través de millones de trabajadores rurales migrantes.
El régimen estalinista no puede confiar en los sindicatos estatales para contener una clase obrera conflictiva. La Federación de Todos de Sindicatos de China (ACFTU) funciona directamente en nombre del gobierno y las empresas de los empleados policiales.
Ningún trabajador espera que esta organización apoye ir a la huelga.
Durante la reciente huelga de PepsiCo, por ejemplo, los trabajadores eligieron a sus propios representantes y celebraron sus propias reuniones generales para dirigir la lucha.
Después de lograr un acuerdo el 30 de noviembre que no les satisfizo, los trabajadores de la planta embotelladora de Lanzhou decidieron continuar su protesta.
Muchos de los trabajadores, sin embargo, se hacen ilusiones de que los sindicatos independientes, como propone en Hong Kong el director del China Labour Bulletin, Han Dongfang, ofrecen un medio para luchar por sus intereses.
El objetivo de Han, un dirigente obrero durante las protestas de 1989, se expresa en "despolitizar" cualquier movimiento huelguístico, para prevenir cualquier desafío político al régimen estalinista y confinar las demandas de los trabajadores a limitadas reformas graduales.
Al igual que sus homólogos de todo el mundo, los trabajadores en China, enfrentan un asalto concertado contra sus puestos de trabajo y sus estándares de vida.
En China la ofensiva está dirigida por el gobierno del PCCh, que, a pesar de su ocasional fraseología socialista, defiende los intereses de la élite corporativa.

John Chan

No hay comentarios: