miércoles, 19 de diciembre de 2012

SIGUE LA NEGOCIACIÓN: LOS CABALLEROS TEMPLARIOS ACEPTAN SOMETERSE A LA LEY

"Caballeros Templarios" dan bienvenida a EPN: "Si usted cumple, entregamos las armas", le dicen
http://www.sdpnoticias.com/nacional/2012/12/19/caballeros-templarios-dan-bienvenida-a-epn-si-usted-cumple-entregamos-las-armas-le-dicen
19 de diciembre de 2012

"Nosotros tenemos muchas ganas de ayudarle a que nuestro país salga del problema en que, nos lo dejó su antecesor", expresó la organización delictiva en narcomantas colocadas en Morelia, Michoacán.
La organización criminal los “Caballeros Templarios” despidieron a Felipe Calderón y le desearon “que le vaya bonito”, y ahora han dado la bienvenida a Enrique Peña Nieto, a quien le manifestaron su apoyo.
De acuerdo con la agencia Quadratín, en narcomantas colocadas en Morelia, Michoacán, el cártel le dijo a Peña que están dispuestos a dejar las armas si él cumple lo que prometió.
Asimismo, aseguran que no piden “clemencia ni perdón” por sus actos.
“Señor presidente de la República Mexicana, nosotros los Caballeros Templarios, le damos la más cordial bienvenida este su pueblo de México, queremos decirle que estamos con usted, sabe de su trabajo y nosotros tenemos muchas ganas de ayudarle a que nuestro país salga del problema en que, nos lo dejó su antecesor.
“Le podemos decir con franqueza, que si usted cumple con lo prometido en su recorrido por el país, nosotros entregaremos nuestras armas, dejando nuestra seguridad en sus manos”, destaca el texto de la manta, en el que también le advierte: “si no fuera así regresaremos a defender nuestra tierra”.
Elementos del Ejército Mexicano se encargaron de retirar las mantas.

jueves, 6 de diciembre de 2012

LOS CABALLEROS TEMPLARIOS ATACAN EN COAHUILA

Ataques a la Policía Federal en Coahuila
14 de noviembre 2012
http://www.stratfor.com/analysis/mexico-security-memo-federal-police-under-attack-coahuila-state

La Policía Federal en Torreón
El 12 de noviembre un grupo de sicarios abrieron fuego contra la Policía Federal bajo el Puente Plateado, que conecta Torreón, en el Estado de Coahuila, con Gómez Palacio, en Durango. Dos agentes resultaron heridos. Varias horas más tarde, otro grupo de hombres armados dispararon contra el hospital, donde los policías heridos estaban siendo tratados, causando daños materiales pero no heridos. Estos asesinatos son el noveno ataque contra la Policía Federal en Torreón en seis semanas. Los ataques contra la Policía Federal no marcan un nuevo aumento de la violencia, sino más bien un cambio de táctica, en la que la Policía Federal se ha vuelto cada vez más el blanco de los ataques de los carteles.
El Estado de Coahuila, en particular Torreón, ha visto un marcado incremento de la lucha entre los carteles durante el año 2012 por el control de las rutas de tránsito que circulan por las estratégicas carreteras a través de las ciudades de Coahuila. La escalada más reciente de violencia comenzó alrededor del mes de abril mediante un conflicto entre Los Zetas por un lado y el cartel del Golfo, la Federación de Sinaloa y, posiblemente los Caballeros Templarios, por el otro.
Los crecientes ataques han obligado a la Policía Federal a tomar medidas defensivas, tales como el retiro a bases más seguras y aumentando sus precauciones de seguridad en el patrullaje de la ciudad. Sin embargo, los continuos ataques - cuatro de los cuales han tenido lugar desde el incidente del 29 de octubre - muestran que el aumento de las medidas de seguridad aún no ha logrado disuadir a los hombres armados. Los autores y los motivos que operan detrás de estos ataques siguen siendo desconocidos. Sin embargo estos ataques deliberados por lo general tienen el propósito de obligar a la Policía a satisfacer las demandas de la organización criminal.
Nada hace pensar que los ataques contra la Policía Federal en Torreón vayan a disminuir en el corto plazo. Aunque los ataques disminuyan, es probable que la Policía Federal aumente sus propias operaciones contra la delincuencia organizada en respuesta a los ataques que ya han sucedido. Esto significa que la violencia entre los sicarios y las fuerzas del orden podría aumentar en Torreón.

Las redes de comunicación de los Caballeros Templarios
Durante las operaciones militares del 6 al 9 de noviembre en los municipios michoacanos de Coahuayana, Coalcomán, Aquila, Lázaro Cárdenas y Arteaga, la Marina de México desmanteló una red de comunicaciones que incluía baterías, cables, 10 antenas y otros equipos que supuestamente pertenecían a los Caballeros Templarios. Los carteles mexicanos han utilizado durante mucho tiempo sus propias redes de comunicación de radio en México para no quedar supeditados a los problemas de seguridad operacional relativas a las comunicaciones de telefonía celular y permitir la comunicación constante entre los miembros del cartel en las zonas que carecen de señales de telefonía celular.
Los Caballeros Templarios, que dominan el Estado de Michoacán, han demostrado una coordinación de actividades en una amplia zona probablemente facilitada por esta red. Por ejemplo, los elementos de los Caballeros Templarios prendieron fuego a cinco locales pertenecientes a la empresa Sabritas, filial mexicana de PepsiCo Inc., el 25 de mayo en varios municipios de los estados de Michoacán y Guanajuato. En otro ejemplo de ataques coordinados, los miembros de Caballeros Templarios atacaron estaciones de servicio con armas de fuego y artefactos incendiarios en un lapso de tres horas el viernes 10 de agosto en varios municipios del Estado de Guanajuato mientras enfrentaban a los militares en varias áreas del Estado de Michoacán.
El objetivo de las redes de comunicación de los Caballeros Templarios obliga a una amplia operación de la Marina contra el grupo criminal más que simplemente contra algunos miembros individuales o contra los sitios de producción de drogas. Si este es el caso, la violencia entre militares y sicarios en Michoacán puede aumentar a medida que uno y el otro se encuentren con más frecuencia. Específicamente en el caso de los Caballeros Templarios, estos conflictos pueden degenerar en enfrentamientos generalizados.

martes, 4 de diciembre de 2012

DICE EPN QUE LOS MILITARES SE IRÁN, "POCO A POCO".

Militares seguirán en las calles; su retiro será gradual: EPN
4 de diciembre de 2012
http://www.sdpnoticias.com/nacional/2012/12/04/militares-seguiran-en-las-calles-su-retiro-sera-gradual-epn

El presidente aseguró que bajo su mando las Fuerzas Armadas seguirán siendo factor de estabilidad y de confianza social.
El presidente de la República, Enrique Peña Nieto adelantó que las Fuerzas Armadas seguirán "su labor de seguridad para los mexicanos" en tanto se aplica una nueva política de Estado que permita su gradual regreso a los cuarteles.
En un desayuno ofrecido en su honor por las fuerzas castrenses, Peña Nieto aseguró que bajo su mando las Fuerzas Armadas seguirán siendo factor de estabilidad y de confianza social.
En presencia de los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda, y de la Marina Armada de México (Semar), Vidal Soberón Sanz, el mandatario nacional hizo un reconocimiento a la valentía y los aciertos del Ejercito Mexicano, la Armada de México y la Fuerza Aérea.



lunes, 3 de diciembre de 2012

ACUERDO POR MEXICO (disponible en pdf)

Texto del "Acuerdo por México"

Disponible en:
http://www.mediafire.com/view/?s6cqmc6e04lzsla

TRAS LA IMPOSICIÓN REPRESIVA, EL ACUERDO MAFIOSO

México firma su versión de los Pactos de la Moncloa
Luis Prados / Salvador Camarena
3 de diciembre de 2012
 
México ha hecho este domingo una demostración histórica, por inédita, de consenso nacional y unidad de propósito. Las principales fuerzas políticas del país han firmado en el Castillo de Chapultepec de la capital el Pacto por México, un acuerdo nacional para el crecimiento económico, el empleo, la competitividad y la inclusión social. Esta versión mexicana de los Pactos de la Moncloa de la transición española, que marcará el sexenio que ahora empieza, incluye casi un centenar de medidas, entre las que destacan la reforma educativa, el visto bueno a la inversión privada en Pemex, la apertura a la competencia del sector de las telecomunicaciones, una ley que pone coto a la deuda de los Estados y el comienzo de la implantación de un sistema de seguridad social universal cuyo primer paso será garantizar una pensión a los mayores de 65 años.
El flamante presidente de México, Enrique Peña Nieto, no esperó ni 24 horas para empezar a trabajar en la agenda de transformación del país que anunció la víspera durante su primer mensaje a la nación. El líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) firmó junto con los presidentes de las principales fuerzas políticas mexicanas, Gustavo Madero, del Partido Acción Nacional (conservador) y Jesús Zambrano, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), izquierda, un acuerdo trascendental para la gobernación y prosperidad de la nación.
Da la novedad de este pacto, un viejo anhelo de la mayoría de los mexicanos, da idea el hecho de que se había visto frustrado por intereses de partido desde los tiempos del presidente Ernesto Zedillo (1994-2000). Tampoco fue posible en los años siguientes durante las presidencias panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón (2000-2012).
“Es hora del encuentro y del acuerdo”. Con estas palabras comenzó Peña Nieto su intervención durante la ceremonia de la firma. “Se necesita que la pluralidad y la diferencia de visiones, en lugar de obstaculizar el ascenso de México enriquezcan el proyecto de nación que queremos para el siglo XXI”, continuó. “Es un pacto que le da estabilidad, certeza y rumbo a México, que blinda de coyunturas político-electorales los asuntos esenciales. Por primera vez se logra un acuerdo que no surge de la necesidad de enfrentar una emergencia, sino de la voluntad explícita de transformar el país. El Pacto por México es el proyecto de país que compartimos”, concluyó.
El presidente del PAN, Gustavo Madero, señaló que México es la 13ª economía por tamaño del mundo y, sin embargo, ocupa el lugar 57 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU y el 51 en el Índice de Competitividad internacional. Explicó que “la razón de esta brecha” se debe a no contar “con un sistema político eficaz, que permita aprovechar las oportunidades de desarrollo”. “Esta debilidad institucional afecta a los más necesitados y beneficia a los poderes fácticos”, añadió. El pacto por México, en su opinión, es “una oportunidad nacional”, que pone remedio a esta situación, fortaleciendo al Estado y garantizando una convivencia civilizada.
El jefe del PRD, Jesús Zambrano, subrayó que “México necesita un cambio profundo”, que acabe con “la desigualdad, la injusticia, la concentración de riqueza y el atraso educativo”, y que el acuerdo es resultado de la constatación de que ninguna fuerza política puede hacerlo por sí sola. Zambrano envió un claro y rotundo mensaje al conjunto de las fuerzas progresistas mexicanas: “Nos dicen que nos estamos entregando, nos advierten de que este acuerdo no se va a cumplir, que nos estamos desdibujando como izquierda. Pero es un riesgo que merece la pena asumir. El PRD está decidido a ser un partido responsable, no apostamos al desastre de este país”.
El acuerdo, que sufrió modificaciones hasta la pasada madrugada, había sido anunciado el jueves, pero estuvo a punto de naufragar por disensiones internas del PRD, pese a que Andrés Manuel López Obrador ya no pertenezca ni sea el líder del partido de la izquierda.
El primer día de trabajo del nuevo presidente de México se vio empañado por los violentos enfrentamientos entre jóvenes opositores al PRI y la policía durante la jornada de toma de posesión de Peña Nieto. Las protestas estuvieron acompañadas por actos de vandalismo contra comercios y bancos en el centro histórico de la capital mexicana. Hubo 92 detenidos, incluyendo 11 menores, y casi un centenar de heridos. Uno de ellos, un maestro de 67 años y veterano activista, se debatía el domingo entre la vida y la muerte.

sábado, 1 de diciembre de 2012

VUELVE EL PRI. Publicado en el diario Tiempo Argentino

Algo debe cambiar para que todo siga igual
Dr. Norberto Emmerich
 

El retorno del PRI al gobierno de México responde a una necesaria puesta al día de la estrategia de acumulación diseñada por el presidente Salinas de Gortari. La guerra contra el narcotráfico, que busca garantizar la inserción de la economía mexicana en la economía mundial, es un esfuerzo tan insostenible como inútil en los actuales tiempos priístas.
El sexenio vio trepar la pobreza desde el 31.7% en 2006 al 46.2% en 2012; el país pasó del puesto 79 del Indice Global de Paz en el año 2007 al puesto 135 en el año 2012; en 2006 el 10% más rico tenía un ingreso 20 veces superior al 10% más pobre pero en 2011 la diferencia fue de 26 veces. México ocupó en el año 2010 el puesto 164 en el indicador de estabilidad política. Sin embargo, el PBI era de 1 billón de dólares en 2006 y superó el billón y medio de dólares en 2011. Pobreza, violencia, desigualdad e inestabilidad sirvieron muy eficazmente al crecimiento económico.
Este retorno priísta tiene características similares al recambio colombiano, cuando el actual presidente Juan Manuel Santos reemplazó el doble mandato de Alvaro Uribe Vélez. La Política de Seguridad Democrática de Uribe dejó a Colombia con una pobreza del 42%, un desempleo del 12.8%, casi 39.000 desaparecidos en el trienio 2008-2010 y la mayor desigualdad social del continente. Sin embargo el PBI colombiano pasó de 374.000 millones de dólares en 2006 a 471.000 millones en 2011. Sobre esa base, Juan Manuel Santos se presentó como el presidente de la legalidad y la transparencia, al igual que hará Enrique Peña Nieto.
Felipe Calderón contabiliza dos éxitos importantes en su gestión: mantuvo altos indicadores macroeconómicos y convirtió la guerra contra el narcotráfico, surgida como una política de gobierno ávida de gobernabilidad, en una política de Estado con virtudes estructurales. En esta lógica de acumulación 80 mil muertos son apenas una migaja.
La crisis económica mundial, con el encarecimiento relativo de la mano de obra china, volvió obsoletos algunos detalles de esta combinación de masacre organizada con indicadores macroeconómicos estables. El calentamiento de la disputa entre Brasil y México por ocupar la brecha china obligó a un replanteo del modelo.
Si antes la guerra contra el narcotráfico fue la clave del modelo de acumulación mexicano, ahora la reforma laboral recientemente aprobada por las Cámaras buscará abaratar la mano de obra, ya disciplinada por Calderón, a niveles globalmente competitivos. Los reajustes necesarios de los mecanismos de control y disciplina  buscarán un balance entre la eliminación de la mano de obra inviable, el mantenimiento sumiso de un ejército industrial de reserva y una violencia socialmente aceptable.
Los “guerra” de carteles se hará cargo de la limpieza social, la administración controlará al ejército industrial de reserva y la nueva Policía Militar estandarizará la violencia.
Con el retiro del Ejército, los carteles serán convidados a un repliegue a territorios consensuados, la violencia dejará de ser un  espectáculo y el narcotráfico recuperará su rol económico.
A este escenario se lo tildará de pacífico y productivo, pero Walter Benjamin seguirá teniendo razón cuando decía: “este huracán es lo que nosotros llamamos progreso”.

jueves, 15 de noviembre de 2012

LOS CABALLEROS TEMPLARIOS SALUDAN A CALDERÓN

Templarios dan adiós a Calderón en mantas; le reprochan que “no trató con amor al pueblo”
Verónica Espinosa y Ezequiel Flores
14 de noviembre de 2012

En mantas, volantes y carteles que colgaron y distribuyeron en las primeras horas del hoy en comunidades rurales y cabeceras de al menos una decena de municipios del sur de Guanajuato, así como en Guerrero, Michoacán y el Estado de México, los Caballeros Templarios (y Guardia Michoacana) le dieron una singular “despedida” al presidente Felipe Calderón Hinojosa, a quien le reprocharon la guerra emprendida en contra de los grupos delictivos y cárteles del narcotráfico.
“…Nunca estuvimos de acuerdo con la forma en que nos trató… otra cosa hubiera sido para Michoacán… si usted hubiera tratado con amor al pueblo”, señalaron en parte del texto que firmaron como Sociedad y hermandad michoacana Caballeros Templarios Guardia Michoacana.
Al final del mensaje, el grupo delictivo deseó a Calderón, su familia y su gabinete “que les vaya bonito como dijo Vicente Fernández (sic)”.
La distribución masiva y la colocación de las mantas se registró en plazas principales, caminos rurales, afuera de instituciones educativas, en quioscos, y puentes carreteros y peatonales desde las 7:00 horas, aproximadamente, según los reportes de las corporaciones policiacas municipales de Coroneo, Jerécuaro, Celaya, Apaseo El Grande, Tarimoro, Acámbaro, Comonfort, Irapuato, Villagrán, Tarandacuao y Uriangato en el territorio guanajuatense.
Fueron detectadas unas 18 mantas en estos municipios, además de carteles y volantes.
Lo mismo ocurrió en poblaciones de Michoacán, Guerrero y el Estado de México. Los habitantes de estos poblados comenzaban sus actividades cotidianas, por lo que fue muy evidente la distribución de los mensajes, actividad que generó algunas movilizaciones policiacas para frenarla.
En Guerrero, los mensajes de “despedida” fueron colocados en la región de la Costa Grande de la entidad, zona colindante con el estado de Michoacán.
El hallazgo de estos mensajes fue reportado en distintos sitios públicos del balneario de Zihuatanejo, municipio de José Azueta, así como en Petatlán, donde las autoridades locales reportaron al menos cinco narcomantas en puentes peatonales.
Mientras tanto, en el Estado de México, fuentes de la Policía Municipal de Toluca y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) informaron que esta madrugada fueron localizadas 10 narcomantas en la capital mexiquense y una más en el municipio de Calimaya.
De acuerdo con la información proporcionada, aunque no se reveló el contenido de los mensajes, éstos son similares a los que aparecieron en los estados de Guanajuato, Guerrero y Michoacán, firmados por los Caballeros Templarios.
Enseguida, se reproduce el texto íntegro que se divulgó a través de las mantas y volantes:
“Mensaje para el sr. Presidente FELIPE DE JESUS CALDERON HINOJOSA: Sr. Presidente, le queremos decir a través de estas mantas, ya que sólo este medio tenemos para comunicarnos que nunca estuvimos de acuerdo en la forma que nos trató. Su intención tal vez era buena mas no la forma, sin embargo con todo el dolor humano que nos causó y las heridas hechas que siguen latentes les queremos decir que aprendimos mucho, pues también nosotros como pueblo rebelde y/o muy heroico reconocemos que también a sus PFP les causamos heridas y muy merecidas, nosotros como pueblo y/o hermandad siempre lo quisimos respetar pero usted nunca voltio (sic) hacia nosotros, en buen plan otra cosa hubiera sido para Michoacán si usted con su envergadura y potestad que manejó hubiera tratado con amor a su pueblo y justicia verdadera ante todo y por todo nos disculpamos y como ya no lo vamos a tener en diciembre como gobernante, les deseamos a usted y a toda su familia que les vaya como dijo Vicente Fernández, ojalá que les vaya bonito”. ATTE: sociedad y hermandad michoacana C.T.G.T. (Caballeros Templarios Guardia Michoacana)”.
En gira por León, Guanajuato, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, evadió hablar sobre el contenido de estos mensajes, pero defendió las acciones emprendidas por el gobierno de Calderón en la guerra contra el narcotráfico, al aseverar que los miles de muertos por la violencia del sexenio no son del presidente, sino del crimen organizado.
“Los responsables de los fallecimientos son los delincuentes”, señaló expresamente el titular de Gobernación.
Aunque reconoció que se está lejos de acabar con la impunidad y la inseguridad, sostuvo que Calderón heredará a Enrique Peña Nieto “un país mejor en estos ámbitos”, con respecto a lo que se encontró al concluir el gobierno de Vicente Fox.
“Nos encontramos un índice creciente de violencia, de secuestro y de extorsión en localidades muy claras, como es el caso de Michoacán”, dijo Poiré, quien afirmó que la estrategia implementada ha dado como resultado la disminución “significativa” de índices delictivos, o el abatimiento de varios de los principales jefes de los grupos delictivos, pues de 37 buscados por la PGR “sólo quedan 12 por ser detenidos.
Aunque aclaró que si bien se ha certificado a 175 mil policías estatales y municipales, la cifra total de éstos asciende a 410 mil y se hará necesario dar el siguiente paso, que es dar de baja a 42 mil agentes que no aprobaron dichas pruebas.
Sin embargo, en opinión de Poiré, la Policía Federal ha alcanzado “estándares de calidad que nunca se habían visto en el país”; y en el tema de los derechos humanos, “se está investigando y sancionando cada denuncia por violación a los derechos humanos”.
“Se enfrentaron los problemas”, concluyó.

domingo, 11 de noviembre de 2012

LA GUERRA CONTRA EL NARCOTRÁFICO, SEGÚN RICARDO RAGENDORFER

La guerra santa de Felipe Calderón
La doctrina estadounidense sobre las “nuevas amenazas” les otorga a los carteles de la droga el rol de enemigo preferencial. Y propone la militarización de la seguridad interna. El siniestro saldo de la guerra mexicana contra el narco.
Ricardo Ragendorfer
http://www.infonews.com/2012/11/11/mundo-46946-la-guerra-santa-de-felipe-calderon.php

Ya no constituye un secreto el empeño de los Estados Unidos por militarizar la seguridad interior de los países latinoamericanos. Ni resulta asombroso que hacia ese camino apunten sus programas de ayuda a las fuerzas policiales de la región.
“Ningún país por sí mismo puede hacer frente a los peligros que presenta el siglo XXI”, soltó el enviado de los Estados Unidos, Leon Panetta, el 8 de octubre en Punta del Este, durante la X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas. Panetta usó esa frase para rematar su resumen sobre la doctrina norteamericana de “las nuevas amenazas”. Al respecto, de sus labios salieron cuatro vocablos: “Desafíos multifacéticos y solapados”. Ello alude –además del terrorismo y las pandillas criminales– a los poderosos carteles abocados al narcotráfico. Y compromete la utilización de las Fuerzas Armadas en labores estrictamente policiales. Pero el saldo de esa mezcla conceptual entre seguridad y defensa resulta algo trágico. El ejemplo mexicano es una prueba palmaria de ello.

Negocio global
Desde 1980, la Drugs Enforcement Administration (DEA) inició una cruzada integral contra los carteles latinoamericanos de la droga con el propósito de controlar el fabuloso flujo monetario que se desliza a través de sus arcas.
Su paralelismo más remoto es la Guerra del Opio en el siglo XIX entre Inglaterra y China, desatada a raíz de la pretensión británica de eliminar los obstáculos que impedían el comercio de tal pócima en el milenario país oriental. El surgimiento –a mediados de los años ’70– de los carteles colombianos, su fabulosa facturación y, con posterioridad, la debacle provocada por enfrentamientos armados entre estructuras rivales –en las que la DEA tuvo algo que ver– no acabó precisamente con el negocio, sino que lo condujo hacia una nueva tierra de promisión: México. Los resultados están a la vista.
La ofensiva bélica contra los carteles aztecas no ha podido desarticular a ninguno y, por el contrario, éstos sortean los embates del Estado con alianzas coyunturales entre sí –que, a veces, sólo duran días o el tiempo que lleva cruzar un cargamento–, a pesar de sus violentas disputas por el control de territorios y mercados.
En la actualidad hay en México ocho carteles estructurados con excelencia –el de Juárez, el del Golfo, el del Pacífico, el de Sinaloa, el de Tijuana, el de la Familia, el de los Beltrán Leyva y el de Los Zetas–, con ramificaciones en todo el territorio mexicano y estrechos vínculos con el conjunto de la agencias policiales de ese país.
Tales organizaciones están conducidas por hijos y sobrinos de legendarios capos como Endina Arellano Félix, Amado Carrillo Fuentes e Ismael Zambada. Se trata de una tercera generación de criminales que, por encima de la crueldad de sus operaciones, son diestros con sus pares en el fino arte de la negociación y que han sabido diversificar sus asuntos. Ya no sólo se dedican a las drogas, sino que abarcan un espectro de 25 figuras delictivas, como el secuestro, la extorsión, el tráfico de migrantes y hasta la trata de personas. De ese modo, mientras la sangre se escurre en un plano inclinado, la presencia del narco ha invadido hasta la última hendija de México.

Jinete del apocalipsis
Hay un registro visual que se convirtió en un acabado icono de la militarización del Estado mexicano: durante la mañana del 9 de febrero de 2011, el presidente Felipe Calderón, quien es célebre por su gran apego a la dramaturgia, inició la conmemoración de la Marcha de la Lealtad con una cabalgata desde el Castillo de Chapultepec hasta el Palacio Nacional, escoltado por una profusa formación de cadetes del Colegio Militar, tal como lo hiciera Francisco Madero hace 98 años.
Más allá de dicha efeméride, la puesta en escena significó un guiño para el Ejército en su lucha contra el crimen organizado. También fue una afirmación casi obscena de triunfalismo.
A esa misma hora, los noticieros informaban sobre la ejecución de ocho personas por tiradores que iban a bordo de camionetas, en el distrito de Nezahualcóyotl, ubicado a escasos kilómetros del sitio en el que Calderón montaba su brioso corcel. Aquel miércoles se reportó un total de 50 muertes en diez estados por ajustes de cuentas, atentados con explosivos y operativos de seguridad. Tal era el promedio diario de asesinatos a comienzos de ese año.
En cifras globales, desde diciembre de 2006, cuando –presionado por Washington– el entonces flamante mandatario tuvo la ocurrencia de convocar a las Fuerzas Armadas para su ofensiva contra los carteles de la droga, la ola de violencia causó en ese país unos 60 mil cadáveres.
Es por demás significativo que en los once meses anteriores de ese año sólo se hayan cometido 603 asesinatos de este tipo. Ello tiene su lógica. Ocurre que la “declaración de guerra” de Calderón al narcotráfico desató tres conflictos bélicos simultáneos: el de los carteles entre sí por el control de los territorios; el de los Zetas (organización integrada por desertores del Ejército), que financian su ingreso en el negocio de la droga con robos y secuestros, y el de los militares contra los propios ciudadanos.
Esta última contienda, por ser obra de una fuerza del Estado, merece una lectura especial.

Estado de excepción
Desde el punto de vista legal, la Constitución de México establece que si un conflicto interno amenaza al país, es lícito aplicar un “estado de excepción”. Y el Ejército en la calle lo es. Pero si ello no posee reglas precisas ni fecha de vencimiento, tal medida deviene en una excepcionalidad de facto, en la que esa anomalía se torna natural y cotidiana. Sobre esta base cabalga la dialéctica del autoritarismo, junto a su correlato fáctico: la suspensión de las garantías individuales y la violación de los derechos humanos. Ahora, a casi seis años de la intervención militar, el gobierno pretende blindar los atropellos de los uniformados con una reforma de la ley de Seguridad Nacional, con el objetivo de “cubrir lo que ya se hizo”. Motivos no le faltan.
En enero de 2010, el embajador estadounidense en México, Carlos Pascual, envió al Departamento de Estado un cable en donde cuestiona con dureza la capacidad operativa del Ejército contra el narcotráfico. Entre otras consideraciones, señala: “Sólo el 2% de los detenidos por militares en Ciudad Juárez ha sido responsabilizado de un crimen.” En otras palabras, el 98% restante estuvo bajo arresto –y sometido a bestiales interrogatorios– sin que haya cometido delito alguno. Gajes del olfato castrense.
Ya a principios de 2007 trascendió que, tras una emboscada a una unidad del Ejército en el Estado de Michoacán, los soldados torturaron y violaron a seis chicas de entre 14 y 17 años, además de arrestar ilegalmente a unas 36 personas cuyas casas fueron saqueadas. La pesquisa para dar con los autores del ataque narco derivó en una represalia indiscriminada contra la población. Lo cierto es que para las autoridades fue muy embarazoso reconocer que ése había sido el bautismo de fuego del Ejército en la “guerra santa” de Calderón.
Desde entonces –de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)– se han presentado 7.944 denuncias contra las Fuerzas Armadas por saqueos, torturas, asesinatos y desapariciones forzadas de personas. Claro que no fueron “excesos” ni “daños colaterales”, sino un estilo de trabajo. Un estilo basado en la creencia de que la sociedad civil es la retaguardia del “enemigo”. En ello cifraban los represores latinoamericanos de los ’70 su estrategia para combatir a la guerrilla. “Sacarle el agua al pez”, solían decir sus instructores. Otros, a ese recurso, lo llaman lisa y llanamente “terrorismo de Estado”.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

EL CHAPO RETROCEDE EN TAMAULIPAS Y SONORA

Guerras territoriales en Tamaulipas
07 de noviembre 2012
http://www.stratfor.com/analysis/mexico-security-memo-tamaulipas-turf-wars

La batalla por Reynosa
El 3 de noviembre, estallaron varias balaceras entre tropas mexicanas y sicarios narcos en varias áreas de Reynosa, Estado de Tamaulipas. Se informó sobre otro breve tiroteo entre pistoleros rivales en el centro comercial Plaza Real en Reynosa el 4 de noviembre. Existen datos contradictorios con respecto a los acontecimientos del 3 de noviembre, pero por lo menos cinco personas murieron y tres hombres armados quedaron detenidos. La serie de violentos enfrentamientos comenzó cuando dos grupos de hombres armados rivales combatieron unos contra otros cerca de los límites de la ciudad, sobre la carretera 40, que va de Monterrey a Reynosa. Algunos informes indican que los sicarios entraron a Reynosa y se dirigieron a una casa de seguridad, perteneciente a un líder de un grupo delictivo organizado, que se encuentra en el barrio de Villa Florida, y otros informes indican que los militares se acercaron a la casa de seguridad, donde se produjo un tiroteo.
A medida que los combates se extendieron a otros puntos de la ciudad, hombres armados secuestraron vehículos que utilizaron como barricadas para impedir el movimiento de la policía, los militares y los rivales. Al parecer, los pistoleros rivales eran miembros de Los Zetas y del cartel del Golfo; algunos informes indican que Los Zetas eran los agresores. Si en realidad Los Zetas comenzaron el conflicto, los acontecimientos reflejan una presión sostenida en un área controlada por el cartel del Golfo. Sin importar qué grupo fuera el agresor, estos enfrentamientos muestran que Los Zetas han hecho ya progresos en su intento por controlar Reynosa.
Es probable que la serie de detenciones importantes de los líderes del cartel del Golfo que comenzaron en agosto de 2012 hayan obstaculizado la capacidad del cartel del Golfo para defender su territorio contra Los Zetas, proporcionando oportunidades a Los Zetas para intensificar sus intentos de hacerse con el control del territorio del Golfo.
Como mínimo, si es que Los Zetas están mejorando su capacidad para contrarrestar al cartel del Golfo en Reynosa, la violencia intercartelaria y la violencia que implica a los militares, como los tiroteos de este fin de semana pasado, es probable que continúen. Si los eventos como los combates en Reynosa comienzan a incrementarse en Matamoros, se espera una mayor violencia en toda la región noreste de México.

Pérdidas de liderazgo de Sinaloa en el noroeste
El 1º de noviembre, los soldados capturaron a Jesús Alfredo "El Muñeco" Salazar Ramírez, un lugarteniente de alto nivel de la Federación de Sinaloa, en Huixquilucan, Estado de México. Salazar es el jefe de una célula de Sinaloa también conocida como Los Salazar, que al parecer trabaja directamente con el líder de la Federación de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, para traficar drogas ilícitas a través del oeste de Chihuahua y Sonora hacia los Estados Unidos. La detención de Salazar puede ser una oportunidad para que los rivales de Sinaloa en el noroeste de México intensifiquen aún más su intento de controlar el territorio de Sinaloa.
La detención de Salazar continúa a una serie de pérdidas de liderazgo de la Federación de Sinaloa, aunque su arresto es el más significativo. El 25 de agosto, las autoridades detuvieron a Jesús Francisco "El Pirata" Sarrazin Lohr, jefe de plaza de Los Salazar en Ciudad Obregón, Sonora, un área del estado de Sonora donde los rivales de Sinaloa están más activos. El 25 de octubre, hombres armados decapitaron al jefe de plaza de la Federación de Sinaloa en Uruachi, Estado de Chihuahua, Antonio Erives Arduno.
Durante el verano de 2012, los rivales de Sinaloa comenzaron a hacer incursiones en territorio de la Federación en el Estado norteño de Sonora, que hasta ese momento había estado en su mayor parte sin oposición. El 19 de julio, un tiroteo entre dos grupos rivales de sicarios dejó cinco personas muertas, entre ellas el hermano de un conocido lugarteniente de Sinaloa en Puerto Peñasco, Sonora. Con las recientes detenciones de Sinaloa, cualquiera de los grupos rivales que rodean la región (La Línea, Los Zetas, los restos de la Organización de los Beltrán Leyva) pueden incrementar sus esfuerzos para tomar el control de la región dado que la pérdida de los lugartenientes de Sinaloa ofrece una debilidad momentánea en la defensa de la región.

martes, 6 de noviembre de 2012

NARCOMANTAS DE LOS TEMPLARIOS CONTRA EL Z-40

“Los Caballeros Templarios” retan al “Z-40”
Ezequiel Flores Contreras
5 de noviembre de 2012
http://ht.ly/f4lkj

La organización criminal de Los Caballeros Templarios volvió a hacer sentir su presencia en esta entidad al colocar media docena de narcomantas contra Los Zetas en el corredor turístico Ixtapa-Zihuatanejo, justo donde el gobernador Ángel Aguirre Rivero realizó una gira de trabajo.
De acuerdo con reportes oficiales, las narcomantas fueron colocadas en distintos puntos de Zihuatanejo, uno de los puntos de la Costa Grande en disputa por distintos grupos delincuenciales.
El narcomensaje decía lo siguiente:
“Los Caballeros Templarios felicitan a la sociedad en especial a la que está siendo acosada por el cáncer de los Zetas, gracias por los datos y su hospitalidad en el Estado de Guerrero, gracias, falta poco y por eso volvemos a retar al Z-40 ya no asesines a inocentes, esta lacra solo enfrenta a nosotros no a la sociedad acaso no entiendes que nadie te quiere que solo pronunciar la letra zeta produce asco y miedo, no te metas con la sociedad”.
“Atentamente Los Caballeros Templarios”.
Hasta el momento, ninguna autoridad estatal ha emitido una postura sobre este hecho que se registra en medio de un recorrido que realiza el gobernador Aguirre en este importante destino de playa de la entidad que al igual que Acapulco, se encuentra hundido en una espiral de violencia e impunidad.

domingo, 4 de noviembre de 2012

DUARTE, NARCOS, MENONISTAS Y MINEROS: LOS DUEÑOS DE LA LEY SIEMBRAN EL CAOS EN CHIHUAHUA

El narco impone su ley en el desierto chihuahuense
Proceso, 3 de noviembre de 2012
http://ht.ly/f0MvS

Los barzonistas de Chihuahua se dicen víctimas del que consideran desgobierno de César Duarte. Incluso lo acusan del asesinato de su compañero Ismael Solorio y su esposa, todo por defender el agua de la que, dicen, se apropian los mineros y un grupo de menonitas pudientes. Y aun cuando han expuesto su problema en diversas instancias estatales y federales nadie les hace caso. Lo peor: Se enteraron de que sus cabezas tienen precio, pues algunos menonitas intentaron contratar a La Línea para que los ejecutaran. En esas tierras, las del desierto del norte del estado, los narcos imponen la ley. 

Con el rostro hinchado, morado por los golpes propinados dos días antes por empleados de la minera Mag Silver, Ismael Solorio entró al Palacio de Gobierno de Chihuahua acompañado de otros campesinos y defensores de los derechos humanos y le advirtió a Raymundo Romero, secretario de Gobierno del estado: “Si no se arregla el asunto de la mina en nuestro ejido Benito Juárez, va a haber muertos”.
Los integrantes de El Barzón que ese 15 de octubre lo acompañaban expusieron la campaña de linchamiento que enfrentan por su lucha en defensa del agua y se pronunciaron contra las extracciones ilegales por parte de la minera y de un grupo de menonitas con poder económico. De las amenazas, dijeron, se pasó a la agresión física; también aportaron información sobre el precio que, según relataron, los acaparadores ofrecieron a sicarios para que los mataran.
Una semana después, el 22 de octubre, Solorio –líder estatal del Barzón– volvió a entrar al palacio. Esta vez acompañado por su esposa, Manuela Martha Solís. Los dos iban en ataúdes color caoba. En ese recinto fueron velados.
Los barzonistas, enardecidos, indignados, adoloridos, insistieron en que se trató de un “crimen de Estado”. La policía estatal intentó desalojarlos pero no hubo manera: era mucha la rabia contenida.
Solorio Urrutia y su esposa fueron víctimas del desgobierno en esa entidad y de la inacción de las autoridades federales. Fueron asesinados por defender el agua, escasa en el desierto chihuahuense; por exigir el respeto a la veda impuesta en su región desde 1957, que prohíbe las perforaciones de nuevos pozos y las obras de retención del líquido.
El exdiputado Víctor Quintana, dirigente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el estado y quien estuvo presente en la reunión del 15 de octubre, dijo que dos días después de ese encuentro, Solorio, Martín Solís y Heraclio Rodríguez fueron amenazados ante el Congreso del estado por asalariados de la minera, quienes estaban acompañados por integrantes de la Confederación Nacional Campesina.
“En las videograbaciones del ‘acribillamiento verbal’ se puede apreciar a varios sicarios que actúan en el ejido Benito Juárez”, escribió el político.
En un céntrico hotel del Distrito Federal, Proceso entrevista a la abogada del Barzón,  Lucha Castro, también directora del Centro de Derechos Humanos de la Mujer (Cedehm). Están también los líderes estatales Rodríguez, Solís, Gabino Gómez y Joaquín Solorio, hermano de Ismael, quienes se dicen amenazados. Saben que se fijó un precio por su cabeza.
Hacen una pausa en medio de sus idas al Senado, a organizaciones de derechos humanos, a los medios, a oficinas de gobierno donde repiten el relato del asesinato anunciado y la historia de corrupción, negligencia, complicidad e irregularidades en el que está enmarcado.

Tierra de narcos
El noroeste de Chihuahua, donde se ubica el ejido Benito Juárez, es un enclave peligroso. Es una zona árida, de poca vegetación y altas montañas. Sus habitantes nutrieron los movimientos agrarios del siglo pasado y es cuna de personas como Solorio, que desde los noventa participó en cabalgatas, caravanas y marchas hacia la Ciudad de México en defensa del campo.
Hasta ahí se llega por caminos varicosos que cruzan montañas y despoblados, por los que se puede llegar a Estados Unidos. Es la ruta donde la droga se trafica por veredas. Es la ruta de pueblos fantasmas, silenciados, zona de desplazamiento por miedo (Proceso 1734).
Aunque en octubre de 2010 la PGR ofreció recompensas de 3 millones de pesos por los cabecillas de las bandas que operan en la zona, éstos siguen libres. Son Eduardo Gallegos Valdez, El Lalo; Óscar Rafael Ruiz Gallegos, El Junior; Juan Ismael Granillo Chavira, El Chorrias; Raúl Rueda Quiroga, El Pony; Guadalupe Méndez Basurto, El Gato; Ricardo Alfredo Rueda Quiroga, El Caballo; Luis Enrique Lira, El Barrica; Manuel Adrián García Rodríguez, El Balín; Lorenzo Gallegos Valdez o Rafael Chavira Rentería o Rafael Sánchez, El Borrego.
Durante este sexenio, en esa zona ocurrió la desaparición de cuatro defensas rurales y un teniente del Ejército que viajaban desde la fronteriza Ciudad Juárez a la serrana ciudad de Madera. Posteriormente desaparecieron dos maestros.
Ahí fueron asesinados Benjamín LeBarón y su cuñado, lo que dio inicio a las acciones de autodefensa de la comunidad mormona en el municipio de Galeana, aun bajo protección de policías federales (Proceso 1706). Después, José Alfredo Silly Peña, el coordinador nacional de inteligencia de la Policía Federal; les siguieron los dos agentes comisionados para investigar el crimen. Ambos fueron ejecutados en una mina de Benito Juárez, lo que propició la entrada del Ejército para “reventar” las casas de los narcos. Durante ese tiempo las tropas desaparecieron a los primos Nitza Paola Alvarado Espinoza, José Ángel Alvarado Herrera y Rocío Irene Alvarado Reyes (Proceso 1842).
En este contexto los barzonistas están en una situación complicada: requieren protección pero bajo un esquema distinto. Saben que si piden la intervención del Ejército o la Policía Federal, los narcotraficantes, los verdaderos amos del territorio, no les perdonarían haber calentado la plaza.
“Nuestra pelea no es contra ellos (los narcos), nuestra intención no es interferir en sus cosas. Nuestra denuncia es contra el gobierno omiso de la aplicación de leyes porque nos están dejando sin agua; no queremos que el gobierno aproveche este conflicto para hacer su tarea sucia y que nosotros seamos afectados porque nosotros vamos a seguir viviendo en la comunidad. Sólo queremos que aplique la ley por las demandas del agua y la minería ilegal, esclarezca el móvil, dé con los autores materiales e intelectuales y se responsabilice de nuestra seguridad sin calentar los ánimos de la región”, explican los barzonistas.
Por eso, dicen, les indignó que el jueves 1 por la noche un convoy de 70 camionetas de soldados y federales paseara por el ejido y se retirara dos horas después.

jueves, 1 de noviembre de 2012

HISTORIA DEL CARTEL DE SINALOA

El verdadero Chapo
01 de noviembre 201
Por Scott Stewart
 
Un mito ampliamente difundido nos quiere hacer creer que el capo mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera y su Federación de Sinaloa son menos violentos que muchos de sus competidores. Las declaraciones de los periodistas y analistas alegan que Sinaloa es más serio que Los Zetas, cuya reputación de brutalidad está bien documentada, y que esta comprensión del negocio de alguna manera hace que el grupo sea relativamente benigno. A su vez, esto ha llevado a muchos a creer que el gobierno mexicano podría cerrar un acuerdo con el líder de una de las mayores organizaciones criminales de México.
Sin embargo, un examen detallado de la evolución de Sinaloa demuestra la civilidad no es el sello distintivo del grupo. De hecho, la historia de la guerra de los carteles de México en la última década revela que Guzmán, su Federación de Sinaloa y varios de los carteles asociados han sido territorialmente más agresivos que cualquier otro cartel mexicano.

Expansión y Escalada
Las incursiones de Sinaloa alteraron el equilibrio de poder que Miguel Angel "El Padrino" Félix Gallardo había establecido a finales de 1980 cuando Guzmán se apropió de territorios criminales para sí y para otros de sus lugartenientes. Decenas de miles de personas han muerto a causa de las guerras que surgieron de este desequilibrio.
Esto se debe a las accioness de expansión de Guzmán que se producen necesariamente al invadir el territorio de un rival. A principios de 1990, envió a las fuerzas de Sinaloa a Tijuana, Estado de Baja California -controlada en ese momento por los hermanos Arellano Félix- para comprar casas-almacén y para la construcción de un túnel para el tráfico de drogas por la frontera. En respuesta, los hermanos torturaron y asesinaron a los operativos de Sinaloa en Tijuana, e incluso intentaron asesinar a Guzmán. Sinaloa respondió en noviembre de 1992, cuando sus agentes trataron de matar a Francisco Javier y Ramón Arellano Félix en una discoteca de Puerto Vallarta.
La guerra entre Sinaloa y los hermanos Arellano Félix marcó el comienzo de una escalada de la guerra de cárteles de México. Los cárteles comenzaron a contratar a agentes de policía para trabajar como operativos. Con el tiempo, el cartel del Golfo creó a los Zetas, un grupo compuesto principalmente por ex soldados de las fuerzas especiales aerotransportadas mexicanas. Así fue que la guerra de carteles se militarizó. Los grupos de tareas ya no eran matones entrenados con armas de fuego, sino que eeran equpos de fuego capacitados para maniobrar y utilizar sus armas.
Buscando refugio de los hermanos Arellano Félix, Guzmán huyó a Guatemala, pero fue detenido en junio de 1993. Fue extraditado a México, donde continuó dirigiendo sus empresas criminales desde la seguridad de una celda de la prisión hasta que se escapó en enero de 2001.
Cuando el líder del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén fue detenido en marzo de 2003, Guzmán vio la oportunidad de hacer un movimiento en el territorio del cartel del Golfo, especialmente en la lucrativa plaza de Nuevo Laredo, el más concurrido punto de entrada para camiones desde México hacia Estados Unidos, que ofrece acceso directo al corredor de la autopista interestatal 35.
El empuje de Guzmán en Nuevo Laredo fue encabezado por los hermanos Beltrán Leyva, quien convenció a bandas locales como Los Chachos a volverse contra el cartel del Golfo. Los sicarios de Beltrán Leyva ayudaron a las fuerzas locales y, finalmente, se formó un grupo híbrido cuando un ciudadano de los EE.UU. y un miembro de Los Chachos llamado Edgar "La Barbie" Valdez Villarreal asumió el mando del grupo ejecutor de Sinaloa llamado Los Negros.
Los Zetas respondieron fuertemente a la incursión de Sinaloa en Nuevo Laredo y estalló una sangrienta lucha por el control de la ciudad. A mediados de 2005, la ley y el orden habían quedado casi descompuestos completamente en Nuevo Laredo, y el entonces presidente Vicente Fox desplegó la policía federal y las unidades del ejército para tomar el control de la ciudad. Pero incluso estas fuerzas fueron insuficientes para detener la violencia, que se mantuvo durante tres años, hasta que se hizo evidente que Los Zetas no iban a ser derrotados. En ese momento, Guzmán había comenzado a enfocarse en otros lugares para poder expandirse.

Un jefe de muchos grupos
El 11 de septiembre de 2004, sicarios de Sinaloa mataron a tiros a Rodolfo Carrillo Fuentes, dirigente de la organización de Vicente Carrillo Fuentes, también conocido como el cartel de Juárez, cuando salía de un teatro en Culiacán, estado de Sinaloa. El hermano de Rodolfo Vicente tomó represalias contra el hermano de Guzmán, que fue asesinado en la cárcel. Esta cadena de acontecimientos desató una guerra entre las dos organizaciones por el control de las plazas de Ciudad Juárez y de de Chihuahua, que continúa hasta nuestros días. Mientras que el cártel de Juárez es sólo una sombra de lo que fue, Sinaloa tiene el control casi consolidado del estado de Chihuahua. A pesar de ello Chihuahua sigue siendo el segundo estado más mortífero en México a causa de esta lucha.
Mientras tanto Sinaloa había reanudado sus esfuerzos por controlar Tijuana. Una serie de arrestos y la muerte de los hermanos Arellano Félix, que constituían el núcleo dirigente de la Organización Arellano Félix, dejaron severamente dañada la capacidad operativa del degradado grupo. A principios de 2008, la lucha interna entre la facción leal al sucesor de los hermanos Arellano Félix, Luis Fernando "El Ingeniero" Arellano Sánchez, y los leales al sicario superior del grupo, Teodoro "El Teo" García Simental, degradaron aún más a la organización. Este conflicto provocó niveles marcados de violencia en la región hasta que la policía federal mexicana desmanteló la facción de García Simental.
Desesperado por conseguir apoyo contra Sánchez Arellano, García buscó la protección de la Federación de Sinaloa, que sabía que había estado tratando de reclamar Tijuana desde hacía años. En definitiva, la estrategia fracasó, pero la prolongada batalla dejó a la facción Sánchez Arellano de la AFO extremadamente débil. En la segunda mitad de 2010, la Federación de Sinaloa utilizó la apertura ofrecida por García para consolidar el control sobre partes del oeste de Baja California, a saber, las regiones de Tecate y Mexicali, posicionándose para apoderarse de Tijuana.
Sabiendo que no podría soportar otra larga batalla contra un grupo mucho más grande y con recursos, la AFO llegó a un acuerdo con Sinaloa por el que ambos grupos operan de manera independiente y cumpliendo con un pacto de no agresión. Con Tijuana asegurado, Sinaloa controla las plazas desde el oeste de Juárez hasta Tijuana.
En un escenario similar, el cartel del Golfo se dirigió a Sinaloa y a La Familia Michoacana en busca de ayuda contra Los Zetas, que se había desprendido de su grupo principal a principios de 2010. Los tres grupos formaron una alianza que se refiere a sí misma como la Nueva Federación. La atención de Guzmán una vez más se dirigió a los lucrativos corredores de contrabando en el noreste. Con la ayuda de los sicarios de Sinaloa y de La Familia Michoacana, el cartel del Golfo fue capaz de empujar a los Zetas fuera de Reynosa. Para mediados de 2010 Los Zetas estaban bajo una fuerte presión de las fuerzas de la Nueva Federación. Sin embargo, varios acontecimientos de ese año, incluyendo la muerte de un estrecho aliado de Guzmán, Ignacio "El Nacho" Coronel, el 29 de julio y el 10 de diciembre la muerte del líder de La Familia Michoacana, Nazario "El Mas Loco" González Moreno, dieron a Los Zetas una oportunidad para recuperarse.
En 2011, Sinaloa emprendió otra gran incursión en territorio de Los Zetas, esta vez dirigida hacia Veracruz. Para ello, utilizó otro grupo de la red de aliados como brazo, el Cartel de Jalisco Nueva Generación, que comprende a los restos de la organización de Coronel que viajaron a través de México desde su propia casa en Guadalajara. A veces, operando bajo el nombre de Los Matazetas, el CJNG comenzó a matar a Los Zetas -y a la gente que se creía que eran partidarios de Los Zetas- en Veracruz. A finales de septiembre y principios de octubre de 2011, el CJNG había realizado varios destacados vertederos de cadáveres de personas consideradas miembros de Los Zetas. En un incidente ocurrido el 20 de septiembre de 2011, 35 cadáveres fueron arrojados en una calle de mucho tráfico. Más tarde se determinó que la mayoría de estas víctimas no eran miembros de Los Zetas.
Como muestra el CJNG, el cartel de Sinaloa ha formado varios grupos de combate en la última década. Estos grupos han incluido a Los Negros, el CJNG, La Gente Nueva (también conocido como Los Chapos) y Los Antrax. Estas organizaciones operan bajo sus propios nombres, como hicieron Los Zetas cuando eran el brazo armado del cártel del Golfo. Pero al igual que Los Zetas, que actuaban en nombre del cartel del Golfo, los sicarios de Sinaloa actúan a instancias de Guzmán y sus lugartenientes.
Los casos de brutalidad de Sinaloa abundan. El líder de Los Negros, Valdez, torturó y ejecutó a cuatro miembros de Los Zetas en un video enviado a The Dallas Morning News; el CJNG dejó 35 cadáveres en el centro de Veracruz y los sicarios de Sinaloa dejaron grupos de cuerpos desmembrados en Nuevo Laredo acompañados de narcomantas firmadas "El Chapo" en varias ocasiones entre marzo y mayo de 2012. Se trata de acciones del cártel de Sinaloa, y son tan viciosas como las acciones de los otros grupos.
Algunos creen que la paz sobreviene una vez que el cartel de Sinaloa afirma su control sobre un área, pero eso no es necesariamente cierto. La violencia disminuyó en Juárez después de que Sinaloa arrebató el control de la plaza, pero en Chihuahua se continúa luchando con violencia. De hecho, tres de los cuatro estados más violentos de México -Chihuahua, Sinaloa y Guerrero- están en el área de control de Sinaloa. No hay soluciones rápidas a la violencia en México, y no hay razón para creer que un pacto de gobierno con Guzmán demuestre lo contrario.

NARCOGUERRA EN LA SIERRA TARAHUMARA: MURIÓ EL "ROBIN HOOD", ERIVES ARDUÑO

La narcoguerra en la Sierra Tarahumara y la caída de un ‘Robin Hood’
Proceso, 31 de octubre de 2012
http://ht.ly/eVOQO

La ejecución del jefe del cártel de Sinaloa en el municipio de Uruachi, Antonio Erives Arduño, de 39 años, el sábado pasado, alertó a los habitantes de los poblados de la región. Desde finales de marzo del año pasado, el líder del grupo delictivo se posicionó en Uruachi como el “protector” de los ciudadanos, ante la falta de respuesta y garantías de seguridad por las autoridades de todos los niveles.
Toño Erives, como se le conocía, ayudaba a la gente con dinero, con despensas; defendía a quien no se metía con él, rescataba a adolescentes que eran reclutados por otro grupo para delinquir, pero también los enlistaba o “enganchaba” en el suyo.
Durante un año, Antonio Erives logró mantener en “calma” el municipio, pero el sábado pasado por la mañana llegó su rival, uno de los líderes del grupo criminal La Línea, apodado El Vaquero, para pelear el territorio. El enfrentamiento mantuvo a los habitantes en sus viviendas.
De acuerdo con las autoridades locales, fueron varios los muertos, aunque se desconoce el número preciso. El enfrentamiento duró más de cinco horas.
En la Sierra Tarahumara tal parece que hay permiso para matar. Autoridades y sociedad le endosan la culpa a las mismas familias, a las comunidades que han sembrado y producido, durante décadas, mariguana y amapola, principalmente, sin darse cuenta de que la violencia ha alcanzado a poblados enteros y fabricado miles de víctimas que permanecen en el anonimato.
Los enfrentamientos entre narcotraficantes son históricos, los pobladores dicen que siempre ha habido gente armada; indígenas y mestizos siempre han sembrado droga. Y esa justificación parece extenderse para dar permiso de matar a quien sea, sin importar la causa ni cuántos sean, porque la Sierra de Chihuahua es la “tierra de nadie”.

El poderío de Toño Erives
La última semana de marzo y principios de abril de 2011, el enfrentamiento entre los dos grupos delictivos, el cártel de Sinaloa y La Línea, llevó a un pueblo entero a pasar las noches en el monte. Durmieron esa semana a la intemperie y con bajas temperaturas. Fue en Jicamórachi, del municipio de Uruachi.
La mañana del 9 de abril, Lidia, sobrina política de Antonio Erives, bajó de una de las montañas. La acompañaban su suegra, varias tías y un grupo de niños, quienes habían huido después de que unos desconocidos quemaron cinco de sus propiedades.
Toño Erives, uno de los tíos de su esposo (quien fue asesinado en 2009 a los 19 años) escaló importantes posiciones en La Línea, brazo del cártel de Juárez. Pronto comenzó a destacar en esa organización; sin embargo, el cártel de Sinaloa lo convenció para que se uniera a ellos y comenzó su poderío en la región.
“Era un hombre noble –dice Lidia–, daba protección, ayudaba a la gente, les prestaba las trocas para ir a los hospitales. Es un hombre con facciones atractivas, buena gente.”
En marzo de 2011, llegó El Vaquero, uno de los líderes de La Línea, y exjefe de Erives a Jicamórachi. Había un baile de coronación de reina. Hubo un pleito entre el mismo grupo, los vecinos del lugar indicaron que uno de ellos llevaba una camioneta cargada con droga y ahí mataron a uno de los hombres.
Dos días después, un comando con vestimenta de policías federales quemó seis casas, entre éstas la del médico del pueblo, y varios vehículos. El grupo rebelde ingresó al pueblo disparando sin blanco específico. La gente, ancianos, niños, familias completas, corrieron al monte. Jicamórachi está enclavado entre varias montañas.
Algunas familias alcanzaron a huir y más de la mitad de las 122 familias del poblado ya no regresó, indicó una de las excomisarias ejidales de origen tepehuano. Los pobladores permanecieron todo un fin de semana en el monte, los camiones distribuidores ya no llegaban hasta Jicamórachi por el riesgo que implicaba el camino. Los niños se enfermaron, el clima era fresco, motivo que los obligó regresar a sus hogares.
De los pobladores que permanecieron en el monte y no huyeron a otras ciudades regresaron casi todos, menos la familia de Lidia, quien permaneció en el monte con sus tías. Las casas que quemó el grupo armado eran de su familia. También quemaron una carpintería, propiedad del papa de Antonio Erives. A principios de abril llegó el Ejército a instalarse en la primaria de Jicamórachi y fue así como los habitantes pudieron regresar a sus viviendas.
Atemorizada, Lidia bajó del monte; no emitió palabra, sólo asentía con la cabeza que su deseo era permanecer con su suegra y su familia política. Se negó a abandonar aquel poblado en donde vivió un breve matrimonio y convivió cara a cara con la violencia, aquella que llegó a cobrar facturas de la práctica ilícita y naturalizada durante décadas en la sierra Tarahumara.
En ese entonces, la joven evadía cualquier mirada de quien le preguntaba detalles de aquellos eventos violentos. Le propusieron salir del pueblo para ir con su familia, pero no aceptó, indicó que su deseo era no dejar solas a su suegra y a sus tías.
Una semana después, salió del pueblo con su familia política. La Policía Estatal Única les ofreció apoyo para salir del pueblo en helicóptero. Llegaron a Sonora y semanas después, Lidia decidió ir con su familia a una de las ciudades grandes del estado. Consiguió trabajo en una tienda departamental, se mostraba serena y durante su hora de comida, accedió a hablar sobre su vida en Uruachi.
Aceptó que requiere apoyo psicológico. Estaba decidida a retomar su vida. Unas semanas después se casó y ahora espera un bebé.

Ola de balaceras
Después que los sicarios tomaron el pueblo de Jicamórachi en contra de Erives, en marzo de 2011, éste y su gente emboscaron una caravana de automóviles del grupo contrario, que transitaba por uno de los caminos del municipio. El blanco era el líder del otro grupo, El Vaquero, quien logró salvarse y huir en un vehículo blindado, refirió un adolescente familiar de Lidia que, además, es parte del grupo de Erives.
Como venganza, días después, gente al mando de El Vaquero tomó un camión de pasajeros donde viajaba la hermana de Antonio Erives, una regidora de Uruachi. Los pistoleros la secuestraron y comenzaron la negociación: la plaza a cambio de la mujer.
El acuerdo fue encontrarse en un lugar cercano a Gosogachi.
La regidora fue llevada en un helicóptero y entregada a su hermano, pero la habían torturado: le quemaron los pies. Luego de recibir a su hermana, “se hizo la guerra”; ambos grupos se enfrentaron desde diferentes cerros. Ganó el grupo de Toño.
En ese mismo lapso, otro poblado de Uruachi, Memelichi, también fue tomado. Por correos electrónicos, los afectados indicaron a sus conocidos que no dejaban salir a nadie del pueblo. Por temor, los hombres corrieron a esconderse, pero mujeres y niños se quedaban en el pueblo.
Después de la “guerra”, el enemigo de Erives llegó con unas 70 personas armadas a la cabecera municipal para iniciar una balacera durante cinco horas. Participaron, además del grupo de Toño, policías mal armados y “tres o cuatro jóvenes” que se subieron a las azoteas a disparar para que los rivales no supieran de dónde llegaban los balazos.
Disparaban desde las azoteas y mataron a varios. Los habitantes con quienes se logró tener comunicación vía telefónica, aseguraban que vieron cómo hirieron y mataron a varios, pero el mismo grupo se llevaba los cadáveres, por lo que se desconoce la cifra exacta de los muertos o heridos.
Las señoras relataban que veían a adolescentes ingresar por sus patios con armas grandes, iban temerosos. Los mismos pobladores aseguran que en la “guerra” que sostuvieron había varios jornaleros de la pizca de la manzana, que fueron reclutados.
El presidente municipal, Aldo Campos Rascón, dio a conocer un día después, que el pueblo estaba en shock; había muchas casas baleadas y los vidrios de los vehículos estrellados. Aseguró que eran unas 10 personas las que presentaron lesiones. El alcalde solicitó presencia permanente de las fuerzas armadas para intentar contener la violencia.
“Si no se pone alto a esta situación, la Sierra va convertirse en un polvorín. Se está dando el caso de que la población se está armando o quiere participar en una forma u otra en estos grupos y los que más se van, son los jóvenes”.
“Es poco de todo, la gente se cansa de vivir así, en el miedo, tratan de tomar partido para un lado u otro. Estamos complicados y si no tenemos cuidado se nos va a volver un polvorín en corto plazo. La gente está inquieta, hay desconfianza”, advirtió el alcalde.
Ante esa situación, de pronto, los habitantes de todo el municipio se vieron protegidos con Toño Erives y su gente, quien suplió funciones de las autoridades, desde la protección de sus vidas hasta traslados a hospitales y apoyo para alimentarse.
A partir de aquella ocasión, finales de marzo y principios de abril de 2011 se registraron ejecuciones aisladas y muy esporádicas, hasta el fin de semana pasado, cuando el grupo contrario abatió a Antonio Erives, quien se había convertido en el “Robin Hood” de los habitantes de Uruachi. Ahora el temor, es cómo se acomodarán ambos grupos y las decisiones que los líderes tomarán.

miércoles, 31 de octubre de 2012

EL JEFE NARCO COLOMBIANO ARRESTADO EN BUENOS AIRES PROVEÍA A LOS ZETAS

En Colombia aseguran que "Mi Sangre" era el mayor proveedor de Los Zetas
31.10.12
http://www.clarin.com/narcotrafico/Colombia-aseguran-Sangre-proveedor-Zetas_0_802120033.html

El sindicado jefe narco Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre", era "el mayor proveedor de cocaína" del cartel mexicano de Los Zetas, afirmó hoy el director de la Policía Nacional de Colombia, general José Roberto León.
En conferencia de prensa, León dijo que "Carlos Mario", el otro apodo con el que se le conoce, se vio obligado a salir de su país por la presión de las fuerzas de seguridad hace unos dos años y desde entonces se lo buscó en varias ciudades de la región hasta que se instaló en el Gran Buenos Aires.
Según la agencia EFE, el jefe policial dijo que a López Londoño se lo buscó en Ecuador, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Brasil, Panamá, Argentina y México y que hubo dos operaciones previas a las de hoy para detenerlo. Una fue en Argentina y logró escapar, y la otra en Paraguay, pero fue abortada al coincidir con el golpe de Estado contra el ex presidente Fernando Lugo, en junio pasado.
"Hace dos meses regresó a Buenos Aires y lo ubicamos", subrayó el general colombiano, quien señaló que "Mi Sangre" fue localizado gracias a informes de los servicios de inteligencia y con la ayuda de las autoridades argentinas y la DEA (Policía Antinarcóticos) de Estados Unidos.
La búsqueda implicó el despliegue de "tecnologías de control técnico para saber todos sus movimientos" y de "tecnología satelital en coordinación con las autoridades argentinas", explicó León. Los satélites se usaron para conocer los desplazamientos que "Mi Sangre" hacía en "carros de alta gama", indicó el jefe policial.
León agregó que López Londoño vivía en las afueras de Buenos Aires con su esposa y dos hijos, se hacía pasar por "empresario venezolano" y llegó a habitar hasta cinco domicilios. Al parecer, agregó, el colombiano estaba gestionando documentos en la embajada de Ecuador en Buenos Aires.
Con una trayectoria delictiva que se remonta a los años '90, "Mi Sangre" era uno de los cabecillas de "Los Urabeños", grupo de origen paramilitar del que era "financiador", agregó el jefe policial.}
Además, controlaba lo que quedaba de la llamada Oficina de Envigado, cuya base está en la localidad cercana a Medellín que tiene ese nombre y que se dedica a blanquear dinero del narcotráfico, a la extorsión y al sicariato.
La Oficina de Envigado fue creada por Pablo Escobar Gaviria, jefe del desaparecido cártel de Medellín, y tras la muerte de éste pasó a manos de "Don Berna", alias del narcotraficante y paramilitar Diego Fernando Murillo.
"Don Berna" fue extraditado a Estados Unidos en 2008 junto a otros doce ex jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar cuya disolución en 2006 dio origen a bandas de narcotraficantes como la de "Los Urabeños".
Una serie de "alianzas con narcotraficantes y temibles delincuentes" le permitió a López "conocer la geografía colombiana y las distintas redes del narcotráfico", apuntó el director policial.

CAE JEFE NARCO COLOMBIANO EN BUENOS AIRES

Cae un jefe narco colombiano en un restaurante de Pilar
Es Henry de Jesús López. Integraba una banda de paramilitares.
31/10/12
http://www.clarin.com/policiales/Cae-narco-colombiano-restaurante-Pilar_0_802119877.html

Un poderoso narcotraficante colombiano, uno de los más buscados en su país y que era requerido por la DEA –la agencia antidrogas estadounidense–, fue capturado anoche en un restaurante de Pilar. Se trata de Henry De Jesús López Londoño, alias “Mi Sangre”, uno de los líderes del cartel de Los Urabeños.
Según informaron fuentes judiciales, el operativo que terminó con la detención del narco, de 41 años, fue llevado adelante por la Dirección General de Operaciones de la Secretaria de Inteligencia.
El procedimiento había sido ordenado por el juez federal Sebastián Ramos, a cargo de la investigación originada en un pedido de captura internacional. La detención se concretó en un local ubicado en San Martín 299 y Ruta Nacional 8.
}Los Urabeños es una organización de paramilitares vinculados al narcotráfico, considerada una de las cuatro agrupaciones de la mafia más peligrosas de Colombia , junto con Los Rastrojos, el Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia (ERPAC) y las Águilas Negras.
Según las primeras informaciones que trascendieron anoche, las operaciones que llevaba adelante “Mi Sangre” tienen como eje a la ciudad de Medellín, capital del departamento de Antioquía.
Según los organismos de inteligencia colombianos, López Londoño llegó en 2009 a la región del Golfo de Urabá –vecina a Panamá y que incluye a los departamentos de Antioquia, Córdoba, Chocó y el Tapón de Darién– y comenzó a trabajar con los hermanos Úsuga David en el desarrollo de rutas internacionales de tráfico hacia el norte y Venezuela.
En mayo pasado, ya había sido capturado en Medellín Edison Gómez Molina, mano derecha de López Londoño.

LA NEGOCIACIÓN CON LOS NARCOS YA EMPEZÓ

La negociación con el narcotráfico mexicano ya comenzó: testigos protegidos
Norberto Emmerich

Primero, el 7 de octubre, fue la muerte de “El Lazca” Lazcano Lazcano, a la salida de un partido de béisbol en Progreso, la localidad donde vivía, en el Estado de Coahuila. El traslado de su cadáver a una funeraria en Sabinas, sin custodia ni protección, permitió su posterior robo y total desaparición. Los marinos que lo habían abatido desconocían de quién se trataba y apenas tomaron sus huellas dactilares y unas fotos, antes de despacharlo a la funeraria. Rápidamente comenzaron a crecer las especulaciones, alimentadas por algunas contradicciones e inconsistencias de los datos aportados por la Procuración General de la República.
Luego fue la muerte de “El Ondeado”, Manuel Torres Félix, miembro de la Federación de Sinaloa, el 13 de octubre, en el poblado de Oso Viejo, departamento de Quila, Culiacán. El Procurador de Justicia sinaloense, Marco Antonio Higuera Gómez, confirmó a los medios la muerte de "El Ondeado", pero con información basada en fuentes del propio Ejército Mexicano. “No hay parte oficial ni periciales que nos confirmen que se trata de esta persona, me estoy basando en lo que nos ha dicho el propio Ejército”, dijo Helguera.
Y finalmente el 23 de octubre aconteció la muerte en Guadalupe, Estado de Zacatecas, de Abel Isaac Aquiahuatl García, alias "El Comandante King Kong", jefe de plaza de Los Zetas en Ojacaliente, Estado de Zacatecas. A pesar de que la Semar (Marina de Guerra) aseguraba que Aquiahuatl era el hombre que habían abatido, las autoridades no dieron a conocer ninguna información adicional que permitiera para identificar el cadáver.
Entre el aumento de las operaciones militares, la acción creciente de los grupos rivales en el área y la distancia entre la localidad zacatecana y la base tradicional de Los Zetas en Nuevo Laredo, en el noreste de México, un líder de los Zetas en un poblado como Guadalupe sería muy vulnerable a los ataques rivales o a la acción militar. Por lo tanto, probablemente no desempeñaba un papel imprescindible dentro del grupo. En cambio un líder de alto nivel que quisiera minimizar el riesgo probablemente enviaría a alguno de sus subordinados a Zacatecas para que lo represente.
El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Omar Fayad, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lamentó que "un gran acierto de las autoridades responsables del combate al crimen organizado y el narcotráfico" haya sido presentado "de esa manera".
"Lejos de ser entonces el gran golpe del gobierno al cartel de Los Zetas, se queda en una serie de especulaciones. Hubo una desprolijidad en el manejo informativo, y ya corre una hipótesis de que Lazcano es un testigo protegido y, por eso, el cuerpo desaparece en condiciones tan singulares. No veo cómo lo van a justificar. Es el criminal más buscado en este país, ofrecen una gran recompensa millonaria, pero no tuvieron la capacidad para someter al cuerpo a todo tipo de medidas de seguridad", criticó el legislador adelantando la hipótesis que preocupa a todos los investigadores.
Lo mismo afirmó el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Armando Ríos al considerar que la pérdida del cadáver "deja una suerte de historia tenebrosa que esperamos no se convierta después, como ha ocurrido, en una telenovela en la que [Lazcano] aparezca o pueda ser que termine siendo un testigo protegido".
En la página 21 del Nº 1878 de la Revista Proceso se dice que “es posible que el capo [El Lazca] esté vivo, tal vez como testigo protegido de Estados Unidos, y que su presunto fallecimiento no sea más que el montaje de un gobierno al que le urge cerrar ese capítulo”.
En el caso de “El Ondeado” y de “King Kong”, el escenario es aún más claro: la información de su muerte solo se basa en datos militares, sin ninguna contrapartida civil.

¿Por qué una negociación?
El cambio de gobierno en México obliga a un cambio o por lo menos una puesta al día de la estrategia de guerra contra el narcotráfico implementada a través de la Iniciativa Mérida.
Uno de los grandes éxitos de la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa es haber logrado convertir una política de gobierno surgida por urgencias de gobernabilidad, en una política de Estado al servicio del modelo de acumulación de los sectores más concentrados y atrasados del capital mexicano, dependientes del Departamento de Estado.
Tras seis años de una masacre continua y el consiguiente disciplinamiento casi absoluto de la mano de obra, los indicadores macroeconómicos se mostraron estables pero el reguero de sangre se volvió socialmente difícil de sostener. La crisis económica mundial no ingresó a México, pero sí provocó un encarecimiento relativo de la mano de obra china y un calentamiento de la disputa entre Brasil y México por ocupar un lugar más relevante como fábrica del mundo.
La reforma laboral que México está impulsando en estos días es la llave más importante del modelo de acumulación vigente. Se requiere un reajuste de los mecanismos de control y disciplina para balancear entre la necesaria eliminación de la mano de obra inviable, el abaratamiento y reserva del resto y una cuota de violencia socialmente aceptable.
Los carteles se encargarán de la limpieza social, la administración se encargará del ejército industrial de reserva y la Policía Militar se encargará de administrar la violencia.
El Ejército se retirará del centro de la escena, los carteles serán convidados a un lento retorno a territorios controlables y cercanos, la violencia será eliminada como espectáculo y el narcotráfico volverá a su aspecto estrictamente económico.

El narcotráfico mexicano en el futuro
Solo la Federación de Sinaloa podrá seguir operando como cartel nacional, en términos geográficamente estables y con estándares de violencia aceptables. Los líderes de Los Zetas, dado su origen estatal militar, se convertirán en testigos protegidos del gobierno estadounidense, mientras su base militante y armada será eliminada.
Algunos indicadores marcan el hecho de que el acuerdo se estableció con cierta demora, a raíz de los errores cometidos por Enrique Peña Nieto durante la campaña electoral, el surgimiento del movimiento #Yo soy 132 y la discutida trasparencia de las elecciones. El Cartel de Jalisco Nueva Generación, con un vasto alcance geográfico y con centro en el tradicional bastión narcotraficante del país, Guadalajara, no parece formar parte de ningún acuerdo previamente pactado. Y la ruptura de Iván “El Talibán” Velázquez Caballero con Los Zetas y su pase al Cartel del Golfo indica que algunos líderes narcos ya han tomado nota de los reacomodos, comprenden la situación y se ubican en un nuevo contexto, buscando alineamientos con Sinaloa que no parezcan una sumisión. Algo distinto sucede con “Los Legionarios”, grupo escindido de Los Zetas, sin afiliación aparente, que protesta contra la “traición” del Z-40. En este caso se verá si son capaces de reaccionar a tiempo y buscar un socio en el cual apoyarse.

"KING KONG": TERCERA MUERTE SOSPECHOSA (EL ONDEADO, EL LAZCA, KING KONG)

Un alto jefe de Los Zetas muerto en Zacatecas
31 de octubre 2012
http://www.stratfor.com/analysis/mexico-security-memo-senior-los-zetas-leader-killed-zacatecas

Tiroteo en Zacatecas
La Armada de México y un grupo de sicarios se involucraron en un tiroteo que dejó siete sicarios muertos el 23 de octubre en Guadalupe, Estado de Zacatecas. El choque duró más o menos 90 minutos y habría comenzado cuando los militares irrumpieron en una casa de seguridad utilizada por los pistoleros. La lucha se extendió a otras zonas de la ciudad. Después del tiroteo, los militares acordonaron de inmediato el área alrededor de la casa de seguridad e incautaron las armas y municiones. Curiosamente, la Armada aseguró el cuerpo de uno solo de los hombres armados del cual se informó en el momento que era un importante líder del crimen organizado que opera en Coahuila, Zacatecas y San Luis Potosí, mientras que los otros cuerpos fueron dejados en el lugar a cargo de las autoridades locales.
Algunos medios de prensa 24 de octubre informaron que uno de los fallecidos era Omar "Z-42" Treviño Morales, hermano del máximo líder de Los Zetas, Miguel "Z-40" Treviño Morales. Incluso algunos informaron que se trataba del propio Miguel Treviño. Sin embargo, informes posteriores dijo que las autoridades navales habían identificado el hombre en cuestión como Abel Isaac Aquiahuatl García, alias "El Comandante King Kong" - jefe de plaza de Los Zetas en Ojacaliente, Estado de Zacatecas. A pesar de que estos informes más recientes no han entrado en conflicto con los informes anteriores de que Aquiahuatl era el hombre llevado por la Marina de guerra, las autoridades no han dado a conocer ninguna información adicional para identificar al hombre. Suponiendo que el fallecido es Aquiahuatl, y teniendo en cuenta que él fue encontrado en un área fuertemente en disputa que está lejos de ser un bastión de Los Zetas, es poco probable que su muerte tenga repercusiones significativas para la organización en su conjunto. Más bien, su impacto es un hecho aislado frente a las rivalidades en curso entre los carteles en el Estado de Zacatecas.
Varias organizaciones criminales -Los Zetas, el cartel del Golfo y un grupo disidente de Los Zetas dirigido por Iván "El Talibán" Caballero Velázquez antes de su arresto el 26 de septiembre- están actualmente luchando en el Estado de Zacatecas. La violencia se incrementó sustancialmente en el verano de 2012 dada la escisión de Velázquez de Los Zetas y su alineación con los rivales de los Zetas, el cartel del Golfo. El repunte de la violencia ha llevado a los militares a incrementar las operaciones, como el raid del 23 de octubre, en el Estado de Zacatecas.
Entre el aumento de las operaciones militares, la acción creciente de los grupos rivales en el área y la distancia desde la base tradicional de Los Zetas en el noreste de México, un líder de los Zetas en una ciudad como Guadalupe sería muy vulnerable a los ataques rivales o a la acción militar. Por lo tanto, probablemente no desempeñaba un papel imprescindible dentro del grupo. En cambio un líder de alto nivel que quisiera minimizar el riesgo probablemente enviaría a alguno de sus subordinados a Zacatecas para que lo represente.

Policías corruptos en Cancún
El comandante de la 34a Zona Militar, el general Anastasio García Rodríguez, afirmó durante una conferencia de prensa el 24 de octubre que aproximadamente el 90% de la policía municipal de Benito Juárez, Quintana Roo, había sido corrompida por los cárteles de la droga. García Rodríguez agregó que gran parte de la corrupción se inició durante el mandato del ex jefe de la policía, Benito Juárez Francisco "El Vikingo" Velazco. Velazco fue detenido en 2009 por presuntos vínculos con Los Zetas.
En respuesta a la declaración de García Rodríguez, Julián Ricalde Magaña, alcalde de Cancún (que se encuentra en el Estado de Quintana Roo), dijo que el general no tenía pruebas. Más tarde, el 26 de octubre Ricalde dijo que no podía dar fe de la policía municipal. El gobernador del Estado de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, dijo el 25 de octubre que se llevaría adelante una investigación sobre las denuncias del General.
No está claro si alguna de las autoridades militares o el Estado tomará medidas contra la supuesta corrupción de la policía, o si el presunto porcentaje de oficiales corruptos es preciso. Sin embargo, la decisión de aumentar las obligaciones policiales de la Policía Militar o Federal en Cancún o de purgar la Policía Municipal, podría aumentar los niveles generales de violencia, al menos en el corto plazo.

martes, 30 de octubre de 2012

PANORAMA DEL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO: CARTEL POR CARTEL, OCTUBRE 2012

Actualización de la guerra mexicana contra el narcotráfico: pronóstico del Cuarto Trimestre
29 de octubre 2012
http://www.stratfor.com/analysis/mexican-drug-war-update-fourth-quarter-forecast


Durante el tercer trimestre continuó el conflicto en todo el país polarizado entre Los Zetas y la Federación de Sinaloa. Este conflicto puede ser complicado si el Cartel de Jalisco Nueva Generación, el que había estado bajo control de la Federación de Sinaloa, actúa ahora de forma independiente. Los Zetas, ahora dirigidos por Miguel "Z-40" Treviño Morales, continuaron luchando contra otras organizaciones criminales alineados con la Federación de Sinaloa, es decir, los Caballeros Templarios, el Cartel de Jalisco Nueva Generación y el cartel del Golfo. La Federación de Sinaloa continuó defendiendo sus bastiones, incluyendo el norte de Sinaloa y el estado de Jalisco, contra Los Zetas y los aliados de los Zetas. En el tercer trimestre hay nuevas guerras territoriales, pero continuaron las incursiones que comenzaron en trimestres anteriores, y surgieron indicadores de un potencial desafío a la Federación de Sinaloa, en el norte del Estado de Sonora por parte de una organización no identificada.
El noreste de México vivió una agitación significativa durante el último trimestre debido a varios eventos claves entre Los Zetas y el cartel del Golfo. Estos eventos incluyeron algunas de las operaciones más notables realizadas por la policía y el ejército de México desde el asesinato de Beltrán Leyva en diciembre de 2009, líder de la organización de Arturo Beltrán Leyva. Faltando sólo una cuarta parte de 2012, los niveles generales de violencia en México parece que van a ser menores a los de 2011. De enero a agosto de 2012 se vieron 14.070 homicidios en comparación con los 15.331 homicidios en el mismo período de 2011, aunque el año 2010 fue testigo de sólo 11.942 homicidios reportados durante el mismo período. Sin embargo los cambios recientes acaecidos en Los Zetas y el cartel del Golfo, el Cartel de Jalisco Nueva Generación y los Caballeros Templarios, podrían hacer que el índice de violencia vaya en aumento durante el cuarto trimestre.
Este próximo trimestre también verá la asunción del próximo presidente de México, Enrique Peña Nieto, el 1º de diciembre. Peña Nieto ha discutido planes para reducir la violencia en general en un 50% en el primer año de su presidencia mediante la creación de una Gendarmería Nacional, la transferencia de tropas militares a la Policía Federal y perfeccionando el enfoque de los militares en los crímenes violentos. Si esos planes se podrán llevar a cabo aún está por verse, y probablemente cualquier cambio significativo en las políticas militares y policiales no ocurrirá hasta 2013.



El ascenso de Treviño y la desaparición de Lazcano
Durante el tercer trimestre, se hizo público el ascenso de Miguel "Z-40" Treviño Morales, ex segundo jefe de Los Zetas, a la primera posición por encima de Heriberto "El Lazca" Lazcano Lazcano. Treviño probablemente asumió el control a lo largo de la primera mitad de 2012. En el primer trimestre de 2012, Treviño se convirtió en el foco de los mensajes anti-zetas colocados por los carteles rivales, especialmente en marzo en Nuevo Laredo. Los medios de comunicación mexicanos – algunos citando fuentes anónimas del gobierno - comenzaron a referirse a Treviño como nuevo líder de Los Zetas en agosto. Treviño había superado a Lazcano para lograr el control de uno de los carteles más importantes de México.
Los funcionarios gubernamentales y los medios de comunicación comenzaron a informar sobre una rivalidad entre los dos principales líderes en julio, una grieta que inevitablemente tendría repercusiones significativas para la situación de seguridad en todo México. El tercer trimestre no vio el tipo de violencia que uno esperaría cuando los dos principales líderes de un cartel se dedican a la guerra abierta, lo que provocó desconfianza respecto a su rivalidad.
Adicionalmente a las dudas sobre los informes, varias narcomantas fueron publicadas en Zacatecas, San Luis Potosí y Tamaulipas durante junio y julio, después que el ex jefe Zeta Ivan "El Talibán" Velázquez Caballero se separara de Los Zetas para aliarse con el principal enemigo de Los Zetas en el noreste, el cartel del Golfo. Estos banners llamaban traidores a Lazcano y Treviño traidores a los jefes de plaza Zetas. Esto sugiere que los rivales, incluyendo posiblemente a Velázquez, vieron a Treviño y a Lazcano como enemigos, contradiciendo informes de los medios de comunicación de que la organización se había dividido en sólo dos facciones.
Ya sea que haya existido una división entre Lazcano y Treviño, la muerte de Lazcano el 7 de octubre en Progreso, en el Estado de Coahuila, solidificó la posición de Treviño dentro de Los Zetas. Su muerte marca la más notable desaparición de un líder criminal en México en casi tres años, y quizás la más notable durante toda la presidencia de Calderón.
Para el trimestre restante de 2012, continuará el flujo de drogas ilícitas hacia los Estados Unidos desde el bastión de Los Zetas en el noreste de México. El cuarto trimestre también verá un aumento de la violencia. Los seguidores más cercanos a Lazcano buscarán venganza por la muerte de su líder, ya sea contra los elementos navales que participaron en su muerte o en contra de cualquiera que sea percibido como parte de los traidores que guiaron a las fuerzas mexicanas hacia Lazcano.
Los grupos rivales podrían tratar de sacar provecho de la muerte de Lazcano a través de una campaña de operaciones de inteligencia diseñada para subvertir la estructura organizativa de Los Zetas, retratando al grupo en situación de debilidad o sembrando desconfianza, haciendo hincapié en las protestas porque Lazcano fue traicionado. De cualquier manera, Los Zetas seguirán participando en guerras territoriales violentas con el cartel del Golfo y los restos de la red de Velázquez en el noreste; así como con la Federación de Sinaloa, los Caballeros Templarios y el Cartel de Jalisco Nueva Generación en los estados centrales, sobre todo en Guadalajara, en el Estado de Jalisco.

Otras novedades sobre Los Zetas
Los Zetas ha experimentado el trimestre más tumultuoso de todos los carteles de México. El ex jefe de plaza Zeta Iván "El Talibán" Velázquez Caballero declaró la guerra contra Treviño y Los Zetas y anunció su alianza con los Caballeros Templarios y el cartel del Golfo. La división resultante implica un drástico aumento de la violencia en los Estados de Zacatecas y San Luis Potosí. A pesar de que la Armada de México detuvo a Velázquez el 26 de septiembre en el Estado de San Luis Potosí, se espera que la violencia en los Estados afectados por la separación continúe mientras sigan luchando contra Los Zetas los remanentes de la red de Velázquez.
Aunque han ocurrido otras detenciones notables durante el trimestre, como la de Salvador Alfonso "El Ardilla" Escobedo Martinez el 6 de octubre en Nuevo Laredo, ninguna de ellas tendrá un impacto significativo en la organización. Las autoridades a atribuyen a Martínez una serie de crímenes de alto perfil, incluido el asesinato de 72 migrantes en San Fernando, Estado de Tamaulipas, en agosto de 2010; en septiembre de 2010 el asesinato de David Hartley ciudadano en Falcon Lake en Texas, Estados Unidos y la fuga de presos de la cárcel de Piedras Negras, Estado de Coahuila, en septiembre de 2012.
Para contrarrestar estos contratiempos, las operaciones militares y las acciones de otros grupos criminales contra los rivales de Los Zetas han proporcionado importantes ventajas a Los Zetas. La serie de arrestos militares de líderes de mediano y alto nivel de los carteles del Golfo y la detención de altos dirigentes del cartel de Jalisco Nueva Generación en Guadalajara destacan en este sentido.

El Cartel del Golfo
Durante el año 2011, el cartel del Golfo sufrió un proceso de rivalidad interna entre las dos facciones conocidas como Los Rojos y Los Metros, que sugirió que el grupo reduciría su influencia en 2012. Sin embargo, un resurgimiento de la actividad dirigida contra Los Zetas en el noreste durante el segundo y tercer trimestre sugiere un resurgimiento de la fortuna del grupo. Este resurgir dio lugar a aumento significativo de la violencia en el noreste, especialmente en el Estado de Tamaulipas y Monterrey, Estado de Nuevo León.
Sin embargo durante septiembre una serie de importantes detenciones del cartel del Golfo, aparentemente frustró la recuperación del grupo. Las autoridades mexicanas detuvieron al jefe de plaza del cartel del Golfo en Monterrey. La Policía Federal detuvo a Juan Gabriel "El Sierra" Montes Sermeño, un jefe de plaza del cartel del Golfo que supervisaba las operaciones en el sur del Estado de Tamaulipas. Además, la Armada de México detuvo a Mario Cárdenas Guillén, hermano del ex alto dirigente del Golfo Osiel Cárdenas Guillén y a Jorge Eduardo "El Coss" Costilla Sánchez, líder del cartel del Golfo en Tampico, Estado de Tamaulipas. Hasta la muerte de Lazcano, este fue el éxito militar más importante para el año 2012.
Es incierto que el cartel continúe operando como una organización cohesionada después de estas pérdidas rápidas. Los arrestos probablemente demanden una mayor violencia en el cuarto trimestre, ya que Los Zetas podrían sacar provecho de la percepción de debilidad del cartel del Golfo y centrarán sus esfuerzos en territorios impugnados como Monterrey, Ciudad Victoria y Matamoros. Los arrestos también pueden provocar otras rivalidades internas por el control de la organización.

La Federación de Sinaloa
La Federación de Sinaloa experimentó los menores cambios entre los carteles de México durante el tercer trimestre. Sinaloa continúa utilizando a otras organizaciones criminales como el cartel del Golfo en Nuevo Laredo y a los Caballeros Templarios y tal vez al Cartel de Jalisco Nueva Generación en los estados centrales para el asalto y para la defensa en contra de su principal rival, Los Zetas. La serie de detenciones del cartel del Golfo en el tercer trimestre probablemente beneficien a Los Zetas a expensas de la Federación de Sinaloa, en el noroeste.
La Federación de Sinaloa sigue en gran medida controlando el lucrativo corredor de drogas en el Estado de Chihuahua. Ganó la posición dominante allí después de un violento conflicto que se inició en 2008 contra la organización de Vicente Carrillo Fuentes, también conocida como el Cartel de Juárez, por el control de la plaza de Ciudad Juárez. La violencia en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua continúa disminuyendo a medida que Sinaloa consolida su control sobre la plaza. De acuerdo con la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Estado de Chihuahua experimentó sólo 1.538 homicidios en el período enero-agosto de 2012 frente a 2.169 en el mismo período de 2011.
A pesar de que la Federación de Sinaloa parece en gran medida haber ganado el control sobre el estado de Chihuahua, sigue defendiendo otros territorios importantes de las incursiones de los Zetas, como Guadalajara. Sinaloa también se enfrenta a un nuevo desafío en el norte del estado de Sonora – desde donde fluye la mayor parte de la marihuana y otras drogas ilícitas de la organización hacia los Estados Unidos.
La Federación de Sinaloa ha controlado en gran parte la mitad norte del Estado de Sonora desde que capturó la astillada Organización de Beltrán Leyva en 2010. Los primeros indicios de que la Federación de Sinaloa enfrentaba un desafío en Sonora apareció en la mitad norte del Estado en julio, cuando el hermano de Raúl "El Negro" Sabori Cisneros, un ex lugarteniente de la Federación de Sinaloa, fue asesinado en un tiroteo entre dos grupos rivales de sicarios en Puerto Peñasco. Los indicios de violencia y la tensión asociada con el crimen organizado han continuado apareciendo desde entonces.
Todavía no está claro qué es lo que ha causado la reciente violencia en el estado norteño de Sonora. Podría ser el resultado de la actividad de las pandillas locales o hechos protagonizados por los rivales de la Federación de Sinaloa, tales como Los Zetas o por grupos escindidos de la antigua Organización de los Beltrán Leyva, que operan en los territorios adyacentes, tales como el sur de Sonora y los Estados del oeste de Chihuahua. Si un rival desafiara a la Federación de Sinaloa por el control del corredor de tráfico en el Estado de Sonora, es probable que la violencia continúe.
De cualquier manera, no parece que la Federación de Sinaloa esté en riesgo de perder cualquier control en la actualidad. El norte del Estado de Sonora tiene una población relativamente escasa, por lo que la violencia generalizada es menos oportuna que en las regiones más densamente pobladas. Debido a que esas comunidades son pequeñas, la violencia sería más visible y hay más probabilidades de afectar el ambiente general de seguridad de esas zonas.
La Federación de Sinaloa sufrió algunas pérdidas notables debido a las operaciones militares y policiales en el tercer trimestre. El 11 de octubre, un tiroteo entre hombres armados y el ejército mexicano en Culiacán, Estado de Sinaloa, resultó en la muerte de Manuel "M-1" Félix Torres, un asesino a sueldo de alto nivel para ambos líderes de la Federación de Sinaloa, Ismael "El Mayo" Zambada y Guzmán. Si bien el impacto de la muerte de Torres sigue siendo incierto, probablemente habría sido responsable de la defensa contra los desafíos de grupos rivales a la Federación de Sinaloa en el estado norteño de Sinaloa. Por lo tanto, hay que estar atentos a indicadores de creciente violencia y debilidad por parte del cartel de Sinaloa.

El cartel de Jalisco Nueva Generación
La rápida expansión territorial del cartel de Jalisco Nueva Generación que se vio durante el primer semestre de 2012 se convirtió en pérdida durante el tercer trimestre. Aunque el grupo continuó con sus guerras territoriales en curso contra Los Zetas y los Caballeros Templarios durante el tercer trimestre, no hay indicios de que haya disfrutado de éxitos significativos. El Cartel de Jalisco Nueva Generación parece estar poniendo fin a su alineación con la Federación de Sinaloa. Otros indicadores de este cambio aparecieron durante el tercer trimestre.
Dado que la guerra del narcotráfico en México se define a nivel nacional por el conflicto entre Los Zetas y la Federación de Sinaloa, muchas pequeñas organizaciones criminales en México buscan una relación de trabajo, ya sea con Los Zetas o con la Federación de Sinaloa.
De estos grupos más pequeños, el Cartel de Jalisco Nueva Generación se ha convertido rápidamente en una organización criminal importante desde 2011. En la actualidad opera a lo largo de ambas costas, occidental y oriental de México, en lugares cruciales para el transporte de drogas ilícitas y los envíos de precursores químicos. Dado su extenso territorio, el Cartel de Jalisco Nueva Generación podría hacerse un lugar como un cartel independiente territorialmente importante que originalmente se había asegurado el apoyo de Sinaloa para facilitar las operaciones de Sinaloa.
El Cartel de Jalisco Nueva Generación experimentó un aumento de la presión policial en el Estado de Jalisco durante el tercer trimestre. Su respuesta a los objetivos del gobierno contra el crimen organizado en Guadalajara y Ciudad Guzmán demostró la capacidad de la organización para montar una violencia coordinada a través de una amplia área geográfica. El 25 y 26 de agosto, hombres armados establecieron al menos 26 bloqueos de carreteras mediante el incendio de vehículos secuestrados en las carreteras en todo el Estado de Jalisco, y también en Guadalajara, Puerto Vallarta y Ciudad Guzmán, así como en algunos lugares del Estado de Colima.
Autoridades del Estado de Jalisco, dicen que Nemesio "El Mencho" Oseguera Cervantes, máximo líder del cartel de Jalisco Nueva Generación, logró evadir el arresto debido a la campaña de bloqueos carreteros. A pesar de ello, las autoridades han logrado algunos éxitos en sus operaciones, incluyendo la detención de cuatro miembros del cartel de Jalisco Nueva Generación que operan al mando de José Javier Ramírez Chávez, un líder de alto nivel en Ciudad Guzmán. Una semana más tarde, las autoridades de Ciudad Guzmán detuvieron a Ramírez. Las detenciones más notables de las autoridades mexicanas se produjeron el 6 de septiembre en Guadalajara, Estado de Jalisco, cuando fueron detenidos Ramón "El R-1" y Rafael "El R-2" Alvarez Ayala, dos líderes del Cartel de Jalisco Nueva Generación que trabajan directamente con el máximo líder, Oseguera Cervantes.

Los Caballeros Templarios
Los Caballeros Templarios continuaron su guerra territorial contra el Cartel de Jalisco Nueva Generación, además de su conflicto con La Familia Michoacana y Los Zetas. Estos conflictos en Estados del centro de México han llevado a una mayor violencia, sobre todo en el Estado de Guanajuato.
Los Caballeros Templarios han vuelto cada vez más público su conflicto con Los Zetas, en particular en relación con Treviño. Por ejemplo, un mensaje de video publicado en Internet en agosto del líder de los Caballeros Templarios, Servando "La Tuta" Martínez Gómez, discutía la pelea en curso contra la organización de Los Zetas.
Si bien no ha habido indicios explícitos de expansión de la violencia entre las dos organizaciones, es muy posible que los Templarios inicien la agresión contra Los Zetas en los bastiones de este último durante el cuarto trimestre del año. Las autoridades descubrieron varias narcomantas el 1º de octubre en Monterrey, Estado de Nuevo León, supuestamente firmadas por los Caballeros Templarios. Si están realmente planeando un asalto a Los Zetas en Monterrey, esto obviamente afectaría a la situación de seguridad en el cuarto trimestre.
Las autoridades se han dirigido a los miembros de nivel inferior de los Caballeros Templarios en respuesta a actos descarados de violencia coordinados por el grupo. Estos incluyen los ataques incendiarios contra instalaciones y camiones de reparto de Sabritas, una subsidiaria de PepsiCo, durante mayo en diversas partes de Michoacán y Guanajuato y los ataques coordinados contra estaciones de combustible el 10 de agosto en el Estado de Guanajuato. En respuesta, las autoridades detuvieron al menos a 20 miembros de los Caballeros Templarios el 13 de septiembre en San Miguel de Allende, en el Estado de Guanajuato, en relación a las dos series de ataques. Esas detenciones, sin embargo, probablemente tendrán un impacto mínimo en el grupo debido a la condición de bajo nivel de los detenidos.

Otros Grupos
Muchos otros grupos menores criminales se han mantenido sin cambios en su estado de funcionamiento, tales como La Familia Michoacana, el Cartel Independiente de Acapulco, La Barredora y la organización de Vicente Carrillo Fuentes. Mientras que aún siguen en funcionamiento en México, estos grupos tienen un impacto mínimo sobre la seguridad en comparación con los carteles principales del país.
La Familia Michoacana continuó su guerra territorial contra los Caballeros Templarios. A pesar de sus esfuerzos, La Familia Michoacana nunca ha recuperado el estatus que perdió cuando los Caballeros Templarios se separaron de ellos en enero de 2011.
Aunque la organización de Vicente Carrillo Fuentes ha perdido en gran parte el control de Ciudad Juárez y de la ciudad de Chihuahua en manos de la Federación de Sinaloa, el grupo sigue en funcionamiento fuera de las dos ciudades. Además de enfrentarse a nuevos actos de violencia en el norte de Sinaloa y Chihuahua occidental junto con sus aliados actuales, Los Zetas, la organización de Vicente Carrillo Fuentes sigue sufriendo a manos de las fuerzas del orden y de las operaciones militares. Más recientemente, el 4 de octubre, la Policía Federal capturó al dirigente de La Línea, Juan Carlos "El Sabritas" Sandoval Seanez, y a otros seis miembros de La Línea, un brazo ejecutor de la organización de Vicente Carrillo Fuentes.
Fuera de las detenciones, se informó poco sobre la actividad del tercer trimestre con respecto a La Barredora y el Cartel Independiente de Acapulco, grupos escindidos de la antigua Organización de los Beltrán Leyva. Sus operaciones parecen seguir centradas alrededor de Acapulco. El 1º de octubre, las autoridades descubrieron unos restos humanos desmembrados en Acapulco junto con una narcomanta dirigida contra el presunto líder del Cartel Independiente de Acapulco, Víctor Aguirre, supuestamente firmado por el cartel del Golfo. El incidente podría indicar un nuevo conflicto entre el cartel del Golfo y el Cartel Independiente de Acapulco que deberá estudiarse durante el cuarto trimestre.