jueves, 16 de enero de 2014

REALINEAMIENTOS EN LOS CARTELES MEXICANOS

Guerra contra las drogas de México: continúa la balcanización en el Noreste y el Noroeste
16 de enero de 2014
Tristán Reed 
http://www.stratfor.com/weekly/mexicos-drug-war-balkanization-continues-northeast-and-northwest

En el año 2013 el crimen organizado en México se ha diversificado y complejizado. Esto se debió a la balcanización de las organizaciones criminales transnacionales, en las que incluso los grupos de alcance nacional (y en algunos casos, internacional) como Los Zetas y la Federación de Sinaloa se centraron más en la lucha contra los rivales cercanos a sus bastiones más que en las ofensivas más allá.
Si bien el conflicto en todo el país entre Los Zetas y la Federación de Sinaloa jugó un papel menor en las guerras territoriales relacionadas con la delincuencia organizada en comparación con lo sucedido en el año 2012, las dos organizaciones criminales y los desafíos paralelos de los grupos rivales que aún los enfrentan tendrán un papel central en el mapa de seguridad en sus respectivas áreas de operaciones en todo el año 2014. Los Zetas siguen siendo el grupo criminal que opera con más fuerza y amplitud en el noreste de México. Pero no son inmunes a los desafíos de diversos rivales en su región, como algunas facciones del cartel del Golfo, la mayoría de las cuales cuentan con el apoyo de los Caballeros Templarios o la Federación de Sinaloa.
Mientras tanto, la Federación de Sinaloa sigue manteniendo su base territorial y el nivel de operaciones de tráfico de drogas en el noroeste de México en la misma cara de sus rivales, en particular los grupos criminales procedentes de la antigua organización de Beltrán Leyva. La caída de varios líderes durante el último trimestre de 2013 significa que la Federación de Sinaloa tendrá que luchar para adaptarse o enfrentar otra división interna y posiblemente cederá sustanciales ganancias territoriales a rivales regionales, lo cual podría elevar drásticamente los niveles de violencia entre los carteles en el noroeste.

Reorganización en el Nordeste
El año 2014 asistirá a cambios sustanciales en el noreste de México, el cual ha sido desde 2010 el centro de operaciones para -y por lo tanto el centro del conflicto entre- Los Zetas y el cartel del Golfo. El arresto en 2012 del líder del cártel del Golfo, Jorge Eduardo "El Coss" Costilla Sánchez, que contribuyó a impulsar las luchas internas cártel del Golfo, y la separación de Ivan "El Talibán" Velázquez Caballero de Los Zetas, borró las líneas divisorias entre los dos grupos. Los líderes que operan bajo dos nombres han variado sus lealtades a favor de grupos rivales e incluso de grupos externos, como los Caballeros Templarios y la Federación de Sinaloa. El resultado final de estos realineamientos aún está por verse. Un posible escenario incluye la creación de un nuevo grupo criminal en el noreste que consistiría en elementos de Los Zetas y el cártel del Golfo, operando en conjunto con la Federación de Sinaloa y los Caballeros Templarios. Por otra parte, Los Zetas o los Caballeros Templarios podrían absorber algunas facciones del cartel del Golfo. Cualquiera de los casos podría llevar a una nueva dinámica en antiguas bastiones del Golfo en Estados como Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.
Los Zetas se separaron del cartel del Golfo en 2010, causando desde entonces que el noreste de México experimente uno de los conflictos criminales más activos y violentos en el país. Inmediatamente después de la división, los dos grupos comenzaron a luchar en varios Estados de México, sobre todo Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Llegado el año 2011 se hizo evidente que Los Zetas habían superado a su antiguo empleador en gran parte del territorio que el cartel del Golfo controlaba antes de la división. Para 2012, el cartel del Golfo había sufrido pérdidas a manos de Los Zetas, de las autoridades mexicanas y sobre todo a raíz de las luchas internas. Tales pérdidas sugirieron inicialmente que el cartel del Golfo, que fuera alguna vez una de las más poderosas organizaciones criminales en México, quedara pronto desmembrado.
Sin embargo la “marca comercial” (brand name) cartel del Golfo ha persistido a pesar de que el grupo ya no es una organización criminal coherente. En realidad el cartel del Golfo ahora comprende una colección de grupos, en su mayoría con sede en Tamaulipas, que utilizan todos el mismo nombre. A pesar de esta naturaleza fracturada, los grupos que operan bajo el nombre de cartel del Golfo se enfrentan a amenazas constantes de Los Zetas y los militares. Esto es debido a que algunos traficantes de drogas que operan bajo el nombre de cartel del Golfo son capaces de mover grandes cantidades de drogas ilegales hacia Estados Unidos a través de puertos de entrada ubicados principalmente en Reynosa y Matamoros con la ayuda de personas ajenas, como la Federación de Sinaloa y los Caballeros Templarios. Y por lo tanto llaman la atención de Los Zetas y el gobierno.



Todas las facciones del cártel del Golfo -cuyas exactas líneas divisorias no están claras- parecen operar principalmente en las ciudades de Reynosa, Tampico y Matamoros, en Tamaulipas. La facción de Velázquez, que tuvo su desarrollo alcance más amplio en 2013, es una excepción. Se basa en Zacatecas y opera en los Estados de Tamaulipas, Coahuila, San Luis Potosí, Nuevo León, Quintana Roo, Veracruz, Jalisco y Tabasco. La facción surgió después de que Velázquez, un líder regional de Los Zetas con sede en Zacatecas, declarara la guerra contra el ahora detenido máximo dirigente de Los Zetas, Miguel "Z-40" Treviño Morales, a principios de 2012.
Justo antes de la propia detención de Velázquez en septiembre de 2012 , Velázquez adoptó el nombre del cartel del Golfo y se alineó con otras facciones del cartel del Golfo y de los Caballeros Templarios (que ya habían colaborado ​​con algunas facciones del cartel del Golfo). Ahora dirigida por sus hermanos Rolando y Daniel, la facción de Velázquez del cartel del Golfo es la competidora más activa de Los Zetas. Tras la detención del líder más poderoso del cartel del Golfo, Mario "Pelón" Ramírez Treviño, el paraguas del cartel del Golfo comenzó a experimentar divisiones internas adicionales, pero la facción de Velázquez ha mantenido su estatus como la facción más fuerte.
A pesar de que no se basa en Tamaulipas, opera en la frontera México-Estados Unidos en el Estado de Tamaulipas y quiere arrebatar a Los Zetas el control de Nuevo Laredo, si se le da la oportunidad. La facción de Velázquez intentó sin éxito quitarle la ciudad a Los Zetas en marzo de 2012 con el apoyo de la Federación de Sinaloa. Sin un líder fuerte como Ramírez que supervise las facciones del cartel del Golfo en Tamaulipas, es probable que la facción de Velázquez continúe llenando el vacío en el año 2014. Usará las relaciones existentes con otras facciones del cartel del Golfo para establecer un frente más fuerte en la lucha contra Los Zetas en el Estado de Tamaulipas, con el objetivo específico de tomar Nuevo Laredo. Esto podría crear altos niveles de escalada de violencia en Reynosa en 2014 ya que Los Zetas intentarán defenderse de tales incursiones.
Con la lucha interna del cartel del Golfo, el nuevo liderazgo de Los Zetas y la amenaza persistente de los Caballeros Templarios y la facción de Velázquez contra Los Zetas en el Estado de Tamaulipas, otros líderes de las facciones del Golfo tendrán que decidir hacia dónde dirigirán su lealtad. Cada facción del cartel del Golfo tiene sus propias y distintas relaciones con grupos externos, entre ellos Los Zetas. Como las facciones del cartel del Golfo compiten entre sí -un proceso que naturalmente los ha debilitado- estas relaciones paralelas con otros grupos criminales serán cada vez más divergentes, ya que cada facción tiene por objeto garantizar su respectiva supervivencia. Esto podría dar lugar a alguna alineación con Los Zetas o al fortalecimiento de los vínculos con la facción de Velázquez o incluso con los Caballeros Templarios.
Los Caballeros Templarios utilizan las ciudades fronterizas de Reynosa y Matamoros para el tráfico de personas y de drogas hacia Estados Unidos. La organización criminal con sede en Michoacán nació en el año 2012 para ayudar a algunas facciones del cartel del Golfo a defender su territorio contra Los Zetas. A medida que el cartel del Golfo seguía sufriendo a manos de las luchas internas y las operaciones militares, la dependencia de las facciones respecto al Orden del Temple se incrementó. Cabe destacar que la Orden del Temple no ha tratado de propagar su “nombre de marca” en el noreste de México como sí lo ha hecho en el suroeste de México. Mantendrá su presencia en el noreste de México en 2014, ya que trata de garantizar que sus rutas de transporte a Estados Unidos permanezcan abiertas.
Aunque la guerra de Velázquez contra Miguel Treviño ha creado divisiones en Los Zetas en Estados como Coahuila, Zacatecas, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas y Quintana Roo, el control de Los Zetas sobre sus territorios en el Estado de Tamaulipas y Nuevo León no se ha debilitado. Mientras tanto, la detención de Miguel Treviño ha tenido poco impacto en las operaciones de Los Zetas y en el control territorial. El hermano de Miguel Treviño, Omar "Z-42" Treviño, es quien ahora dirige a Los Zetas.
La continua lucha interna en el cartel del Golfo ayudó a reforzar la presencia de Los Zetas en el Estado de Tamaulipas en 2013, ya que la actividad de Los Zetas en Reynosa -un bastión tradicional del Golfo- aumentó. Posteriormente Los Zetas comenzaron el transporte de drogas e inmigrantes indocumentados a través de Reynosa. Los Zetas entraron en Reynosa sin mucha violencia abierta, lo que sugiere dos cosas: o bien las facciones del cartel del Golfo en Reynosa no estaban tan preocupadas por Los Zetas como sí lo estaban con otras facciones rivales del cartel del Golfo o que posiblemente un líder del cartel del Golfo en Reynosa permitió que Los Zetas entraran.
Teniendo en cuenta que Los Zetas tienen a Omar Treviño para construir y mantener relaciones con otros líderes de las redes criminales, mientras que las facciones del cartel del Golfo en el Estado de Tamaulipas no tienen reemplazo real para Mario Ramírez Treviño, es probable que Los Zetas se expandan a otras áreas del Estado de Tamaulipas, en una forma tranquila, similar a Reynosa. Matamoros, un puerto importante de entrada a los Estados Unidos, donde se perfila la lucha interna del Golfo, es una de las zonas donde más probablemente suceda esto durante el año 2014. Pero Los Zetas se enfrentarán a un reto de la cada vez más amplia facción de Velazquez, del cártel del Golfo, en Matamoros y más allá, algo que crea un incremento potencial de la violencia en 2014.

La Federación de Sinaloa
La Federación de Sinaloa, Los Zetas, los Caballeros Templarios y el cartel del Golfo enfrentan numerosos desafíos regionales. La Federación de Sinaloa encontró estos retos en Estados como Sinaloa, Sonora y Chihuahua, lo que persistió a lo largo de 2013. De hecho, estos retos crecieron sustancialmente en el último mes de 2013, cuando la Federación de Sinaloa experimentó varias pérdidas importantes de líderes de alto nivel a manos de sicarios no identificados y del gobierno. El 11 de diciembre, un asaltante desconocido baleó a Jesús Gregorio "R-5" Villanueva Rodríguez, en el Estado de Sonora. Gonzalo "Macho Prieto" Inzunza Inzunza fue asesinado el 18 de diciembre en una operación dirigida por la Armada de México, también en el Estado de Sonora. El 30 de diciembre las autoridades holandesas del aeropuerto de Schiphol arrestaron a José Rodrigo "El Chino Antrax" Arechiga Gamboa. Los tres individuos operaban directamente bajo el primer nivel de los líderes de Sinaloa, como Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera o Ismael "El Mayo" Zambada, y sus responsabilidades incluyen la defensa del territorio de Sinaloa, en el noroeste de México.
Los grupos regionales como Los Mazatlecos al norte de Sinaloa, La Línea en el oeste de Chihuahua y al sureste de Ciudad Juárez, y un remanente de la organización de Beltrán Leyva, dirigido por Trinidad "El Chapo Trini" Olivias Valenzuela, en el Estado de Sonora han desafiado operaciones de la Federación de Sinaloa, lo que contribuye a la violencia en la región. Por otra parte, Los Zetas comenzaron silenciosamente a operar justo al sureste de Ciudad Juárez, una ciudad donde la Federación de Sinaloa superó a sus rivales del cártel de Juárez. Mientras que Los Zetas aún no comenzaron a actuar violentamente cerca de Ciudad Juárez, el grupo ha estado apuntalando la delincuencia y reforzando a grupos de menor nivel que están bajo el paraguas del cartel de Juárez, como Los Aztecas y La Línea. Con los continuos desafíos de los rivales, la introducción de Los Zetas en el norteño Estado de Chihuahua y una serie de caídas de líderes, la Federación de Sinaloa podría enfrentar un año difícil en 2014, como lo hizo en 2013.
Si bien existe la posibilidad de que la Federación de Sinaloa siga manteniendo todo su territorio sin más retos en el 2014, las caídas de líderes de Sinaloa en 2013 invitó claramente a sus rivales a una lucha más fuerte y violenta por el control. Aunque las pérdidas de Sinaloa podrían envalentonar a los rivales del cartel y provocar guerras territoriales en todo el noroeste de México, es probable que una fracción de Sinaloa resulte aún más problemática. Cada uno de los tres operadores de la Federación de Sinaloa que fueron detenidos o asesinados en diciembre dirigía su propia red criminal bajo el paraguas de Sinaloa y cada uno controlaba sus propias operaciones y miembros. La caída de los líderes de los tres subgrupos podría inducir a sospechar la traición de otros líderes de la Federación de Sinaloa (sea de los líderes de primer nivel, como Guzmán o Zambada, o de líderes de los otros subgrupos de Sinaloa), elevando el riesgo de luchas internas.
Los principales líderes de la Federación de Sinaloa tienen una amplia experiencia en el trato con las divisiones organizativas, que se remontan a los días del cartel de Guadalajara en la década de 1980, que se fragmentó en varias plazas regionales después de que la presión de Estados Unidos provocara múltiples conflictos entre los líderes de Guadalajara. Más recientemente la Federación de Sinaloa vio que su organización en Jalisco sufrió una ruptura organizativa cuando lugarteniente de Sinaloa, Ignacio "El Nacho" Coronel Villarreal murió en 2010, diseminando una violencia considerable en el Estado. Antes de la muerte de Coronel, el arresto de Alfredo Beltrán Leyva en 2008 y la muerte de su hermano Arturo en 2009, los máximos dirigentes de la vieja organización de Beltrán Leyva, una rama de la Federación de Sinaloa, también contribuyeron en gran medida al aumento de la violencia en el noroeste de México. Esta historia hace creíble otra división de Sinaloa, un escenario que concuerda con la tendencia a la balcanización en curso entre los grupos de delincuencia organizada de México. Y eso implicaría un aumento de la cantidad de grupos criminales que operan en Estados como Sonora, Sinaloa y Baja California, lo que aumenta la probabilidad de violencia.

No hay comentarios: