viernes, 27 de abril de 2012

INFORME DE NARCOTRÁFICO EN MÉXICO: CARTEL POR CARTEL (ABRIL 2012)

Actualización de la guerra contra las drogas: líneas de batalla indistintas
http://www.stratfor.com/analysis/mexican-drug-war-update-indistinct-battle-lines

En nuestro informe anual sobre narcotráfico del año 2012, hemos observado que los dos carteles preeminentes de México, la Federación de Sinaloa, al oeste de México y Los Zetas, en la región oriental de México han colocado progresivamente bajo su influencia a los grupos menores y geográficamente dispersos a lo largo de 2011. De hecho, a finales de año Sinaloa había empezado a confiar en sus grupos afiliados, en especial en el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), para combatir a sus rivales Los Zetas, mientras que Los Zetas han trabajado con más frecuencia con grupos locales, que cuentan con conocimientos y contactos en sus regiones, para luchar contra Sinaloa. Esta tendencia ha continuado durante el primer trimestre de 2012.
Pero más importante que la continuación de esta tendencia es la forma en que ésta da forma a la situación general de seguridad en México. Con el uso cada vez mayor de grupos afiliados, se tiene la libertad de atacar y defenderse de los rivales sin pensar en limitaciones geográficas. La violencia entre Los Zetas y Sinaloa puede ocurrir prácticamente en cualquier lugar, incluyendo sus respectivos bastiones tradicionales, lo que erosiona cualquier noción de santuario del que hayan disfrutado alguna vez. Durante años, las líneas de batalla en la guerra del narcotráfico en México se han ido desdibujando, pero ahora son más borrosas que nunca.
La evidencia de estas indistintas líneas de batalla se puede ver en todo México. Por ejemplo, Sinaloa ha utilizado a La Barredora como un representante en la guerra por el territorio en Acapulco, Estado de Guerrero, y ha utilizado al CJNG en la vanguardia de la ofensiva contra Los Zetas en el Estado de Veracruz. También creemos que puede estar usando al cartel del Golfo para hacer frente a Los Zetas en Tamaulipas y en Nuevo León.
Esto puede ayudar a explicar los patrones de violencia vistos en México durante el primer trimestre de 2012. La violencia en general se mantuvo alta, con avances notables de los asesinatos selectivos y tiroteos en Monterrey, Estado de Nuevo León, en Nuevo Laredo, Estado de Tamaulipas, y en el centro de México y el Pacífico, como Jalisco y Guerrero.
El posible enfrentamiento entre Los Zetas y Sinaloa en el noreste de México, podría dar lugar a más violencia entre los carteles, al igual que la presencia continua del CJNG en el sureste. Hasta ahora el suroeste y noroeste de México se mantienen relativamente menos violentos que otras partes del país, pero los acontecimientos recientes también pueden conducir a una mayor violencia entre los carteles.
En el próximo trimestre se espera que grupos más pequeños continúen la polarización en torno a las dos potencias hegemónicas, a pesar de que un fenómeno -el rápido aumento de poder de dos grupos de afiliados particulares- podría desafiar esta tendencia si se vuelven contra su patrón actual.

La geografía y el tráfico de drogas
En algunos aspectos la polaridad del paisaje criminal de México es un subproducto de la geografía del país, que se presta a distintos corredores de tráfico que funcionan en paralelo a ambos lados del país. Los Zetas controlan principalmente los corredores a lo largo de la costa del Golfo, que se extiende desde la península de Yucatán hasta Nuevo Laredo, el punto comercial de entrada a Estados Unidos más activo en la frontera México-Estados Unidos. La Federación de Sinaloa controla los corredores a lo largo de la costa del Pacífico que funcionan a través de Ciudad Juárez y luego hacia el oeste en Tijuana, Baja California. El cartel del Golfo, aliado de Sinaloa, controla el pasillo lateral de Matamoros a Reynosa.
Si bien la geografía ayudó a polarizar los elementos criminales del país, esta división geográfica no constituye el único frente de batalla donde se libran los combates. En la guerra contra las drogas de México, la violencia puede estallar en cualquier lugar. Incluso con el control operacional sobre una determinada plaza o centro de distribución, un cartel aún tiene que defenderse de los grupos criminales beligerantes. Tal es el caso de Los Zetas y la Federación de Sinaloa. Ambos grupos han visto conflictos en los territorios bajo su control, y en el territorio de Sinaloa existen conflictos entre los distintos grupos que están en guerra unos con otros.
Debido a que las líneas de batalla nunca son estáticas, las campañas ofensivas llevadas a cabo por Los Zetas y la Federación de Sinaloa pueden dirigir violencia a cualquier número de regiones, incluidas las fortalezas de ambas organizaciones y los corredores de tráfico. Pero a medida que los dos grupos continúan la competencia por estos corredores, el ascenso de dos grupos afiliados, los Caballeros Templarios (KT) y el CJNG, podría agregar una nueva dimensión a este conflicto.
Ambos grupos son afiliados de Sinaloa, pero la asociación de los KT con Sinaloa parece ser más débil que el de la del CJNG, dado que el primero está obligado con Sinaloa por su enemigo común, los Zetas. Ambos parecen haber llegado a ser prominentes durante los últimos tres meses. Los KT parecen haber consolidado su control sobre su organización matriz anterior, La Familia Michoacana (LFM). De este modo, ha sido capaz de extender su alcance a las áreas más lejanas de su propio territorio, tales como Acapulco. Mientras tanto, el CJNG ha llevado a cabo operaciones en al menos siete Estados y el grupo también ha demostrado la capacidad táctica de mantener una fuerte presencia en Veracruz.
A pesar de trabajar con la misma organización, los dos grupos se declararon una guerra territorial entre sí el 16 de febrero. Será importante tener en cuenta la potencial respuesta de Sinaloa a esta guerra por el territorio. Una división de Sinaloa por alguna de estas cada vez mayores y capaces organizaciones criminales podría afectar la polaridad actualmente en vigor en México.

Industrialización
Otro acontecimiento notable en el primer trimestre de 2012 se refiere a las incautaciones de drogas. En particular dos de ellos fueron los mayores de su tipo:
El 1 de febrero, el Ejército mexicano incautó 3,6 toneladas métricas (cerca de 8.000 libras) de opio mezclado con un oscuro líquido con pegamento en Coyuca de Catalán, Estado de Guerrero. La incautación de pasta de opio fue la más grande en México. Luego, el 8 de febrero, las autoridades anunciaron la incautación más grande de metanfetaminas en la historia del mundo -alrededor de 15 toneladas- en un rancho de las afueras de Guadalajara. Estas incautaciones indican un esfuerzo concertado para producir drogas ilícitas a nivel industrial.

Estado de los principales carteles de México

La Federación de Sinaloa
En el primer trimestre de 2012, la Federación de Sinaloa, desafió agresivamente a Los Zetas en varias partes del país. Sinaloa respondió a las incursiones de los Zeta en su territorio mediante la realización de una contraofensiva, usando a su filial y a grupos aliados para tratar de encerrar a Los Zetas en su propio territorio. Hasta ahora esta contraofensiva no ha causado que perdiera el control operacional de sus territorios.
Los escuadrones de la muerte de largo alcance de Sinaloa, en particular el CJNG, han sido un problema para Los Zetas. El CJNG ha mantenido una presencia en el bastión de los Zetas de Veracruz desde septiembre de 2011, cuando 35 cuerpos fueron arrojados en una calle muy transitada del barrio de Boca del Río. Se cree que el incidente fue realizado por el CJNG a instancias de Sinaloa. El CJNG ha continuado llevando a cabo operaciones en la ciudad durante el primer trimestre de 2012, asumiendo la responsabilidad de varios asesinatos.
El 3 de febrero el CJNG anunció su presencia en Acapulco, al servicio del líder de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, lo que demuestra el alcance geográfico del grupo y su utilidad para Sinaloa. El grupo también ha realizado operaciones en las zonas donde se sabe que Los Zetas tienen interés, como Durango y Michoacán, en los Estados de Colima y Morelos.
También se supo de una contraofensiva de Sinaloa en la plaza más importante de Los Zetas, Nuevo Laredo, en el primer trimestre de 2012. El 26 de marzo, las autoridades mexicanas encontraron al menos siete cuerpos descuartizados en Nuevo Laredo acompañados por tres narcomantas supuestamente firmadas por Guzmán reclamando la ciudad como suya. Cabe destacar que esta no es la primera vez que Sinaloa ha intentado tomar Nuevo Laredo. Desde 2004 a 2008 Nuevo Laredo asistió a sus más altos niveles históricos de violencia, cuando Sinaloa luchaba contra el cartel del Golfo y su grupo ejecutor de aquel entonces, Los Zetas.
Pero el control de una plaza no se traduce en el control de un corredor de tráfico completo, que es la razón para la ofensiva de Sinaloa que se dirige a otras plazas que conducen a Nuevo Laredo. A medida que el CJNG se ha establecido firmemente en el Estado de Veracruz, aumentó la violencia entre los carteles en Monterrey, Estado de Nuevo León -un valioso centro de transporte entre Veracruz y Nuevo Laredo- posiblemente proveniente de la actividad conjunta del cartel del Golfo y Sinaloa en la ciudad. Dado que la violencia entre el cartel del Golfo y Los Zetas continúa, cada vez es evidente que Los Zetas se enfrentan a un reto importante para el mantenimiento de la plaza de Monterrey.
Por otra parte, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, se produjo un repunte en la violencia entre los carteles con una serie de ataques con granadas y tiroteos en marzo. Se desconoce la responsabilidad estos incidentes, pero cabe señalar que Ciudad Victoria, al igual que Monterrey, se encuentra en la ruta de Veracruz a Nuevo Laredo. Es posible que la ofensiva de Sinaloa se dirija a los enlaces principales que van a lo largo del corredor de tráfico de Los Zetas.
Sin embargo, la actividad de Sinaloa en el año 2012 no ha sido totalmente ofensiva. El grupo está ocupado con las múltiples incursiones de los Zetas en su territorio y con sus enfrentamientos con las autoridades mexicanas. Sinaloa está constantemente defendiendo sus lugares clave, como Guadalajara, Estado de Jalisco y Sinaloa, Estado de Culiacán, y las zonas de Zacatecas y Durango, al igual que está atacando a Los Zetas en el este.
El CJNG, y por extensión la Federación de Sinaloa, sufrieron una pérdida significativa en Guadalajara, un importante centro de transporte del oeste, cuando el líder y fundador del CJNG, Erick "El 85" Valencia Salazar, fue capturado por las autoridades mexicanas. En el caso de que las operaciones del CJNG sufran una parálisis por la captura de Valencia, Sinaloa tendrá que defender la ciudad con recursos internos o traer otra organización afiliada a actuar en su lugar. El 17 de marzo, el cuerpo de un hombre fue colgado de un puente en Guadalajara, supuestamente firmado por "Z-40", lo que podría predecir la actividad de los Zetas en la plaza mayor de Guadalajara.

Los Zetas
La campaña del ejército mexicano contra Los Zetas se ha traducido en una serie de detenciones y decomisos, pero hasta la fecha ha mostrado un efecto insignificante sobre las operaciones del grupo. Sin embargo, es posible que los rivales de Los Zetas, específicamente Sinaloa y sus grupos afiliados, aumenten la presión en Veracruz, Monterrey, Ciudad Victoria y Nuevo Laredo debido a la percepción de debilidad causada por la campaña militar.
A pesar de esta presión, Los Zetas tienen todavía que sufrir más pérdidas territoriales desde que perdieron Reynosa en 2010. Mientras ellos hacen todo lo posible por defender su territorio, seguirán centrando sus esfuerzos en Nuevo Laredo. Con más camiones entrando a Estados Unidos que en cualquier otro lugar a lo largo de la frontera, Nuevo Laredo presenta para los carteles la mayor oportunidad para el tráfico de mercancías ilícitas. Esto hace que Nuevo Laredo sea indispensable para Los Zetas, quienes van a defender la plaza ferozmente contra cualquier incursión.
A principios de marzo, el ejército mexicano mató a Gerardo "El Guerra" Guerra Valdez, jefe Zeta de la plaza de Nuevo Laredo, y luego capturó a su sustituto, Carlos Alejandro" El “Fabiruchis" Gutiérrez Escobedo. No está claro cuán malamente estas pérdidas obstaculizarán la capacidad de liderazgo de Los Zetas para repeler la incursión de Sinaloa. Pero si Sinaloa sigue adelante con sus amenazas contra los supuestos Zetas en Nuevo Laredo, la violencia en la ciudad aumentará considerablemente. Esto podría afectar a las empresas legítimas que operan en la ciudad o el envío de bienes hasta Estados Unidos por la carretera interestatal 35.

El Cartel de Jalisco Nueva Generación
Después de la muerte en julio de 2010 de Ignacio "El Nacho" Coronel Villarreal, jefe de la Federación de Sinaloa para el estado de Jalisco, surgieron varios grupos buscando llenar el vacío de poder resultante.
El más prominente de estos grupos fue el CJNG. Valencia, el fundador del grupo, sucedió a Coronel y asumió el control de su propio grupo disidente. Bajo el liderazgo de Valencia, el CJNG supervisó el tráfico de drogas a través del Estado de Jalisco y amplió sus operaciones en varios otros estados.
Lo más sorprendente acerca de la CJNG es la rapidez con que se expandió -probablemente como resultado de su afiliación con Sinaloa y de los recursos de que dispone por haber sido parte de la bien financiada organización de Coronel. A mediados de 2011, el CJNG operaba únicamente en torno a Guadalajara. Poco después, su zona de operaciones incluían a Veracruz, Guerrero, Morelos, Colima, Guanajuato y Michoacán. Al CJNG le tomó aproximadamente seis meses para extenderse de costa a costa, convirtiéndose en uno de grupos delictivos más operativos de México. Es poco probable que el CJNG renuncie a cualquier territorio en el próximo trimestre.
Teniendo en cuenta el alcance expansivo del CJNG y su capacidad táctica, es importante tener en cuenta su fidelidad a la Federación de Sinaloa. Tácticamente, el CJNG ha madurado hasta convertirse en un adversario temible para los bien entrenados y bien armados Zetas. Geográficamente, el CJNG trabaja en todo el centro de México y el Pacífico, áreas cruciales para las rutas de contrabando de la Federación de Sinaloa y la producción de drogas ilícitas. La evidencia sugiere que el CJNG y Sinaloa tienen una sólida relación de trabajo, pero se desconoce el nivel de autonomía que actualmente posee el CJNG.
Desde comienzos de año, el CJNG comenzó a enfocarse en otro gran grupo criminal: los Caballeros Templarios. El 21 de marzo, un video enviado por correo electrónico de forma anónima a una agencia de noticias mexicana -supuestamente enviado por el CJNG- denunció a los KT. En concreto, el video anunciaba que el CJNG empezaría a operar contra sus rivales en Michoacán y Guerrero, y se afirma que el ex líder de LFM, Nazario "El Más Loco" Moreno González todavía estaba vivo y que lideraba a los KT.
El CJNG, como Los Zetas, tiende a demostrar públicamente la violencia para anunciar su llegada, por lo que la violencia va a seguir al grupo dondequiera que vaya. Esto hace que el grupo sea fácil de seguir. La violencia no disminuirá en las zonas con presencia establecida del CJNG, siempre que el grupo continúe enfrentando a sus rivales, específicamente Los Zetas.

Cartel del Golfo
Durante varios meses se documentó la lucha interna dentro del cartel del Golfo y el ascenso de una de sus facciones, Los Metros, sobre la facción contraria, Los Rojos. El cartel del Golfo parecía fuerte a comienzos de 2011, pero parecía estar en un camino de degradación en el año 2012.
Sin embargo, en los últimos tres meses la fracción Metro del cartel del Golfo, aparentemente se ha recuperado, en virtud de las operaciones en contra de su antiguo grupo ejecutor y rival actual, Los Zetas, en Ciudad Victoria y Monterrey. Los esfuerzos del grupo no se hicieron de forma independiente; el aumento de las operaciones del cártel del Golfo contra Los Zetas parece haber sido ayudado mucho por factores externos, tales como el patrocinio de Sinaloa y la campaña del gobierno mexicano centrada contra Los Zetas.
Si bien los rumores de una nueva alineación Sinaloa-Los Metros siguen sin corroborarse, tal alineación sería un desarrollo lógico: significaría prolongar la supervivencia del cartel del Golfo. También podría presentar un reto significativo a Los Zetas en áreas vitales para el flujo de drogas y los refuerzos de la crucial plaza de Nuevo Laredo. Pero en la actualidad, Los Zetas siguen controlando la mayor parte del noreste de México y los corredores de transporte que conducen a él.

Vicente Carrillo Fuentes / Organización del Cartel de Juárez
La organización de Vicente Carrillo Fuentes (VCF), también conocida como el cartel de Juárez, no ha mostrado ningún signo de retornar a su estado anterior como uno de los mayores grupos de delincuencia organizada de México. De hecho, no está claro cuánto control tiene sobre la plaza Juárez, cuya mayor parte parece estar bajo dominio de Sinaloa. Sin embargo, en el primer trimestre de 2012 un grupo autodenominado Nuevo Cártel de Juárez (NCJ) hizo un anuncio sorprendente a través de narcomantas dispersadas por toda la ciudad. Compuesta por restos de La Línea, el antiguo grupo ejecutor del VCF, y otros elementos criminales, el NCJ se comprometió a asesinar a un policía municipal todos los días hasta que la policía pusiera fin a su presunto apoyo a los rivales del NCJ. El grupo mató a varios agentes de policía en Ciudad Juárez y Chihuahua, pero la cantidad estaba muy por debajo de su cuota.
El NCJ no ha demostrado el mismo nivel de sofisticación, como La Línea, una caída que probablemente se deriva de la fragmentación de la VCF y los éxitos de Sinaloa en Juárez. La Línea se degradó notablemente después de la detención de su máximo líder, Jesús Antonio "El Diego" Acosta Hernández, en julio de 2011, y su posterior sustitución por Jesús Antonio "El Coman Dos" Chavero Rincón. Por su parte, el NCJ emplea tácticas relativamente elementales, tales como tiroteos y golpes aislados a objetivos blandos, como agentes de policía fuera de servicio.
Sin el apoyo externo de Los Zetas u otro rival de la Federación de Sinaloa, el NCJ -de hecho otra encarnación de los elementos residuales del VCF- será incapaz de reafirmarse en contra de Sinaloa en Ciudad Juárez. Mientras tanto, es probable que el NCJ continúe orientado a la infraestructura de seguridad, tanto en Juárez como en Chihuahua, dando lugar a niveles sostenidos de violencia dirigida. Con Sinaloa controlando la mayoría de las carreteras que conducen a Ciudad Juárez, el NCJ es, probablemente, incapaz de mover cantidades importantes de drogas ilícitas a través de la frontera. Al igual que La Línea, el NCJ tendrá que recurrir al secuestro y la extorsión para financiar sus operaciones, un problema constante para las personas y las empresas de Juárez.

Los Caballeros Templarios
Desde su separación de LFM en enero de 2011, los KT continúa afirmando el control sobre los antiguos territorios de la LFM. Aunque debilitado, LFM no ha sido completamente destruida y los enfrentamientos entre los dos grupos se llevarán a cabo de forma intermitente en Michoacán, México, Morelos y Guerrero. Al igual que el CJNG, el grupo ha expandido activamente su territorio desde su creación y siguen estando activos en los Estados de Michoacán, Guerrero, Guanajuato, México y Morelos.Los KT no han experimentado una importante presión de las autoridades mexicanas en el último trimestre, con algunas excepciones notables. En febrero, las autoridades mexicanas decomisaron un total de 3,6 toneladas métricas de metanfetamina de tres distintos laboratorios de drogas en Donato Guerra, Estado de México. Informes de prensa han sugerido que la droga pertenecía a los KT, una sugerencia razonable teniendo en cuenta que los KT son muy activos en la zona en la que se hicieron las incautaciones. Los decomisos de esta magnitud sugieren que los KT están produciendo grandes cantidades de una droga de alto valor si, de hecho, los alijos eran propios. Este es un avance significativo, porque la riqueza financiera se relaciona con las capacidades de una organización criminal.
La Federación de Sinaloa había estado utilizando a los KT para evitar que Los Zetas se asentaran en los Estados centrales y del Pacífico. Sin embargo, la actividad en el último trimestre indica que los KT se centran en continuar su lucha contra LFM y la participación en una guerra territorial con el CJNG. El conflicto de los KT con el CJNG es un proceso reciente, en el que ambos grupos se han denunciado mutuamente a través de narcomantas y videos. Por ejemplo, en febrero los KT difundieron varias narcomantas en todo el Estado de Guanajuato advirtiendo al CJNG que se mantuviera al margen del Estado. El 16 de marzo el CJNG había anunciado su presencia a través de narcomantas en León, Guanajuato.
La violencia entre el CJNG y los KT sigue siendo poco frecuente, pero es probable que se desarrollen guerras territoriales entre los dos grupos en los Estados del centro y el Pacífico de México en el próximo trimestre.
Los KT sigue siendo proveedores activos de su singular forma de propaganda. El grupo utiliza folletos, narcomantas, un código de publicidad de ética y uniformes ceremoniales para ganar la lealtad de la población. A través de narcomantas publicadas el 2 de abril, los KT afirmaron haber trabajado con los vendedores ambulantes para bajar los precios de la carne y las tortillas para los residentes en el Estado de Michoacán. Al llegar a la opinión pública, el KT espera ganarse el favor del público, una medida que podría facilitar la resistencia a sus actividades ilícitas mientras que proporciona un entorno de reclutamiento ideal.

Otros grupos
No se ha reportado un mínimo de actividad de los grupos restantes catalogados, tales como el Cartel Independiente de Acapulco, el Cartel del Pacífico Sur y la Organización de Arellano Félix. Largamente asediado por la guerra territorial en Acapulco, el Cartel Independiente de Acapulco no ha mostrado signos de actividad con excepción de un puñado de arrestos efectuados por las autoridades mexicanas.
El primer trimestre no se registró ninguna actividad reportada del cartel del Pacífico Sur. El grupo puede estar centrado en el contrabando de los ingresos, mientras que ayuda a sus aliados de Los Zetas. Tampoco se ha reportado ninguna actividad de la Organización de Arellano Félix, que sigue siendo una filial de la Federación de Sinaloa.